Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bailes para celebrar la curación de la última enferma de ébola

Semida Masika es la última paciente de República Democrática del Congo en ser dada de alta de un virus que ha costado 2.264 vidas solo en este país. Y las calles se han llenado de fiesta. El país lleva dos semanas sin casos y en 42 días sabrá si se puede dar por terminado el brote

El personal sanitario del hospital de Beni, en República Democrática del Congo, celebran el alta de la última paciente de ébola en el país.
El personal sanitario del hospital de Beni, en República Democrática del Congo, celebran el alta de la última paciente de ébola en el país.

Semida Masika es el nombre de la última paciente de ébola en ser dada de alta en la República Democrática del Congo. Masika abandonó el hospital de la ciudad de Beni, al norte del país, el martes 3 de marzo, acompañada de cánticos, bailes de los médicos y enfermeros que le han atendido. La escena ha sido grabada en vídeo y compartida en redes sociales por la delegación africana de la Organización Mundial de la Salud para celebrar el simbolismo de semejante momento: supone que el fin del brote del ébola en este país, que ya dura 19 meses, está más cerca que nunca. Según ha declarado la OMS, es la primera vez desde que comenzó la epidemia en la que no hay casos activos. Después de recibir su certificado de supervivencia, Masika ha declarado sentirse feliz por poder volver a casa. “Como última superviviente, doy muchas gracias y rezo a Dios”, ha dicho a la agencia Reuters.

“En la actualidad, tenemos cero casos de ébola en RDC después de más de un año combatiendo el brote”, ha afirmado la doctora Matshidiso Moeti, directora general de la OMS para África, en su cuenta de Twitter.

Desde que el primer enfermo fuera diagnosticado, el ébola en República Democrática del Congo ha contagiado a 3.444 personas, de las que murieron 2.264. Con estas cifras, este episodio se ha convertido en el segundo más grave del mundo desde que hay registros. Solamente el brote que azotó África oriental entre 2013 y 2016 fue peor, con 11.300 muertos.

RDC lleva, de momento, dos semanas sin que se hayan confirmado nuevos casos. Si no se da  ninguno durante 42 días, —el equivalente a dos periodos de 21 días, que es el tiempo de incubación del virus— la OMS declarará el fin del ébola en el país.

"Son muy buenas noticias y no solo para mí, sino para el mundo entero", ha declarado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus el pasado martes. "Y sobre todo para los trabajadores sanitarios que se han sacrificado". La doctora Moeti, por su parte, ha asegurado sentirse "muy orgullosa" del trabajo de todos los involucrados para dar una respuesta a la enfermedad. "Aunque con un optimismo cauto, tenemos la esperanza de que pronto le pondremos fin".

La OMS ha asegurado que sigue vigilante mientras dure el periodo de observación. El pasado mes de enero, el secretario técnico del Comité Nacional de Respuesta contra el Ébola de RDC, Jean-Jacques Muyembe, dijo sentirse optimista y estimó que la epidemia podría terminar a finales del primer trimestre de 2020 si se dan las condiciones de seguridad necesarias.

No obstante, el portavoz de la OMS Tarik Jasarevik ha recordado lo complicado que es rastrear posibles nuevos contagiados en el este del país, debido a la violencia de las milicias y la consiguiente inestabilidad. “Debido al complejo entorno de seguridad, no se puede descartar la transmisión del Ébola fuera de las regiones bajo monitoreo. Un solo caso puede reavivar el brote”.

Si no se da con ningún nuevo caso durante 42 días, la OMS declarará el fin del ébola en el país

Semida Masika, la última superviviente de ébola en la República Democrática del Congo.
Semida Masika, la última superviviente de ébola en la República Democrática del Congo.

El brote comenzó el 1 de agosto de 2018 en las provincias de Ituri y Kivu del norte, en el noreste del país. El control de su expansión se vio muy dificultada por los ataques de grupos armados a los centros sanitarios y por el rechazo a recibir tratamiento de algunas comunidades. El virus del ébola es una fiebre hemorrágica que se transmite entre humanos a través del contacto directo con la sangre y otros fluidos corporales. Si no se trata a tiempo, la mortalidad puede alcanzar el 90%. Este es el décimo brote que afecta a RDC desde 1976. Los densos bosques tropicales de este país son considerados un reservorio natural de esta enfermedad.

Incluso en plena propagación del coronavirus, la OMS considera que este brote de ébola en RDC sigue suponiendo una emergencia sanitaria internacional.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información