Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entre gol y gol

Entre gol y gol
AP

CUANDO UN BALÓN de fútbol está danzando sobre el césped verde, la vista suele fijarse en él. Como en este fugaz instante captado durante el partido entre el Liverpool y el Flamengo (el equipo inglés ganó a su rival brasileño por un gol a cero), disputado hace unos días en el Estadio Internacional Khalifa, en Doha. Si levantáramos la vista, veríamos las gradas, protegidas por una especie de superdosel que las cubre enteramente y que ayuda a mantener a raya la temperatura en el interior del recinto. Ha sido renovado con vistas al Mundial de 2022, que se celebrará en este y otros siete estadios de Qatar. Los demás espacios que acogerán la gran cita mundial del fútbol masculino se han proyectado y se están levantando específicamente para el evento y llevan la firma de estudios de arquitectura de renombre como Foster + Partners, Zaha Hadid o Fenwick Iribarren. Macroproyectos que justificarán levantar la vista del balón, al menos entre gol y gol