Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ayuda que no duerme

Más de 2.600 españoles y españolas trabajan fuera de su país para intentar construir un mundo más justo. Hoy, Día del Cooperante, recordamos el valor de su labor a través de sus propios testimonios

Francisco Quesada, Lilia Pérez, María José Castro, Priscilla Llacza... Y tantos otros. Un total de 2.625 ciudadanos españoles trabajan fuera de sus fronteras, en un total de 95 países distintos, dedicándose profesionalmente a la cooperación internacional para el desarrollo y a la acción humanitaria. Hoy, 8 de septiembre se conmemora el Día del Cooperante, una fecha establecida en 2006, coincidiendo con el aniversario de la firma de la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, que rinde homenaje a las personas que dedican su tiempo y sus conocimientos a conseguir un mundo más justo para todos.  

En esta ocasión, la Agencia Española de Cooperación y Desarrollo (AECID) publica los resultados de una encuesta que define el perfil del cooperante español. O de la cooperante, deberíamos decir, porque la mayoría son mujeres, pues constituyen el 56% del total. De este colectivo también sabemos que el 85% es mayor de 35 años y que el grupo más numeroso procede de la Comunidad de Madrid (19%), seguido de Castilla y León (14%), Cataluña (13%) y Andalucía (11%), aunque entre el personal desplazado hay personas procedentes de todas las autonomías tanto en la península como en Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla.

¿Y dónde se encuentran? Casi la mitad (45%) en África Subsahariana, y el resto se distribuye entre América Central y del Sur (un 24%), América Central y Caribe (13%), en Asia-Pacífico y el Magreb (un 6% en cada una) y hasta en Europa, con un 1%. Además, Bolivia es el país con más cooperantes españoles: 333 personas, seguido de Mozambique con 214 y República Democrática del Congo con 106.

Pero, más allá de los números están los seres humanos. Hombres y mujeres con nombres, apellidos e historias que contar. Hoy cedemos este espacio a algunos de ellos para que cuenten dónde están, qué hacen y por qué lo hacen. Sus palabras son inspiradoras.

Beatriz Navarro

Directora país de Acción contra el Hambre en Líbano

Beatriz Navarro, directora país de Acción contra el Hambre en Líbano.
Beatriz Navarro, directora país de Acción contra el Hambre en Líbano.

La explosión de hace poco más de un mes en el puerto de Beirut dejó más de 180 muertos y a 300.000 personas sin hogar. La tragedia puso a Líbano en los informativos de todo el mundo. En pocas horas nos pusimos en marcha para hacer una evaluación rápida de las necesidades, determinar la cuantía de los daños y empezar con la retirada de escombros. Pero esto no era más que la punta del iceberg. La explosión llegó en medio de una pandemia que también afecta a los libaneses. Y aquí viene otra parte importante de ese iceberg: Líbano cuenta con seis millones de habitantes y desde 2011, inicio de la guerra en Siria, acoge a un millón y medio de refugiados. Líbano es un país vibrante, pero también exhausto”.

“A salvo ya de la explosión, no puedo dejar de recordar en un día como hoy a los 125 compañeros que han perdido la vida sobre el terreno en lo que va de año. Los cooperantes somos atacados de forma creciente en contextos de conflicto como parte del juego de la guerra o porque somos testigos incómodos. Más que nunca hay que retomar el grito internacional #NotATarget alto y claro: los humanitarios no somos un blanco”.

Cristina Aldama

Coordinadora general de la AECID en El Salvador

Cristina Aldama es coordinadora general de la AECID en El Salvador.
Cristina Aldama es coordinadora general de la AECID en El Salvador.

“Siempre han sido una preocupación para mí las dificultades que viven las mujeres en el mundo, pero durante el confinamiento provocado por la crisis del coronavirus, su situación, la de niñas y adolescentes ha empeorado de manera escalofriante. En el primer semestre de 2020, se han cometido en El Salvador 44 feminicidios y, entre marzo y mayo, ha habido 772 denuncias de violencia física contra las mujeres y 481 agresiones sexuales”.

“La defensa de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes es una prioridad de la Cooperación Española y nuestra labor en este ámbito es reconocida internacionalmente. En El Salvador, apoyamos la formación de los servidores públicos (policías, jueces, fiscales, etc.) que atienden a mujeres víctimas de violencia machista, a quien a su vez informamos y asesoramos sobre sus derechos y sobre los servicios de emergencia y acogida de los que disponen”.

Francisco Quesada

Director del Depósito de Respuesta Humanitaria de la ONU en Panamá

Francisco Quesada es director del Depósito de Respuesta Humanitaria de la ONU en Panamá.
Francisco Quesada es director del Depósito de Respuesta Humanitaria de la ONU en Panamá.

“El Depósito de Respuesta Humanitaria de Panamá ha sido elegido como base logística regional para la respuesta de Naciones Unidas y de la comunidad internacional a la crisis de la covid. Desde el UNHRD no hemos parado de enviar ayuda a América Latina y el Caribe. Hasta la fecha, y solo en operaciones relacionadas con la pandemia, hemos movilizado desde Panamá 94 envíos a 30 países, con 192 toneladas de ayuda, más de 1.500 metros cúbicos de material, por valor de unos 1,5 millones de dólares. Esta ayuda es tanto de las agencias de la ONU como de otros actores de la cooperación”.

María José Castro

Enfermera y cooperante radicada en Mozambique

María José Castro, enfermera y cooperante radicada en Mozambique.
María José Castro, enfermera y cooperante radicada en Mozambique.

“Llevo 20 años trabajando en una zona rural del sur de Mozambique y vivo en una casa de 150 niños huérfanos o cuyos padres no pueden ocuparse de ellos. Las condiciones en el año 2000 eran muy deficientes, aún se vivía un tiempo de posguerra, el país se estaba reconstruyendo. Había muchos casos graves de desnutrición aguda y malaria. Sentí que urgía un programa de educación para la salud, en el que era preciso abarcar diferentes ámbitos de la vida de las personas (salud, educación, agricultura, construcción de infraestructuras, creación de pequeños negocios, etc.) y en el que la comunidad fuera la protagonista y motor de su desarrollo. Aunque se han hecho importantes avances, el ciclo de pobreza continúa y el impacto de la covid no hace sino agravarlo”.

Lilia Pérez Pioquinto

Responsable de proyectos de la AECID en Filipinas

Lilia Pérez Pioquinto, responsable de proyectos de la AECID en Filipinas.
Lilia Pérez Pioquinto, responsable de proyectos de la AECID en Filipinas.

“Cuando uno llega a Filipinas y aterriza en áreas comerciales y de negocios como Bonifacio Global City es fácil caer en la tentación de preguntarse: ‘¿Qué hago yo aquí?’. Pero lo cierto es que Filipinas es un país complejo que debe hacer frente a grandes desafíos: pobreza estructural, desigualdad, conflictos armados de largo recorrido histórico, continuos desastres naturales…”

“En los nueve años que llevo en el país me he especializado en la promoción y protección de los derechos humanos, la construcción de la paz y la justicia transicional. Desde la Oficina Técnica de Cooperación (OTC) de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), apoyamos a la Comisión Filipina de Derechos Humanos, fortaleciendo las capacidades de sus distintas oficinas en el ejercicio de su labor de investigación de violaciones de derechos humanos y lucha contra la impunidad”.

María Castro

Trabajadora en la Oficina Técnica de la Cooperación Española en Honduras

María Castro trabaja desde hace 15 años en ayuda humanitaria y asegura que ahora sigue sintiendo la misma energía y convencimiento que tenía en sus inicios. Radicada actualmente en Honduras, ella cree que la cooperación es la solución para tener un mundo más justo para todos y también para erradicar la pobreza, una condición que "causa un dolor incalculable", asegura.

María Eugenia García

Trabajadora con Población Refugiada Saharaui en la Oficina Técnica de Cooperación de la AECID en Argelia

María Eugenia García trabaja en Cooperación con Población Refugiada Saharaui en la Oficina Técnica de Cooperación de la AECID en Argelia.

La crisis sanitaria mundial causada por la covid-19 ha hermanado a toda la humanidad, asegura María Eugenia García, dedicada a la protección de la población refugiada saharaui desde Argelia. Ella observa que, por primera vez, la vulnerabilidad que sienten las personas que viven en países en vías de desarrollo por diversas causas ha tocado a la población de los países con mayores rentas. "Es una ocasión para ponernos en los zapatos de los otros que no debemos desaprovechar".

Priscilla Llacza

Gestora Cultural del Centro Cultural de Malabo en Guinea Ecuatorial

Priscilla Llacza es gestora Cultural del Centro Cultural de Malabo en Guinea Ecuatorial.

Priscilla Llacza vive en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, y se dedica a la cooperación para el desarrollo desde 2014. Esta trabajadora humanitaria sostiene que cooperar es una de las mejores herramientas que la sociedad tiene a su alcance para eliminar las inequidades que nos distancian a unos de otros. Aunque, avisa, la alerta sanitaria por la covid-19 no ha hecho nada fácil esta labor y por eso, hoy más que nunca, cooperar es la solución.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información