Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis del clima y de la biodiversidad, foco de la ceremonia de los Premios Fronteras

La Fundación BBVA reclama en la entrega de sus galardones compromiso con la protección del planeta

Aurresku de honor a los galardonados, previo a la ceremonia de entrega de los Premios Fronteras. Ampliar foto
Aurresku de honor a los galardonados, previo a la ceremonia de entrega de los Premios Fronteras.

Doce retratos sonríen a los peatones de Bilbao desde carteles que engalanan las farolas de la ciudad. Son fotografías de los reputados investigadores y creadores que han recogido este martes los undécimos Premios Fronteras del Conocimiento. La Fundación BBVA concede los galardones en una ceremonia que este año se ha trasladado desde Madrid al Palacio Euskalduna de la capital vizkaína, y que ha contado con intervenciones de la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez, y del lehendakari, Íñigo Urkullu.

El presidente de la Fundación BBVA, Carlos Torres Vila, ha destacado el papel de la ciencia para hacer frente a la crisis del clima y de la biodiversidad. Aunque los premios están repartidos en ocho categorías —cada una dotada con 400 000 euros— escogidas para reflejar “el mapa del conocimiento del siglo XXI”, dan especial importancia a los desafíos medioambientales. Un galardón está reservado para académicos del Cambio Climático, que este año se reparte entre tres ganadores, y otro para científicos de Ecología y Biología de la Conservación, compartido en esta edición por dos investigadoras.

"La humanidad no ha tenido nunca tanta responsabilidad como ahora", dice el presidente de la Fundación BBVA, Carlos Torres Vila

“El cambio climático, la crisis de biodiversidad o la desigualdad son retos cuyas consecuencias futuras pueden ser mucho más graves si no actuamos ya”, ha declarado Torres Vila en su discurso. “La humanidad no ha tenido nunca tanta responsabilidad como ahora; las acciones que hoy tomemos pueden transformar para siempre nuestro planeta y condicionar de manera trascendental a las generaciones futuras”. La presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, ha señalado además que la ciencia no se limita a identificar los riesgos medioambientales, sino que es “desde donde se trabaja más activamente para diseñar soluciones”. El CSIC colabora con la organización de los premios desde que se crearon en 2008.

Los jurados independientes que fallan cada uno de los Premios Fronteras del Conocimiento valoran especialmente las contribuciones que abren vías o campos nuevos de investigación, así como las de carácter interdisciplinar. El lehendakari Íñigo Urkullu ha cerrado la ceremonia diciendo: “La palabra ‘frontera’ se usa hoy como sinónimo de división y desconfianza. Estos premios utilizan la palabra frontera como horizonte, como espacio para compartir, enriquecer el conocimiento y la experiencia; una oportunidad para sumar y crecer en bienestar y justicia social”.

Premios en medioambiente

En la categoría de Cambio Climático, tres científicos de distintos países han sido premiados por “detectar, entender y proyectar la respuesta del nivel del mar al cambio climático debido a la acción humana”. Anny Cazenave, de Francia, John Church, de Australia y Jonathan Gregory, de Reino Unido, han agradecido a la Fundación BBVA por reconocer este enorme problema que ya es irreversible. “El aumento en el nivel del mar afectará las vidas de millones de personas en este siglo —de decenas a cientos de millones—, lo que se traducirá en grandes cifras de desplazados en todo el mundo y billones de dólares en costes. Y persistirá durante muchos siglos”, han advertido. El enfoque ahora, insisten, debe estar en mitigar las causas y adaptarse a las consecuencias.

"El aumento en el nivel del mar afectará las vidas de millones de personas en este siglo. Y persistirá durante muchos siglos", alertan los expertos en cambio climático

La británica Georgina Mace y la estadounidense Gretchen Daily han compartido el premio en Biología y Ecología de la Conservación por aplicar el conocimiento científico directamente a la protección de la biodiversidad. Mace elaboró los criterios que determinan la inclusión de las especies en la Lista Roja de la Unión Internacional de Conservación para la Naturaleza (UICN). Daily ha desarrollado un programa para identificar las acciones de restauración medioambiental que reportarán mayores beneficios. “Es alentador ver el compromiso de los jóvenes, las poblaciones locales, las ciudades, las empresas y la industria, en un momento en que los gobiernos de muchos países están centrados en otras cuestiones”, han dicho en su discurso.

Premios en humanidades y artes

En Economía, Finanzas y Gestión de Empresas, el galardón ha sido para la estadounidense Claudia Goldin, pionera en el análisis de las causas de la brecha de género —una desigualdad que, asegura, “sigue vigente, y puede que siga siempre”—. El filósofo y lingüista Noam Chomsky, también de EE UU, ha recibido el premio en Humanidades y Ciencias Sociales, aunque no ha podido estar en Bilbao para recogerlo por problemas de salud. El jurado lo escogió “por sus contribuciones sin parangón al estudio del lenguaje humano”.

La brecha de género “sigue vigente, y puede que siga siempre”, afirma la economista premiada Claudia Goldin

John Adams, compositor americano, ha ganado en la categoría de Música y Ópera por distinguirse de los demás músicos contemporáneos gracias a su compromiso con el público. Durante su discurso, ha recordado cómo huyó del individualismo que caracterizó a su generación para “abordar con la música los mitos colectivos de nuestro tiempo”, como “la identidad y aspiración nacionales, o la profunda complejidad psicológica de la experiencia humana”. La noche anterior a la entrega de premios, el Palacio Euskalduna acogió a la Orquesta Sinfónica de Euskadi en un concierto homenaje a los premiados, donde se interpretó la sinfonía Harmonielehre compuesta por el propio Adams.

Premios en ciencias y tecnología

Los cuatro laureados restantes investigan las ciencias naturales y la tecnología. Jeffrey Gordon, médico y académico estadounidense, ha recibido el premio en Biología y Biomedicina por descubrir el papel que juegan las bacterias del intestino en la salud humana. Sus investigaciones han abierto un campo nuevo de ciencia básica y varias vías de investigación para la búsqueda de tratamientos contra enfermedades serias como la colitis o la obesidad. Ha dado la vuelta a nuestra percepción de las bacterias, diciendo: “Vernos a nosotros mismos como una espléndida colección de partes humanas y microbianas en interacción nos enseña que no viajamos por la vida en solitario”.

Por su descubrimiento de los materiales topológicos —conductores en la superficie, aislantes en el interior—, los estadounidenses Charles Kane y Eugene Mele comparten el premio de Ciencias Básicas. “Por un lado, [son] materiales reales que se pueden coger con las manos”, han dicho, “por otro lado, nuestro modo de comprender estos materiales descansa en una elegante lógica matemática”. Su logro ha sido llevar al terreno tangible la belleza teórica de la física. Finalmente, Ivan Sutherland, también de EE UU, ha recibido el premio en la categoría de Tecnologías de la Información y la Comunicación. Él es el creador del primer sistema gráfico de interacción entre persona y máquina, pero además inventó el primer casco de realidad virtual, tras ver a un piloto usar un casco en el que recibía las imágenes de una cámara instalada en el exterior de su helicóptero. “Los que amplían las fronteras del conocimiento no lo hacen por el reconocimiento personal; lo hacen, como en mi caso, por la emoción de llegar donde nadie ha llegado antes”, ha afirmado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >