Algo está cambiando en el cómic LGTBI

Sebastián Sastre era tatuador y el confinamiento le transformó en dibujante de tiras cómicas de éxito. En ellas retrata la diversidad en la gran ciudad.

Sebastián Sastre en su casa de Lavapiés, Madrid.
Sebastián Sastre en su casa de Lavapiés, Madrid.Daniel Ochoa de Olza

En marzo de 2020, y por motivos que nadie en su sano juicio quiere que le sigan recordando, la vida de Sebastián Sastre (Buenos Aires, 40 años) cambió drásticamente. Encerrado en su piso en Lavapiés y sin posibilidad de teletrabajar, este tatuador terminó por comprarse un ipad. La idea inicial era hacer bocetos de tatuajes para el futuro; la siguiente fue dibujar tiras cómicas, como solía hacer de pequeño. Y la final se llama Algo está cambiando (Paripé Books). Es un cómic dibujado y escrito por este hombre gay argentino asentado en Madrid sobre ser hombre gay argentino asentado en Madrid. “Pero no es autobiográfico”, alerta el aludido en el mismo salón y el mismo sofá marrón donde se convirtió en autor. Desde aquí subía aquellas tiras a Instagram y se dejó empujar por los miles de likes para hacer algo más ambicioso: “Me interesaba hacer ciertas reflexiones y se me ocurrió esta historia en la que volcar muchas cosas que quería decir. Al principio quería contar la historia de mi abuela, que fue de Galicia a Buenos Aires, y ligarla con la mía, pero era demasiado personal. Suponía literalmente exponer mi vida”.

En Algo está cambiando el protagonista no es Sebas sino Santi, es fotógrafo y no tatuador, y tiene novio en vez de llegar soltero, pero lo importante no son estos detalles sino el mundo que los rodea: pocos libros reflejan tan bien la vida gay en Madrid como este. En la trama se incluye el incremento de la violencia homófoba; la amenaza de transfobia y el hecho, innegable, de que las dudas que asaltan a los jóvenes ya no son personales, sino sociales. ¿Cuánto de machista y homófobo puede ser un hombre gay? ¿Cómo hay que ser de estricto con el lenguaje inclusivo? En este mundo líquido, ¿qué supone tener una relación? “Hay que escuchar a las nuevas generaciones y problematizar muchas de las cosas que nos pasan y que tomamos por naturales”, alerta. El machismo dentro del colectivo; cómo nos relacionamos, qué es tener una relación abierta, qué tipo de relación queremos”, explica Sastre.

Daniel Ochoa de Olza

Tanto hablan sus personajes que casi no hay escenas de sexo en este libro, algo que lo diferencia de la generación anterior de literatura LGTBI. “Cuando empecé a buscar referencias de otros cómics de este tipo, lo que existía era todo bastante sexual y explícito. Básicamente yo quería hacer otra cosa, contar realidades que tuvieran que ver con hombres gais sobre cuestiones identitarias y sociales”. Aquí Sastre llega al corazón del libro, y de la realidad LGTBI más contemporánea: “La familia elegida es importante para todas las personas LGTBI cuando vamos creciendo y nos sentimos fuera o lejos de la familia. Pero todos generamos cierta comunidad fuera de nuestro núcleo familiar y la historia del libro es esa. Algo que va en paralelo a esa migración que hacemos muchas personas a las grandes ciudades, el abandonar el pueblo donde somos conocidos y pasar a ser un anónimo en una gran ciudad. Ahí debes encontrar un círculo y lo primero que quería contar era eso, cómo se formaba un grupo de amigos gay con todas las dificultades que tenemos para relacionarnos… porque no sabemos. No tenemos referencias afectivas. Ese es el hueco que quería rellenar”.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Tom C. Avendaño

Subdirector de la revista ICON. Publica en EL PAÍS desde 2010, cuando escribió, además de en el diario, en EL PAÍS SEMANAL o El Viajero, antes de formar parte del equipo fundador de ICON. Trabajó tres años en la redacción de EL PAÍS Brasil y, al volver a España, se incorporó a la sección de Cultura como responsable del área de Televisión.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS