Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El frailecillo que se rascó con un palo

El sorprendente vídeo de una pequeña ave marina amplía hacia especies inesperadas el abanico de animales capaces de usar herramientas

Tres fotogramas del ave usando el palito. En el vídeo, también se muestra al frailecillo preparando el nido.

Cuando Jane Goodall vio al chimpancé David Greybeard usar una rama para pescar termitas, en 1960, se difuminó de golpe una línea imaginaria que nos separaba del resto de animales: usar herramientas ya no era lo que nos distinguía a los humanos. Ahora sabemos que el abanico de especies capaces de utilizar herramientas es muy amplio, en familias muy distintas, desde aves a elefantes, además de los grandes simios. Y aun así, la ciencia se sigue llevando sorpresas al descubrir algunos comportamientos extraordinarios en especies inesperadas. Como, por ejemplo, los frailecillos que usan un palo para rascarse.

"Muchas más especies también pueden estar usando herramientas, pero no las hemos observado todavía", afirma Fayet

Esta pequeña ave marina que habita en las frías aguas del Atlántico Norte ha sido vista por dos grupos distintos, en territorios muy alejados, realizando este gesto nada convencional. La primera vez fue un equipo de la Universidad de Oxford en Gales, en 2014. Un frailecillo se había llevado el palo hasta el agua y allí, mientras flotaba, usó la herramienta para rascarse el lomo. Más recientemente, una cámara del Centro de Investigación de la Naturaleza del Sur de Islandia capturó este comportamiento en un frailecillo en una pequeña isla islandesa, aunque en este caso se rascaba el pecho, cómo puede observarse en el vídeo. En ese momento, en 2018, esa población sufría una importante infestación de garrapatas, lo que pudo estar detrás de este gesto.

"Observamos el comportamiento dos veces en dos poblaciones diferentes, y ambas observaciones sugieren que el comportamiento fue intencionado. Los frailecillos no estaban recolectando material para el nido, doblaron la cabeza, apuntaron el palo hacia su cuerpo y lo movieron hacia sí mismos; esto sugiere que muy probablemente intentaban usarlo para rascarse", explica Annette Fayet, investigadora de la Universidad de Oxford y autora principal de este estudio que publica PNAS.

Fayet considera probable que este comportamiento apareciera por casualidad, pero dada su utilidad pudo extenderse más tarde a otras aves o volverse más común. "Actualmente el comportamiento es raro, pero esto no niega su existencia o importancia", añade, en referencia a otros muchos ejemplos de uso de herramientas en otras especies que son "casuales" porque no son realizados por cada individuo en una población. "Saber en qué condiciones el comportamiento podría volverse más común nos ayudará a comprender qué impulsa la aparición del uso de herramientas en animales: por ejemplo, temporadas en las que los parásitos son particularmente frecuentes", como el año pasado en esa comunidad islandesa.

Son muchas las aves salvajes a las que se ha visto usando herramientas, como los inteligentísimos córvidos, pero nunca antes en la familia de las aves marinas

Las explicaciones de Fayet coinciden con lo que cuenta Jennifer Ackerman en su libro El ingenio de las aves: "Los comportamientos que parecen extraordinarios o inteligentes pueden surgir de procesos simples o reflejos". Por eso es tan interesante este descubrimiento, porque de confirmarse estaríamos hablando del uso de herramientas con un propósito que solo se había observado en grandes simios y elefantes, dos de las mayores inteligencias del planeta. "Nuestras observaciones por sí solas no pueden resolver el enigma de la evolución del uso de herramientas animales, pero destacan la importancia de ampliar esa discusión a un marco más amplio. Muchas más especies también pueden estar usándolas, pero no las hemos observado todavía", afirma Fayet. La inteligencia animal aplicada a utensilios se disemina poco a poco por toda la fauna y con fines más inesperados.

Son muchas las aves salvajes a las que se ha visto usando herramientas, como los inteligentísimos córvidos, pero nunca antes en la familia de las aves marinas. Además, nunca antes se había visto a un ave salvaje usar herramientas para el cuidado personal, porque generalmente se emplean para alimentarse. Salvo en un caso, el de los baños de hormigas que se dan algunas aves para aprovechar las toxinas que desprenden los insectos para desinfectarse. "Las capacidades cognitivas de las aves marinas pueden haber sido subestimadas", subraya Fayet.

En este caso, los frailecillos son unos animales cuyo contexto específico les obliga a estrujar al máximo sus comparativamente pequeños cerebros. Por ejemplo, cuando están alimentando a su polluelo deben tomar decisiones muy complejas en el plano espacial y temporal, como explica Fayet: Ambos progenitores tienen que volar al mar para obtener alimento para el polluelo, independientemente, para alimentarlo y alimentarse regularmente. "Si uno de los padres realiza un viaje largo para alimentarse, el otro compensará haciendo muchos pequeños viajes cortos para alimentar al polluelo, y luego cambiarán. Coordinar tales actividades es un problema complejo de optimización que son capaces de resolver. Esto requiere flexibilidad de comportamiento y aprendizaje", explica la bióloga. Como resume Ackerman en su libro: "Parece que para las aves es la calidad de las relaciones, y no la cantidad, lo que demanda una mayor capacidad intelectual".

Puede escribirnos a javier@esmateria.com o seguir a Materia en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirse aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información