Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo Consejo de alcaldes para paliar la crisis de la migración en los núcleos urbanos

Este órgano global busca servir de plataforma de apoyo y de conexión para que las ciudades con más retos puedan dar respuesta y atender correctamente a los desplazados que se asientan en sus barrios

Un migrante venezolano muestra sus documentos durante un control de seguridad en el distrito de Miraflores en Lima, Perú, el pasado 24 de enero.
Un migrante venezolano muestra sus documentos durante un control de seguridad en el distrito de Miraflores en Lima, Perú, el pasado 24 de enero. AP
La Bisbal d'Empordà

¿Cómo se asegura el acceso a la salud, el agua, el saneamiento, la vivienda o los alimentos a las poblaciones más vulnerables de las áreas urbanas en plena pandemia? Los gobiernos locales se encuentran en plena lucha para hacer frente a una crisis sanitaria, económica y social que, a menudo se les escapa de las manos. Pero, ¿qué pasa si además de tener que hacer frente a todo esto, albergas a comunidades de personas desplazadas debido a conflictos o desastres naturales?

En 2019, 50,8 millones de personas fueron desplazadas dentro de sus propios países a causa de conflictos o desastres naturales, alcanzando el número de desplazados internos más alto de la historia. Esto significa que en tan sólo 10 años, el número de desplazados internos se ha duplicado en todo el mundo. Algunos conflictos como los de Siria, Venezuela, Colombia, República Democrática del Congo, Yemen, Afganistán, el Sahel... explicarían este incremento tan relevante. Sin embargo, hay un cambio de tendencias en los lugares hacia los que se desplazan estas personas que obliga a virar también las estrategias con las que abordar el fenómeno.

Mientras hace diez años los desplazados internos se refugiaban en zonas rural, las tendencias han cambiado situando el principal espacio de acogida en las ciudades. Según ACNUR, hoy, dos de cada tres de los desplazados internos que hay en el mundo residen en zonas urbanas o semiurbanas.

Dos de cada tres de los desplazados internos que hay en el mundo residen en zonas urbanas o semiurbanas

El recientemente creado Panel de Alto Nivel sobre Desplazamiento Interno de las Naciones Unidas, urge encontrar soluciones a mediano y largo plazo para los desplazados internos en pueblos y ciudades como parte de los objetivos y desafíos del desarrollo urbano. Sin embargo, la respuesta humanitaria al desplazamiento y las crisis urbanas en general parece escasa en municipios y áreas urbanas.

Lamentablemente, no todas las ciudades tienen los mismos recursos para hacer frente a este reto extra, que se suma al ya de por sí complejo proceso de urbanización que se está viviendo a nivel global, y que afecta de manera mucho más honda, a las urbes de África o Asia. Así y todo, vale la pena recordar que, según datos de la ONU, mientras los países de ingresos altos —que contarían con mejores recursos tanto a nivel estatal como municipal para hacer frente a la llegada de personas desplazadas—, acogen de promedio a 2,7 refugiados por cada mil habitantes; los de ingresos medios o bajos, a 5,8; y los países más pobres a un tercio de todos los refugiados del mundo.

Mientras los países de ingresos altos, acogen de promedio a 2,7 refugiados por cada mil habitantes, los países más pobres lo hacen a un tercio de todos los refugiados del mundo

En un intento para levantar sus voces e intereses en las políticas internacionales sobre refugiados y migrantes se creó en 2018 el Consejo de Alcaldes para la Migración (MMC, por sus siglas en inglés), un órgano de nuevo cuño que quiere servir de plataforma de apoyo y de conexión para que las ciudades con más retos puedan dar respuesta al fenómeno migratorio y atender correctamente a los desplazados que se asientan en sus barrios.

Con nombres destacados como el de Yvonne Aki-Sawyerr, alcaldesa de Freetown (Sierra Leona), Erias Lukwago, alcalde de Kampala (Uganda) o Bruno Covas, alcalde de Sao Paulo (Brasil) entre su "Junta de Liderazgo", el MMC busca empoderar y dar a las ciudades conocimiento, conexiones y asistencia técnica para participar en la diplomacia migratoria y la formulación de políticas a nivel regional e internacional; así como promover políticas inclusivas para los migrantes y refugiados en todo el mundo.

En el contexto de la actual crisis sanitaria, económica y social derivada de la pandemia global de la covid-19, el Consejo de Alcaldes para Migración ha lanzado el Fondo de Ciudades Globales para una Respuesta Inclusiva a la Pandemia, que proporcionará un millón de dólares a cinco ciudades para la prestación de servicios relacionados con la covid-19 a migrantes, refugiados y desplazados internos (PDI) en áreas urbanas. Las ciudades seleccionadas han sido Barranquilla (Colombia); Beirut (Líbano); Freetown, (Sierra Leona); Lima (Perú) y Ciudad de México (México).

El Fondo, que cuenta con el apoyo de ONU Habitat, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), Ciudades y Gobiernos Locales Unidos (CGLU), la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) o la Fundación Open Society, brindará ayuda a las ciudades durante un año para implementar proyectos relacionados con la salud pública, el empleo o la protección social para mitigar la crisis de salud y sus impactos socioeconómicos.

Encontrar formas de incentivar la voluntad política local en el apoyo de los desplazados internos en las zonas urbanas como el Consejo de Alcaldes para la Migración es un paso fundamental para establecer un entorno propicio que les permita llevar una vida digna y contribuir a la sociedad, la política y la economía urbanas. Y aunque del todo insuficiente ante la actual situación de pandemia en contextos urbanos empobrecidos, sirve como ejemplo de buenas prácticas al que tender. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información