La crisis del coronavirus

El Gobierno ordena la “hibernación” de la economía para evitar el colapso del sistema sanitario

El Ejecutivo confía en poder “resucitar” después la producción y niega que los datos sean peores de lo previsto

Videoconferencia de Pedro Sánchez con los presidentes de las comunidades autónomas. En vídeo, María Jesús Montero, portavoz del Gobierno, y Yolanda Díaz, ministra de Trabajo, explican la nueva medida del Ejecutivo.Jose Maria Cuadrado / EFE | VÍDEO: EPV

El Gobierno ordena parar casi por completo el sistema productivo español, que seguirá solo en los sectores esenciales y en los que puedan mantener el teletrabajo, porque quiere ganar tiempo para evitar el colapso del sistema sanitario que puede llegar si siguen aumentando los contagios al ritmo actual. La ministra de Hacienda y portavoz, María Jesús Montero, ha explicado gráficamente que lo que pretende el Ejecutivo es “contribuir a que nuestro sistema productivo entre en una especie de hibernación durante estos días”. Lo difícil vendrá después, porque nadie está en condiciones de calcular qué efecto tendrá este nuevo parón sobre las empresas. “Tomaremos medidas para que cuando todo esto pase podamos resucitar y reconstruir nuestro modelo productivo. El sector empresarial sabe la gran capacidad de liquidez que hemos puesto en marcha para ellos, con un riesgo del 80% avalado por el Estado”, explicó Montero.

El decreto que establece los sectores esenciales que quedan eximidos de la paralización fue publicado en el BOE pocos minutos antes de la medianoche de este domingo. Mientras los técnicos se afanaban en darle los últimos toques, el retraso provocó que el líder del PP, Pablo Casado, se lanzase a criticarlo en Twitter. “Es inadmisible que millones de trabajadores no sepan si el lunes tienen que trabajar y en qué condiciones. Los españoles no merecen más mentiras, incompetencia y luchas internas”, escribió Casado, media hora antes de la publicación de la orden. El decreto permite que los trabajadores de algunas empresas acudan hoy a sus centros para detener el proceso de producción sin provocar daños a la maquinaria.

La ministra portavoz rechazó la explicación más plausible para esta decisión que el Gobierno negó hasta el último momento, esto es, el hecho de que los datos de contagio sean peores de lo previsto. En una primera pregunta esquivó el asunto, y se limitó a señalar que los técnicos habían recomendado esta medida ―que pedían desde hace días algunas comunidades autónomas y aliados del Gobierno y este rechazaba por sus enormes riesgos económicos― para llevar la circulación de vehículos y personas a la de un fin de semana. Pero ante la insistencia de los periodistas, Montero negó que haya un empeoramiento de los datos fuera de lo previsto. “No ha habido ninguna situación de alarma añadida que hayan planteado los expertos. Los modelos aconsejaban, después de ver las medidas de confinamiento, aprovechar este periodo de Semana Santa para tomar esta medida. No se podía producir antes porque el confinamiento ha llegado estos días y se han podido observar las diferencias de un día laborable y fin de semana. Llega la Semana Santa y el pico de contagios hace que se consuman más recursos sanitarios, por eso los técnicos recomendaron esta medida innovadora del permiso retribuido”, ha insistido.

El Gobierno cree que la semana que entra será especialmente complicada para el sistema sanitario, con la explosión de casos de los últimos días y el agravamiento de los que se contagiaron hace semanas, y por eso encierra a casi todo el mundo en casa para dar algo de respiro a los hospitales, a costa del sistema económico y del riesgo para muchas empresas que ya están diciendo que tal vez no puedan superar una situación así.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha explicado que todo el que ya estaba teletrabajando podrá y deberá seguir haciéndolo, porque el permiso no es para ellos, sino para los que tienen trabajos, en especial en la industria y la construcción, que no se pueden hacer desde casa y, por tanto, se estaban desplazando a sus centros de trabajo aumentando así a diario el riesgo de contagios. “Todos los que están trabajando en casa han de continuar haciéndolo. Las medidas afectan a los trabajadores que no lo estaban haciendo, o en un ERTE, o de baja. Las empresas se pueden seguir acogiendo a ERTE. Pero las personas que están teletrabajando deben seguir desarrollando sus actividades por teletrabajo. Esto no son vacaciones obligatorias. Cuando todo esto termine las empresas y los trabajadores establecerán una negociación para recuperar estos días no trabajados de manera flexible antes del 31 de diciembre de 2020. Son ocho días laborables porque aprovechamos la Semana Santa. Estamos posibilitando salidas a varias empresas. Hay empresas que están siendo ejemplares y ya están acudiendo a la redistribución de las horas”, ha insistido Díaz.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- El mapa del coronavirus: así crecen los casos día a día y país por país

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pincha aquí para suscribirte a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50