Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ni de aquí ni de allí: vivir el arte desde el limbo

Son afrodescendientes. Son muy creativos. Viven en España. Se han asociado y proponen contenidos de humor crítico e irreverente

Malcolm Sitté, miembro del colectivo Limbo. Ampliar foto
Malcolm Sitté, miembro del colectivo Limbo.

Desde que a finales de la década de los años noventa viajaran a España estudiantes procedentes de Guinea Ecuatorial, antigua colonia española, los fenómenos migratorios han generado una amplia red de personas con raíces en el continente africano, pero cuya socialización ha sido principalmente española. A pesar de que la situación de la diáspora africana y afrolatina en España es distinta de la que se da en otros países europeos, se pueden apreciar los brotes verdes de las aportaciones que dichas personas hacen en el mundo de la cultura española.

Concretamente en Madrid, en los dos últimos años ha crecido el número de actividades sociales y políticas que relacionan entre sí a las personas afrodescendientes. Organizaciones como Kwanzaa, EFAE, The Black View, espacios como Afroconciencia o la reciente creación de Limbo dan buena cuenta del momento dorado para el movimiento afro en la capital española. Teniendo en cuenta la enorme variedad de ámbitos desde los que se puede pensar la negritud, Limbo toma el proyecto audiovisual como forma de distinción, al aprovechar sus conocimientos sobre la materia.

La asociación agrupa a actores, modelos, guionistas, viners, raperos… todos ellos afrodescendientes con dotes artísticas que un día decidieron poner en común. Comparten un aspecto característico de muchos afrodescendientes: no son del todo ni de sus países de origen ni de España. O más bien son un conjunto de ambas culturas.

Todos tienen una estrecha relación con el mundo de la interpretación. Antes de crear Limbo ya poseían una trayectoria laboral, como es el caso de Duddi Wallace, conocido MC madrileño, Omar el Pretinho, humorista con orígenes en Guinea Bissau o Mostopapi, guionista afincado en Bilbao.

El epicentro socializador de Limbo se produjo en la Gala Afrosocialista 2017 en la que mediante una presentación dio a conocer la que sería la nueva referencia en el terreno audiovisual, con ideas frescas, propias y diferenciadas. Pareciera que siempre han estado ahí pues desde este momento en muchos espacios afro comienza a hablarse de Limbo, a qué se dedican, por qué existen, cuáles son sus retos… Una dilatada jornada veraniega es tiempo suficiente para conocerlos.

Es una mañana tranquila, en una cafetería apartada de los frenéticos ritmos madrileños, que parece una burbuja separada del resto de la ciudad, algunos de sus miembros se sienten cómodos para relatar los motivos de su asociación. Phil Oceans, uno de sus integrantes, con orígenes nigerianos, se cuestiona qué es vivir en el limbo. Parece tenerlo claro, para él, es no ser ni español ni nigeriano. “Aquí siempre eres el negro que casualmente sabe hablar español a la perfección y ahí siempre eres el europeo”, comenta.

Aquí siempre eres el negro que casualmente sabe hablar español a la perfección y ahí siempre eres el europeo

Pero vivir en el limbo no es sinónimo de queja sino todo lo contrario, para los integrantes de esta productora de artistas el limbo es la oportunidad perfecta para empoderarse a través de la realización de sus vídeos y creaciones que se caracterizan por un humor irreverente y propio.

Y es que este grupo no es solo una asociación. “Limbo era una necesidad”, afirma Lamine Thior, uno de los miembros. Mientras cada uno de sus ellos hacía sus pinitos por separado no lo sabían, pero sin darse cuenta creaban Limbo. Una de sus frases más repetidas es “nosotros no dependemos de nadie”. Ellos detallan el funcionamiento del mundo de la interpretación y saben que para los productores es mejor ofrecer contenidos que tengan un éxito asegurado o de alta probabilidad. Este es el motivo por el que muchos proyectos no llegan a la audiencia a la que en un principio se dirigían, de manera que ellos mismos guionizan, interpretan y producen sus cortos y videoclips.

Ejemplo de ello es la serie Black Hermano, una especie de parodia del programa Gran Hermano con un humor que conjuga las diferentes culturas de las que forman parte. En ella, Billy, interpretado por el guionista conocido como Mostopapi, Lamine Thior en el papel de Ildefonso, Black Midass en la piel de Doble M y Yeison Montero como presentador del programa hacen las veces de concursantes en una casa en la que convive una amalgama de particulares personalidades. No puede pasar desapercibida la intro de la serie en la que se proyectan imágenes de referentes negros de todos los entornos, desde Rosa Parks a Will Smith pasando por Thomas Sankara o Muhammad Ali. Para los que le interese, aquí está el tráiler oficial de la serie:

El objetivo de estos artistas es mostrar que son capaces de crear contenidos con completa independencia, abriendo un camino lleno de posibilidades para personas con talento que se enfrentan a más barreras que las personas blancas. En una España que todavía se sorprende con la aparición de una persona negra interpretando el papel de médico, abogado o profesor, Limbo es un misil de disidencia artística.

Ahora que el movimiento afro en Madrid parece tomar forma, Limbo se suma a esta marea negra. A pesar de que su actividad es relativamente reciente tienen claras sus propuestas: “ante todo, nosotros queremos crear y contar nuestras historias desde nuestro punto de vista” comenta Enkai, actor y modelo.

Desde su posición de artistas son conscientes de la fuerza que tienen las redes sociales para transmitir su mensaje, de forma que las utilizan para darse a conocer. Técnica que demostró su utilidad en el rotundo éxito que tuvo su gala de presentación el pasado 13 de julio en el Palacio de la Prensa de Madrid. Dirigida por el guionista e instagrammer Lamine Thior, de origen senegalés, la presentación contó con la presencia de referentes del mundo afro madrileño de la talla del rapero Frank T, quien fue el encargado de la música, la periodista Lucía Mbomío, la coordinadora del Grupo Afrosocialista Consuelo Cruz o la cantante Astrid Jones entre muchos otros.

Ante todo, queremos crear y contar nuestras historias desde nuestro punto de vista

La gala fue recibida con entusiasmo por los asistentes, muchos más de los que la propia sala podía albergar. Sintomático de que la irrupción de Limbo en el mundo del arte va a dar mucho que hablar.

Gloria Sekor es estudiante de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid y presentadora de Melanina, un programa de radio sobre afrodescendencia y africanidad. Además, pertenece a Kwanzaa Asociación Afrodescendiente Universitaria y es voluntaria en SOS Racismo.

El blog África No es Un País no se hace responsable ni comparte siempre las opiniones de los autores.


Puedes seguir ÁFRICA NO ES UN PAÍS en Twitter y Facebook.

Más información