Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La lucha por un mundo sin edad

Warren Elgort, fotógrafo de 29 años, y Tony Vaccaro, de 97, fotoperiodista de la II Guerra Mundial.
Warren Elgort, fotógrafo de 29 años, y Tony Vaccaro, de 97, fotoperiodista de la II Guerra Mundial.

La plataforma Cirkel reúne a personas de entre 20 y 70 años para superar la brecha intergeneracional

EN INGLÉS existe una palabra, ageist (edadismo), que se refiere a la discriminación debida a prejuicios por razón de edad. Charlotte Japp, una estadounidense de padre británico y madre alemana, empezó a fijarse en el aislamiento en el que acabaron sumidos sus padres cuando fueron despedidos de sus trabajos, por diferentes motivos y en diferentes momentos, cuando ambos tenían 45 años. Charlotte creció teniendo a los dos en casa, algo muy poco frecuente en EE UU. “Vivían en su propia burbuja”, explica.

Tras graduarse en Literatura Comparada en la prestigiosa Universidad de Georgetown, volvió a mudarse a casa de sus padres, aunque según ella era completamente distinto a antes. “Éramos como compañeros de piso. Podía preguntarles dudas sobre cómo pedir un aumento de sueldo o cómo hablar con mis jefes y a cambio yo les hacía partícipes de mis proyectos y de las tecnologías emergentes, con las que no estaban familiarizados”. Por entonces, Charlotte trabaja en el equipo creativo de Vice en Nueva York, su jefe tenía 30 años, y el jefe de su jefe, en torno a los 40. Se dio cuenta de que no puede aprender mucho más de ellos y es así como en 2018 surge su proyecto, Cirkel: una plataforma que conecta a personas de todo tipo de edades, entendiendo que en los jóvenes está el futuro y en los mayores la experiencia, y que la relación entre unos y otros puede ser fructífera para ambos. Una vez al mes, los miembros reciben una invitación para conectar con una persona de edad distinta a la suya pero con la que tendrán afinidad. Así, un milenial puede tomar café con un baby boomer y crear una amistad desde la curiosidad mutua.

Además, cada dos o tres meses, desde Cirkel se organizan eventos interdisciplinares en los que ponentes de diferentes generaciones debaten sobre sus perspectivas en torno a un tema determinado. El público de estos eventos oscila entre los 20 y los 70 años. Anna Wintour —la célebre editora del Vogue estadounidense— estuvo presente junto a otras colegas en uno de ellos centrado en moda. El que giró en torno a la fotografía reunió a Warren ­Elgort, de 29 años (hijo de Arthur Elgort), para conversar con Tony Vaccaro, de 97 años, fotoperiodista de la II Guerra Mundial.

En cada evento (que, aunque se celebran principalmente en Nueva York, también han tenido lugar en Los Ángeles, San Francisco o Raleigh), los asistentes tienen que interactuar. A su llegada se les da la cuarta parte de un círculo de papel de un determinado color, y a la hora del “juego Cirkel” han de encontrar a las otras tres personas que conforman su círculo e intercambiar respuestas a preguntas como “¿Cuál es la mayor idea equivocada en torno a tu generación?”, “¿Cuál es el principal reto en tu trabajo ahora?” o “¿Cuál es el principal reto al que te enfrentas en tu vida personal?”. Según la fundadora, Charlotte Japp, “es sorprendente la similitud de situaciones que se dan entre personas de distintas generaciones. Y en los casos en que son dispares, ayuda a crear más compasión; la gente no tiene ni idea de los problemas que atraviesan personas de edades diferentes a la suya".

Más información