Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vida es para vivirla

Breve recorrido por algunas de las novedades musicales más novedosas llegadas desde África

La keniana Maya Amolo modelo de ‘sad-gal’ Ampliar foto
La keniana Maya Amolo modelo de ‘sad-gal’

Queríamos evitar cualquier traza de música nigeriana en esta entrada para compensar la sobrerrepresentación de los artistas provenientes de ese país que se produjo en la anterior; sin embargo, a pesar de los esfuerzos realizados y de las buenas intenciones, no lo hemos conseguido. Al final se nos ha colado un artista de ese país, pero su presencia está justificada por ser quien es, uno de los más grandes y con más proyección internacional en este momento.

El resto de los invitados de hoy muestra algunas de las tendencias y de los estilos nuevos con los que se está experimentando en el continente. Una muestra de ese mundo de sonidos y sensaciones tan interesante que evoluciona continuamente y en el que hay opciones para todos los gustos. En definitiva, un compendio de distintos ritmos y distintas sensibilidades que no son otra cosa que distintas maneras de expresar la universalidad de la música y sus ganas de no ser limitada por los marcos o las etiquetas.

En pocos meses, Maya Amolo se ha hecho un hueco importante en el mundo de la música. Esta keniana comenzó colaborando con productores en Internet para crear melodías sad-gal, que parece ser que es un término para referirse a una persona distante, serena y reservada que puede parecer pretenciosa, pero que en realidad es tímida. Sea lo que sea, lo cierto es que la artista pronto obtuvo un buen número de seguidores en las redes y eso llamó la atención de los productores y de algunos músicos famosos de su país. Toda esta aventura ha terminado en la publicación de su primer álbum, Leve me at the pregame; acontecimiento que tuvo lugar el pasado julio. De él ya se han extraído tres sencillos y hoy traemos el último: I Know. Se trata de un tema en el que la cantante utiliza todo el potencial de su peculiar voz para contar la historia de un examante que le hizo una mala jugada.

Otro artista que acaba de publicar su primer álbum (Molimo) es el compositor y escritor sudafricano, de padres congoleños, Manu WorldStar. Con un nombre tan pretencioso se intuye que el chico no es nada tímido. Lleva algunos años en el mundo de la música; de hecho, en 2018 alcanzó algo de notoriedad con Nalingi, lo que le llevó a firmar con una gran discográfica. Luego se ha tomado su tiempo, porque ha tardado dos años en componer los temas del actual trabajo. De él ha extraído Choko, sencillo con el que quiere rendir un homenaje al espíritu emprendedor de los habitantes de Johannesburgo, la ciudad en la que creció, a ritmo de afrobeat, un estilo que no es normal encontrar tan al sur del continente. Pero él se ha arriesgado. Por cierto, que no hay que confundir este tema con el éxito del mismo título que en 2018 popularizó el nigeriano Tekno, que sí es uno de los grandes nombres dentro del afrobeat naira.

Desde Ghana llega The Alostmen, una banda formada por cinco músicos provenientes de diferentes grupos étnicos del país y cuyo nombre parece querer significar “perdido”, en el sentido de una persona que siembre está en movimiento. Ellos hacen lo que han denominado música acústica tradicional. El primer vídeo que ha presentado el grupo es para el sencillo Kolongo que da nombre al que será su álbum de presentación. Además, el kolongo es un instrumento de dos cuerdas utilizado por el pueblo frafra que habita en el norte de Ghana y que, según se alega en la canción, existía antes que cualquier otro instrumento de cuerda conocido en el orbe entero. El líder del grupo y vocalista, Stevo Atambire, es quien lo toca. En esta ocasión el quinteto viene acompañado de uno de sus padrinos y figura importante de la escena musical y cultural ghanesa, Wanlov the Kubolor.

Los sudafricanos de Freshlyground nos han sorprendido con un par de nuevos vídeos para antiguos temas, tal es el caso de Pot Belly, un éxito perteneciente a su álbum Ma’Cheri lanzado en 2007. Encomiable empeño por mantener vivos los logros del pasado por parte de esta banda líder del afrofusión que fue creada en Ciudad del Cabo en 2002. Sus miembros provienen de Sudáfrica, Mozambique y Zimbabue. Con afrofusión quieren referirse a un estilo en el que incorporan elementos tradicionales de la música del sur de África, junto con el blues, el jazz y también algo de indie. Quizás el elemento más destacado del conjunto es la voz de su cantante, Zolani Mahola, a la que es posible que alguno recuerde por haber protagonizado junto a Shakira la versión del Waka Waka que puso la banda sonora a aquel histórico Mundial de 2010.

Ahora llega el toque nigeriano al que no nos hemos podido resistir, y veréis por qué. Se trata de Burna Boy (eso ya es suficiente para que aparezca en esta selección) y de su colaboración con el rapero británico, de padre nigeriano y madre ghanesa, Stormzy. El tema se titula Real Life, y es el penúltimo que aparece en el álbum Twice as Tally que Burna Boy publicó el pasado agosto. Tanto la letra como el vídeo que lo acompaña (que vale la pena ver con detalle y hasta el final) describen la vida en los barrios empobrecidos de Londres donde se asienta gran parte de la diáspora africana. La canción destaca algunos de los valores que cimientan a estas comunidades: amistad, amor, familia y drogas blandas. Zonas en las que también el crimen y la violencia tienen un papel protagonista. Toda esta historia viene arropada por un estribillo cargado de moralina: “La vida real es para vivir, usa esta vida que estás viviendo, sé libre”.


Puedes seguir ÁFRICA NO ES UN PAÍS en Twitter y Facebook.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información