Tendencias

El fin del género binario, la pirueta definitiva de Simone Biles, la ética de los robots… 20 cosas de las que vas a hablar en 2020

20 Apuestas para el 2020

Nuevas identidades de género, pequeñas revoluciones en el consumo, tareas pendientes en la lucha feminista y ecologista, inquietud sobre la ética de la inteligencia artificial, reivindicaciones del medio rural, organizaciones internacionales desdibujadas... El año que arranca no dará tregua.

01

Feminismo: de Pekín a Santiago, de Chile al mundo

Por PiLar ÁLvarez.

En la tarima dijo algo que podía haber reivindicado hoy mismo: “Ya es hora de romper el silencio”. Hillary Clinton intervino en 1995 en la cuarta conferencia mundial sobre la mujer de la ONU, la Cumbre de Pekín. Allí, 189 países asumieron una hoja de ruta contra la desigualdad, aún por ejecutar. Se cumplen 25 años y el 80% de las medidas cerradas entonces no se han aplicado, según el Instituto Europeo de Igualdad de Género. La lista de tareas pendientes es amplia en un momento en el que las puertas del feminismo se han ensanchado. Miles de mujeres que vivieron aquel encuentro siguen con sus reivindicaciones. Se les han sumado las hijas y, sobre todo, las nietas, que llegan al feminismo no desde la teoría, sino desde sus propios cuerpos. Denuncian, como en Pekín, que es un grave atentado contra los derechos humanos que las mujeres sean violadas en su propia comunidad. El último terremoto es el himno de LasTesis Un violador en tu camino. Ha dado la vuelta al mundo en apenas un mes desde su estreno en Chile. “Y la culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía”, grita el estribillo. Una veintena de diputadas turcas lo llevaron por primera vez a un Parlamento, en Estambul. Resonó con el ritmo de las palmas de sus manos sobre las mesas, casi marcial: Bom, bom, bom. Añadieron una frase final: “Jamás caminaréis solas”.

02

La ética en la inteligencia artificial

Por Patricia Fernández de Lis

Los coches, los móviles, las fábricas y los asistentes del hogar son ya inteligentes. Algunas máquinas son capaces de hacer algunas tareas mejor que los humanos, como diagnosticar el cáncer o adivinar quién puede sufrir un infarto, conducir en situaciones de estrés, decidir qué película online queremos ver o participar en complejos juegos de azar. Pero a medida que dejamos cada vez más aspectos de nuestra vida en manos de las máquinas, hay un problema que los expertos en inteligencia artificial creen urgente abordar: todas estas decisiones las toman algoritmos sin cerebro ni alma y, por tanto, sin ética. Hechos a la imagen y semejanza de sus creadores, los algoritmos informáticos están llenos de prejuicios y, por ejemplo, han demostrado su racismo y su machismo discriminando a mujeres y a minorías étnicas a la hora de otorgar préstamos bancarios o en la selección de candidatos a distintos empleos. Diversas iniciativas están intentando acabar con estos sesgos. La ONG Algorithm Watch vigila la ética en estos procesos y denuncia aquellos en los que existe una discriminación. Y la Comisión Europea ha creado un grupo de alto nivel con científicos, ingenieros, ejecutivos de empresas tecnológicas y filósofos que emitirá un primer informe en 2020. El objetivo: que nuestros robots no hereden nuestros sesgos, manías y prejuicios.

Ilustración de Daq
03

Obsesionados con la privacidad

Por Marta Peirano

Todo lo que estaba abierto se va a cerrar. Se acabó la Red como plaza de debate público. La conversación que antes se daba en diferido se habrá movido a los chats privados, los foros especializados, exclusivos y por invitación. Lo haremos para proteger nuestros datos, nuestras identidades y nuestra privacidad. Paradójicamente, esos grupos estarán custodiados y serán explotados por las mismas plataformas que inventaron el capitalismo de datos, al igual que nuestros teléfonos, coches, televisores y tostadoras. Aquellos que se refugien en los pequeños grupos para protegerse serán más vulnerables que nunca. La tribalización nos reconforta, pero no nos beneficia como sociedad. Nos radicaliza en nuestras diferencias y nos hace receptivos a las campañas de manipulación. El endurecimiento de las leyes de protección de datos irá paralelo al desarrollo masivo de los sistemas de reconocimiento facial. Los mismos Gobiernos que firman esas leyes contratarán a las empresas que se las saltan para vigilar a su propia población. También será el año de la balcanización de la Red. Los países que la encabezan —China, Rusia e Irán— son los que financian ciberataques contra infraestructuras críticas: transporte, bancos, sistemas energéticos. Levantaremos muros contra esa amenaza. El aislamiento tampoco nos beneficiará.

Ilustración de Leandro Barea
04

El golfo Pérsico reclama su espacio en el mapa

Por Ángeles Espinosa

Empeñadas en hacerse un hueco en el calendario de eventos globales, las petromonarquías de la península arábiga han convertido 2020 en un año clave para sus ambiciones. Dubái ha empezado ya la cuenta atrás para lo que ha bautizado como “el mayor espectáculo del mundo”, la Expo que inaugurará el 20 de octubre. Qatar acogerá la 17a Copa Mundial de Clubes de la FIFA, una prueba para el Mundial 2022. Y Arabia Saudí, la hermana mayor, preside el G20, señalando su vocación de potencia regional frente a Irán, su rival de la otra orilla del golfo Pérsico. Se trata de apuestas que van más allá de atraer visitantes y darse a conocer al mundo por encima de estereotipos. Detrás se esconde una competición feroz por convertirse en el polo de atracción de la zona, en especial entre Qatar y Emiratos Árabes Unidos, la federación a la que pertenece Dubái. Es una pugna de carácter político y también personal entre las familias gobernantes, pero que se libra en el terreno de los medios y la cultura. La cadena saudí Al Arabiya rivaliza con la catarí Al Jazeera; el Louvre Abu Dhabi se contrapone al Museo de Arte Islámico de Doha, y cada uno de los vecinos lucha por atraer conferencias y conciertos de amplio relieve internacional.

05

Renacimiento de los pueblos

Por Belén Kayser

La suerte del medio rural no cambiará porque se mencione mucho en campaña política, sino por la acción de los que allá viven, la ayuda que consigan movilizar y su poder de atracción. Aunque son cada vez más los que viven en zonas despobladas y alejadas de los servicios básicos, la población española sigue concentrándose en las ciudades: el 80% vive en el 20% del territorio, lo que coloca al resto en una situación vulnerable. En 2020 arrancarán varias iniciativas que sitúan a estas poblaciones en el centro y las invita a liderar su propia renovación. Si estos años era el turismo el que inventaba fórmulas para sacar partido del patrimonio, ahora el foco está puesto en fijar población. Y a esta aventura se están sumando empresas privadas y públicas. Los emprendedores que quieran mudarse a un pueblo con garantías pueden llamar a las puertas de Hola Pueblo, una iniciativa que interesó a TIC y eléctricas. El transporte es otra de las variables a resolver. De ahí que Correos se haya sumado al interés por salvar los pueblos con su plataforma de comercio online y su campaña #Yomequedo. Esta tendencia está llamada a sentar en 2020 las bases para el renacimiento de los pueblos. “Pero debe hacerse sin paternalismos ni romanticismo”, resume Juanlu Dorado, fundador de la web Ruralpedia.

06

¿Esto es un plátano?

Por J. M. MuLet

La bioingeniería llegó a la industria alimentaria hace unos años para quedarse. Desde principios de los noventa tenemos cultivos transgénicos que actualmente representan el 77% de la soja y el 32% del maíz mundial, entre otros. Prácticamente todo el ganado europeo se alimenta con maíz y soja transgénica. Desde hace dos años se comercializa un salmón transgénico. ¿Qué veremos este año? En muy breve plazo de tiempo llegarán al mercado los primeros alimentos diseñados por técnicas de edición genética (CRISPR). En Estados Unidos ya están disponibles unos champiñones que gracias a esta modificación no pardean al cortarse, con lo que se alarga su vida útil y se evita el desperdicio de comida, por lo que no tardarán en llegar al mercado europeo. La diferencia fundamental respecto a un organismo transgénico es que no contienen ADN foráneo, sino que la mejora se aplica sobre el propio ADN del organismo. Otra aplicación de la bioingeniería que no tardará en llegar a nuestros platos es la carne sintética. Ya existe obtenida a partir de cultivos celulares de pollo o ternera, y una empresa de San Sebastián ha anunciado que está preparando productos basados en esta tecnología.

Ilustración de Guillermo Vázquez
07

El calvario de las organizaciones internacionales

Por Andrea Rizzi

Como si fueran síntomas de una enfermedad, el último mes de 2019 ha dejado varias muestras del que probablemente sea el gran reto global de 2020 (y de los lustros a venir). A principios de diciembre, la cumbre de la OTAN convocada para celebrar los 70 años de la Alianza estuvo marcada por graves fricciones entre los líderes y cierta inconsistencia estratégica; pocos días después, la Organización Mundial del Comercio entró en un estado de semiparálisis al bloquear Estados Unidos la renovación de dos jueces que componen su sistema para resolver disputas; por último, a mediados de mes, la cumbre contra el cambio climático organizada en Madrid arrojó un modesto resultado. Los expertos no esperaban más. La ciudadanía, probablemente sí. Estas tres cuestiones apuntan a una trayectoria que recorrerá 2020. Viajamos en una senda marcada por la erosión del orden internacional que Occidente plasmó después de la Segunda Guerra Mundial, con el debilitamiento y la ineficacia de muchas de sus instituciones. Dos vectores contribuyen a este estado de cosas. Por un lado, la evisceración desde dentro, a manos de líderes nacionalpopulistas occidentales que no creen en los sistemas multilaterales. Donald Trump, portabandera de esa brigada, afronta la competición para la reelección en 2020. El resultado de esos comicios será clave para el futuro de varias organizaciones internacionales. Por otra parte, el empuje de las potencias en ascenso (China y la India) y de las que luchan contra su declive (Rusia), que buscan reformular el orden global para tener mayor influencia.

08

Una X liberadora

Por Andrés Fernández Rubio

Es una pequeña revolución entre los más jóvenes. Un fenómeno que surge de la mayor información y flexibilidad educativa. Aumenta entre los adolescentes el número de personas que se reconocen como de género no binario (el espectro de identidades de género que no son exclusivamente masculinas o femeninas). La letra X los representa. Y aumentan también sus aliados y simpatizantes del género binario tradicional masculino y femenino (M y F). Algunos de los iconos de todos ellos salen del rock, el cine y la moda. David Bowie y su doble femenina, Tilda Swinton. Grace Jones, Siouxsie Sioux, Lydia Lunch y Peter Murphy. Los últimos en llegar son Ezra Miller, intérprete de Tenemos que hablar de Kevin, que se identifica como de género fluido, y Asia Kate Dillon, que se identifica como de género no binario e interpreta a un personaje principal de estas características en la serie Billions (el primero de la televisión). La creadora de la serie Transparent, Jill Soloway, también se define como de género no binario. La batalla se libra en muchos frentes, como las partidas de nacimiento, el carné de identidad o de conducir. En algunos Estados de EE UU (con Oregón a la cabeza) ya se puede utilizar la X en diversos documentos legales. En este sentido, Argentina y Holanda son pioneros.

Ilustración de Ana Galvañ
09

Autoconsumo verde

Por Clemente Álvarez

La tecnología verde que puede marcar 2020 tiene ya bastantes años, pero nunca como hasta ahora hubo tantas expectativas para su uso masivo en España. La caída de los precios en la fabricación y los avances normativos de los últimos meses han despejado el camino para la entrada de las placas fotovoltaicas en los domicilios, la forma más común para practicar lo que hoy se denomina autoconsumo: generar nuestra propia electricidad desde casa, incluso en bloques de comunidades de vecinos. Según un estudio de la Universidad Politécnica en 2019, una ciudad del norte del país como Vitoria puede producir con placas solares en los tejados más electricidad de la que consume en un año. Por supuesto, esto no quiere decir que esa energía se genere justo cuando se necesita. Pero esta innovación va más allá de producir uno mismo energía limpia a partir de los rayos del sol o de convertir las placas fotovoltaicas en el nuevo electrodoméstico de los domicilios (y empresas) para ahorrar en la factura eléctrica. En realidad, esto forma parte de un cambio mucho más grande, junto a las redes inteligentes, la digitalización y las baterías, que abre una nueva dimensión en el uso de la electricidad.

Ilustración de Cachete Jack
10

Desembarca la Playstation 5

Por Pep Sánchez

Siete años después de la PlayStation 4 y tras 100 millones de unidades vendidas, llegará en Navidades de 2020 la nueva PlayStation 5. La pley ha reinado en España de forma ininterrumpida desde su lanzamiento. Por ese motivo es el evento que cambiará la vida de millones de seguidores el próximo año. Se trata de un verdadero salto generacional. La diferencia entre los juegos de la actual consola y los nuevos saltará a la vista. Dotada con un procesador central AMD Ryzen Zen 2 de 7nm y un procesador gráfico AMD Navi que permite resoluciones hasta de 8K y renderizado 3D con cálculo de luz y sombras en tiempo real (ray tracing), los juegos alcanzarán una nueva cota de calidad. Pero el arquitecto tecnológico tras la consola, Mark Cerny, quiere que la experiencia sensorial sea inmersiva. Aunque PS5 equipará un lector Bluray HD para discos de 100 GB, los juegos habrá que instalarlos en el nuevo disco de estado sólido (SSD) para que las cargas de niveles sean instantáneas y no interrumpan la diversión. Los mandos de control sustituirán los motores de vibración por un sistema háptico capaz de trasladar sensaciones muy realistas a las manos del jugador. Los gatillos serán adaptativos, ofreciendo resistencia variable al pulsarlos según la acción a realizar. Queda en el aire comprobar si será capaz de ejecutar todos los juegos de las PlayStation anteriores, algo que sí ofrecerá su competidora Xbox Scarlett.

11

Cocina esencial

Por José carLos Capel

Solo en ciertas ocasiones las recetas creadas a partir de pocos ingredientes resultan de una pureza que emociona. Entre un círculo reducido de chefs europeos se impone ahora la cocina esencial, la que prescinde de lo accesorio para sumergirse en el alma de productos excepcionales. Recetas sin artificio, desprovistas de hierbas, flores o guarniciones, creadas con pocos elementos. “Comemos tiempo, un valor impagable”, afirma Josean Alija (Nerua, Bilbao). ¿Cuáles son las claves de esta tendencia afín a la alta cocina? “El conocimiento. Intento desentrañar la esencia de los productos, los observo y dejo que se expresen”, responde Pedrito Sánchez (Bagá, Jaén). “Mis recetas solo se descubren cuando se paladean lentamente. Me declaro enemigo de lo superfluo. No solo cocino ingredientes, también ideas y pensamientos”, afirma el gran chef italiano Niko Romito (tres estrellas Michelin en su restaurante Reale, en Castel di Sangro, al sur de Roma). La lista de los defensores de esta cocina se alarga por Europa: Isabella Poti (Ristorante Bros, Lecce); Ivan y Sergey Berezutsky (Twins Garden, Moscú); Ángel León (Aponiente, Cádiz); Andoni Aduriz (Mugaritz, Errenteria), Albert Adrià (Enigma, Barcelona).

12

El Año Rafael rinde tributo al genio

Por Borja Hermoso

Tercera pata en la tríada de genios que marcaron el Alto Renacimiento, la memoria de Rafael Sanzio (Urbino, 1483-Roma, 1520) siempre compitió con la huella descomunal de Leonardo y Miguel Ángel. Cada exposición sobre alguno de ellos suele convertirse en fenómeno de masas. Es lo que ha ocurrido —y ocurre— con la muestra de Leonardo en el Louvre, con la que se conmemora el 500o aniversario de la muerte de Da Vinci en 1519. Ahora le toca el turno a Rafael, que murió el 6 de abril de 1520 y... lo han adivinado: se conmemora el medio milenio de su adiós a los 37 años. Guapo, rico, deseado y, según Vasari en su impagable libro de 1550 sobre la vida de los artistas, sexualmente hiperactivo —y genial a secas en lo artístico—, el pintor y arquitecto centrará a lo largo de 2020 tres grandes exposiciones: la primera se abrió en noviembre en Urbino, su localidad natal (hasta el 19 de enero). La segunda será en la Scuderie del Quirinale de Roma (5 de marzo-14 de junio). Y la tercera, en la National Gallery de Londres, que atesora 11 rafaeles. La de Roma es el plato fuerte del Año Rafael. Incluirá cinco obras prestadas por Francia, fruto del acuerdo firmado entre los dos países, y por el cual Italia cedió siete leonardos al Louvre.

13

Ciudades sin coches

Por Luis MigueL Ariza

Las grandes urbes fueron concebidas durante el siglo pasado, cuando se inventaron los coches y fueron introducidos en el mercado, nos dice Stefan Seer, coordinador de los Sistemas Integrados de Movilidad del Instituto de Tecnología de Austria, en Viena. Pero en 2050 habrá 5.000 millones de urbanitas. Y de acuerdo con un estudio de la compañía McKinsey, cada año mueren tres millones de personas por culpa de la polución urbana. Así que no queda otro remedio que revolucionar la manera en la que nos moveremos en la ciudad, declarando la guerra total a los atascos. Y en 2020 se deberían dar pasos importantes hacia una movilidad integral en un aire urbano más limpio. Drones. Repletos de sensores para evitar obstáculos, cada vez más inteligentes. “Las grandes y pequeñas compañías estudian cómo aplicarlos en nuestro sistema de transporte”, dice Seer. Matternet ya opera drones médicos para transportar materiales entre hospitales en Suiza. Su intervención en distribución de mercancías es inevitable. Sumemos a la ecuación más coches eléctricos y autónomos para abastecer tiendas, restaurantes y comercios. Menos camionetas de reparto y menos congestiones.

Un aire más limpio. Y nuevos desarrollos más flexibles que el coche autónomo. El departamento de Seer ha desarrollado un prototipo de tres ruedas, Transport Buddy. Un robot autónomo de carga para entrega de paquetes completamente funcional, capaz de saber por dónde va. “Puede ayudar a la gente a llevar las compras desde el supermercado a casa, o a llevar las maletas al tren”, dice.

14

Literatura ‘transmedia’

Por Winston Manrique Sabogal

El videojuego y el podcast son los penúltimos aliados revolucionarios de la literatura, el libro y su industria en su proceso de metamorfosis para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo del mundo dual, analógico y digital. Siguen la estela del mestizaje entre manifestaciones artísticas o culturales que potencian creaciones transmedia y transgéneros literarios. El videojuego, que lo empieza a impregnar todo, hace crecer al libro a partir de tres líneas: aquellos en los que el videojuego es un leitmotiv del argumento, incluso con juegos exclusivos, libros inspirados en videojuegos y videojuegos inspirados en novelas, relatos o cómics. Un territorio fértil para la creación, la lectura y el negocio porque una de cada tres personas consume videojuegos.

Se suma a la alianza ya sólida con las series de televisión y audiolibros con un ecosistema de hibridaciones que amplían ese mundo para llevar al lector a una dimensión que obliga a redefinir qué es un libro en el siglo XXI. Una respuesta a la Nobel de Literatura Olga Tokarczuk en su discurso de aceptación del premio: “Nuestro problema radica, al parecer, en que todavía no tenemos narraciones listas no solo para el futuro, sino incluso para un ahora concreto, para las transformaciones ultrarrápidas del mundo de hoy”.

15

La moda es política... más que nunca

Por Carmen Mañana

Desde que el color púrpura quedó reservado para los emperadores romanos —incluso antes—, la moda es política. Y nunca ha dejado de serlo. Pero en el año en que Estados Unidos celebra sus elecciones presidenciales, expertos y analistas —como los de la plataforma de moda online Lyst— auguran que cada vez más marcas articularán su discurso en torno a las reivindicaciones sociales. Tomar partido ya no es tabú ni algo necesariamente contraproducente para las ventas, sino una prueba de que esa compañía no vive de espaldas a una realidad convulsa. Y hay tantas formas de demostrarlo como firmas. Algunas optan por proponer colecciones escapistas, como Dries Van Noten, que comenzó a dar forma a su último trabajo el día en que arrancaban las manifestaciones de los chalecos amarillos en París, entre escaparates rotos y contenedores incendiados. Los jóvenes diseñadores americanos —Telfar, Pyer Moss...— son los más combativos a la hora de denunciar la desigualdad de género y racial a través de sus desfiles. Pero también marcas que forman parte del establishment han descubierto las bondades éticas y mediáticas de utilizar sus colecciones como vehículo para defender una causa. Es el caso de Dior, que ha hecho del feminismo su bandera; Max Mara, que utiliza modelos con hiyab, o Stella McCartney y su ya histórica lucha medioambiental.

Ilustración de Eva Vázquez
16

La era dela computación cuántica

Por Jordi Pérez Colomé

Los tiempos de la computación cuántica no se miden por años. Uno de los líderes del proyecto en esta área de Google, John Martinis, llevaba cuatro décadas investigando: “Tenemos que estar mucho más contentos que hace 20 años; ahora empezamos a ver algo”, decía en EL PAÍS. En 2019, la computación cuántica salió de los laboratorios. En enero, IBM presentó el primer ordenador no digital comercial. En octubre, Google hizo oficial que su computadora cuántica había hecho un cálculo que ningún superordenador tradicional podía replicar a la misma velocidad. Estos dos hitos han relanzado una carrera comercial que vivirá 2020 a ritmo de sprint una disciplina que en realidad es un maratón. En 2018, apenas había 1.000 investigadores en el mundo que conocieran los entresijos de esta computación. Hoy es un negocio que puede crear nuevos materiales o formas revolucionarias de crear energía y mitigar el cambio climático. La esperanza es grande, pero el tiempo es elástico: “Ahora tengo 61 años y puedo investigar durante 10 años más, quizá 15. La gran pregunta es si seremos capaces de construir algo poderoso antes de que me retire”, advierte Martinis.

17

Rosalía..., ¿y ahora qué?

Por Fernando Navarro

Después de protagonizar el ascenso más meteórico de la historia reciente de la música española, la pregunta es: ¿qué le espera en este 2020 a Rosalía, la cantante española más global? Por lo pronto, aspirar a dos Grammy como mejor nueva artista y mejor disco latino de música urbana. La gala será el próximo 26 de enero en Los Ángeles y la autora de Malamente llega a la cita con aureola de campeona, tras haber triunfado en los Grammy Latinos, donde se llevó tres premios, incluido el galardón al álbum del año por El mal querer. A sus 26 años, con tan solo dos discos, sus logros son ya históricos y su eco no deja de resonar en los medios de comunicación y en su creciente e imparable masa de fans, pero ella solo tiene ojos para el futuro. Está trabajando con Billie Eilish, la superestrella adolescente de la música estadounidense y la más sólida referencia del cambio de dominio en el trono del pop. También se espera que amplíe su radar con una gira en Latinoamérica, donde seguirá buscando alianzas con iconos del pop y el reguetón. Incluso no se descarta un nuevo disco. España se le quedó pequeña y su techo sigue estando muy alto.

18

Las guerras del ‘streaming’

Por Tom C. Avendaño

Hubo una época en que del futuro de la televisión cabía esperar el estreno de un puñado de series y poco más. Ya no estamos en esa época. En 2020, lo que la televisión nos traerá son plataformas enteras, llenas de series para ver en streaming, a sumar a Netflix, HBO España, Amazon Prime Video, Apple TV + y el resto. El 31 de marzo llegará Disney + con todo lo que este imperio del entretenimiento posee: las sagas y series de Marvel, Star Wars, Pixar y Disney, Los Simpson, National Geographic. En otro momento llegará HBO Max, con una adaptación a serie de Dune; otra de Americanah, de Chimamanda Ngozi Adichie; otra de Grease, y así hasta 50 ficciones nuevas. Mientras, las plataformas veteranas probarán a diferenciarse con el entretenimiento. Sobre todo Amazon y Netflix empezarán a tener más y más concursos, realities y entrevistas. Y así, aquellos días en los que el mismo programa podía ser visto por tanta gente que se convertía en un fenómeno internacional como lo fue Juego de tronos están cada vez más lejanos. La televisión ya no te une a los demás; te protege de ellos.

Ilustración de Lalalimola
19

Comprar con cabeza (y corazón)

Miguel Ángel Medina

Los jóvenes han hecho florecer una nueva conciencia climática más exigente que, en 2020, impulsará un consumo más responsable. Las cinco periodistas del blog Carro de combate investigan por todo el mundo —gracias al dinero de sus lectores— las consecuencias de producir alimentos, electrónica o ropa: explotación laboral y monocultivos que perjudican a los países pobres. Una forma de ser responsable es con la alimentación ecológica, la más respetuosa con el medio ambiente y los animales, que no para de crecer y genera ya una producción de casi 2.000 millones de euros al año —la más grande de Europa—, según datos del Ministerio de Agricultura. Este año abrirán los primeros supermercados cooperativos de España en Madrid y Barcelona, donde los clientes —que a su vez son dueños— podrán comprar productos ecológicos y tradicionales a precios un 40% más baratos. La app Too Good To Go (demasiado bueno para tirarlo) ya tiene un millón de usuarios en España, que compran la comida que tiendas y restaurantes no han vendido —a un tercio de su precio— para evitar el desperdicio. Gratix, otra nueva app, propone regalar las cosas que ya no se usan para romper el círculo del consumismo salvaje.

Ilustración de Lalalimola
20

La pirueta definitiva de Simone Biles

Por Amaya Iríbar

Simone Biles se convirtió en una estrella mundial hace cuatro años en los Juegos Olímpicos de Río. Sus mortales pavorosos, su técnica impecable, un carácter extrovertido y genial y una capacidad de mejora infinita le han permitido agigantar su leyenda desde entonces con nuevos triunfos, más medallas y nuevas acrobacias imposibles. La estadounidense, de 22 años, tiene ante sí ahora un nuevo reto: revalidar su título olímpico en Tokio 2020, algo que no sucede en la gimnasia femenina desde 1968 (cuando se impuso por segunda vez la checa Vera Caslavska). Los Juegos son una excusa para disfrutar de una de las deportistas más electrizantes del momento. Con un pasado difícil —hija de toxicómanos, fue adoptada por su abuelo materno y su segunda mujer tras pasar por varias casas de acogida y, ya adulta, reconoció haber sido uno de los centenares de víctimas del depredador sexual Larry Nassar—, Biles se ha reinventado en una mujer fuerte y es capaz de ver lo que necesita en cada momento. Por eso se alejó durante un año de los entrenamientos. Y por eso volvió con un nuevo plan, igual de exigente pero adaptado a su nueva vida adulta. El resultado: sus nuevos ejercicios la hacen más intratable que nunca. Y no pierde desde 2013.

Ilustración de Alexandra España

Archivado En:

¿y tú qué piensas?

Normas