Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El relato que cuentan los dibujos encontrados en la pared de tres CIE

Las peripecias del senegalés Thimbo Samb son parte del documental 'Makun (No llores)' proyectado en Guía de Isora (Tenerife), en el festival MiradasDoc. Hace 14 años llegó a Canarias en patera y pasó por un Centro de Internamiento de Extranjeros. Ahora, incrédulo, regresa como actor y activista

Thimbo Samb.
Thimbo Samb.

“Nunca me habría imaginado que volvería aquí como un profesional. Jamás”, confiesa Thimbo Samb mirando a través de la ventana del autobús que le lleva a Guía de Isora (Tenerife), a participar en el festival y mercado internacional de cine documental MiradasDoc.

La última vez que este senegalés pisó tierras tinerfeñas fue hace 14 años, cuando llegó en una patera cruzando el inmenso océano que ahora observa a lo lejos. Aquí desembarcó y pasó 18 días en un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) del cual lo sacaron unos funcionarios para llevarle a la península recomendándole “ir a recoger tomates”. Dice que le "remueve todo" volver a estar aquí, pero que no debería decirlo. “En Senegal no está bien visto compartir las intimidades”, explica sonriendo.

Pero él ha venido precisamente a eso: a presentar durante cuatro días la proyección del documental animado Makun (No llores), del cineasta Emilio Martí López, que cuenta, a través una animación inspirada en los dibujos encontrados en los muros de tres CIE de Canarias y de Mauritania, la historia de tres inmigrantes activistas de los derechos humanos, entre ellas la suya.

El actor y activista senegalés Thimbo Samb, dibuja una patera durante su participación en el festival MiradasDoc.

Con un lenguaje muy accesible y cercano, las voces en off de Mor Diagne, Vivian Ntih y el mismo Thimbo Samb narran sus experiencias vitales, las que les llevaron desde sus países de origen hasta España, y los acontecimientos y sentimientos experimentados una vez aquí. "Los CIE no son centros de acogida, son cárceles ilegales y racistas en donde se encierra a personas inocentes en contra de los derechos humanos", afirma Samb.

La animación acerca de manera amena las vidas de estos tres personajes. Para ellos, como otros muchos condenados a permanecer durante semanas en estos centros, dibujar en los muros se convierte en una vía de escape. Con sus trazos reflejan “tanto los miedos, como los sueños”, según narra el documental. Por eso se observan tantas pateras. También hay declaraciones de amor, frases de ánimo, escudos de clubes de fútbol, siluetas de personas... pero, sobretodo, muchas embarcaciones.

El trabajo de Emilio Martí ha sido acogido con grandes aplausos por un auditorio compuesto, entre otros. por 330 jóvenes de primaria y secundaria, procedentes de centros escolares de la zona. Una de las maestras que les acompaña señala la importancia de la temática en una isla que cuenta con dos de estos Centros de Internamiento de Extranjeros en activo (Barranco Seco y Hoya Fría) y que están al 75% de su capacidad. “Pese a ser canarios y habitar con mucha población subsahariana, seguimos necesitando oír más sus historias, tener herramientas para empatizar”, dice felicitando a la organización del evento.

Tras la proyección, Samb se expone a las preguntas del público e intenta saciar la curiosidad de los presentes, que no llegan a la edad con la que él desembarcó (17 años) a pocos kilómetros del auditorio de Guía de Isora. “¿Qué te motivó a salir?”, “¿Qué les dices a tus amigos de Senegal sobre España?”, “¿Hablas mucho con tu familia? ¿La echas de menos?”, “¿Volverías a hacerlo?”... Él tiene tablas y responde con humor, pero también con solemnidad. “Me hubiese encantado vivir en África y venir a hacer el Camino de Santiago durante mis vacaciones, pero era pescador y nuestras costas estaban siendo esquilmadas por barcos extranjeros, así que me tuve que buscar otro camino”, sentencia. Cuenta también que desde los 11 años está acostumbrado a tomar decisiones importantes en su vida, como las de intentar cuatro veces alcanzar las costas españolas o la de dedicarse profesionalmente a su carrera de actor.

"Tengo preparado mi discurso para los Goya"

Tras la proyección del documental, Samb se expone a las preguntas del público y completa la curiosidad de los presentes.
Tras la proyección del documental, Samb se expone a las preguntas del público y completa la curiosidad de los presentes.

No bromea cuando dice que tiene preparado su discurso para los Goya desde hace tiempo. “Pregúntale a mi ex novia”, reta. Empezó a hacer sus pinitos de actor en Senegal, siendo muy niño, pues su madre también hacía teatro. Le gustaba y se sentía cómodo actuando, pero la pesca era su fuente de ingresos y no se planteaba la opción artística. Fue al llegar a España, a Valencia, cuando se volvió a reencontrar con su afición, participando en un grupo de teatro que le permitía aprender español y divertirse a la vez.

Confiesa que pese a lo que pueda parecer, es muy tímido, así que pronto se creó un personaje: Thimbo. Este le ayudó a decir cosas que de otra forma no se atrevería. Grababa sus mensajes en video y los subía a redes sociales. Poco a poco, lo que comenzó como un entretenimiento fue ganando adeptos. Hoy sus perfiles sociales suman miles de seguidores: 93.000 en Facebook, 56.000 en Instagram, 63.000 en Youtobe, 109.000 en la nueva plataforma Tik Tok, en la que apenas lleva dos meses...

En lengua wolof y en castellano, Thimbo aprovecha su repercusión para difundir mensajes sociales y también su cultura entre sus seguidores españoles. “Creo que funciona porque lo hago con humor”, reflexiona. En todo caso, este altavoz le permite denunciar el racismo y otras situaciones de injusticia con las que se encuentra, además de compartir su trabajo profesional.

Aquí se necesitan actores negros que puedan interpretar diferentes papeles y no solo personajes cliché de inmigrantes o delincuentes

Como actor le va bien. Actualmente se le puede ver en cines, ya que aparece en varios de los títulos en cartelera (El silencio del pantano y Black Beach); está de gira nacional con el Teatro Sin Papeles y rodando con el director Rodrigo Sorogoyen la serie Antidisturbios para Movistar+, sobre la investigación de la muerte del senegalés Mame Mor el año 2018 en Madrid. En unos días viaja París para grabar lo que será su primer trabajo profesional para Senegal, unos sketches televisivos para el canal TFM que se emitirán durante el Ramadán.

“No le voy a decir nada a mi madre hasta que se presenten”, dice entusiasmado. “Va a alucinar”. Su familia está muy contenta de su carrera. Su madre, sus hermanas y él mismo sueñan con que pueda desarrollarse profesionalmente en su propio país, aunque no descartaría seguir haciendo trabajos en España. “Aquí se necesitan actores negros que puedan interpretar diferentes papeles y no solo personajes cliché de inmigrantes o delincuentes”, expone. En este sentido, trabaja con el colectivo Limbo de artistas negros, con el que reivindica estas cuestiones. “Eso lo diría en los Goya. También diré que los migrantes no venimos aquí por gusto, que tenemos derecho a seguir nuestros sueños. Lo diré por mí y por todos los que se han quedado en el camino. Es mi deber”.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información