Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Millie Bobby Brown, una carrera a todo gas

Con solo 15 años, la actriz de 'Stranger Things' y embajadora de UNICEF se ha convertido en un icono de estilo y en un modelo a seguir por su activismo contra el acoso escolar y en las redes

Millie Bobby Brown, durante el estreno de Godzilla.
Millie Bobby Brown, durante el estreno de Godzilla. PA Wire/PA Images

Millie Bobby Brown tenía solo 12 años cuando el personaje de Once en Stranger Things la convirtió en una actriz famosa. Pero en los tres años que han transcurrido desde entonces, esta adolescente nacida en Marbella de padres ingleses, y criada entre Reino Unido y Estados Unidos, ha recorrido el camino que separa la popularidad del estrellato con una facilidad pasmosa. La actriz presenta ahora su primera película, Godzilla: Rey de los Monstruos, uno de esos productos concebidos para arrasar en las taquillas estivales (a los cines españoles llega el 21 de junio). Aún más esperado es el regreso de Stranger Things, la serie que, en la vida real, también puso su mundo “del revés” (Netflix estrena la tercera temporada el 4 de julio). Y, aunque hacerse mayor delante de una cámara no es cosa fácil –sobran los ejemplos, de Lindsay Lohan a Macaulay Culkin–, ella parece estar sorteando el trance con una madurez insólita que se extiende al resto de facetas de su vida, en la que ha peleado contra monstruos mucho más reales que el Demogorgon.

Cuando en 2018 Millie se convirtió en la persona más joven en aparecer en la lista de los 100 más influyentes del mundo de la revista Time, el actor Aaron Paul escribió de ella: “De algún modo entiende la experiencia humana como si la hubiera vivido durante mil años”. Ese mismo año UNICEF la nombró embajadora de buena voluntad; un cargo que ninguna chica de 14 años había ostentado hasta entonces, y la actriz utiliza su posición para alertar contra el acoso infantil, ya sea en los colegios o en las redes sociales. Ella ha padecido los dos. Según le contó a Orlando Bloom en una entrevista para el número de mayo del Glamour británico, dedicado al activismo, cuando vivía en Inglaterra tuvo que cambiar de escuela debido al bullying que le hacían, y que le provocó “un montón de ansiedad y problemas con los que todavía estoy lidiando hoy”. En esa misma charla aseguraba querer combatir la negatividad en las redes sociales –“lo he experimentado; es como una enfermedad”– y convertirlas en “un lugar feliz”. Ella nunca lee los comentarios, y dejó de ser activa en Twitter cuando varios trolls utilizaron su imagen en una serie de memes homófobos y posts ofensivos. Sí mantiene la cuenta de Instagram, donde suma casi 19 millones de seguidores.

Brown también tiene un tremendo tirón entre las firmas de moda. Contaba solo con 12 años cuando protagonizó una campaña de Calvin Klein, entonces bajo la batuta creativa de Raf Simons. Y de esa firma era precisamente la camisa vaquera con la que, en marzo de 2018, recogió el premio a actriz favorita de televisión de los Kids' Choice Awards. Pero lo importante de esa prenda no estaba en la etiqueta, sino en la espalda, que llevaba escrito el nombre de las 17 víctimas del tiroteo de Parkland: ese mismo día se había celebrado la manifestación March for Our Lives, y Brown decidió convertir su outfit en un alegato por el control de armas. Ahora presta su imagen a Moncler o Converse, pero también se deja querer por las grandes casas de costura (en las premières de Godzilla ha vestido de Dior, Valentino u Oscar de la Renta) y ha fichado por la todopoderosa agencia de modelos IMG.

Millie Bobby Brown, estrella de 'Stranger Things'.
Millie Bobby Brown, estrella de 'Stranger Things'. WireImage

Tanta precocidad, sin embargo, ha alentado el debate sobre la sexualización –alimentada por algunos medios– de los niños actores en general y de ella en particular. Sirva de ejemplo el número de junio de la edición de Singapur de Harper's Bazaar, en el que Millie (que el pasado febrero cumplió 15 años), ocupa la portada con un estilismo –total look de Celine formado por pantalón de pinzas, blusa de seda y blazer de lana, y joyas de Cartier– más propio de una treintañera sofisticada. El título de portada, Millie Bobby Brown. La estrella de Stranger Things habla de Twitter y de esos rumores con Drake, alude a la tan comentada amistad de la actriz con el rapero de 32 años, del que ha contado que la ayuda y le da consejos sobre los chicos. Y, en la entrevista, también se ve obligada a desmentir que esté saliendo con Romeo Beckham (“Somos amigos desde hace tiempo, es una gran persona, pero es muy raro y arbitrario que la gente piense eso”, explica). La revista W fue todavía un poco más lejos cuando, en agosto de 2017, listaron a Brown –de entonces 13 años– junto a actores adultos bajo el titular “Por qué la televisión es más sexy que nunca”. Su compañero en Stranger Things, Finn Wolfhard –que acaba de debutar como nueva imagen de Yves Saint Laurent–, también vivió una situación incómoda cuando, a los 14 años, fue etiquetado en Instagram por la modelo de 27 Ali Michael con el texto: “Llámame en cuatro años”.

A Brown la han nominado dos veces a los Emmy; gana 350.000 dólares por capítulo, según Variety; se pasea por los late night shows como si llevara toda una vida haciéndolo (su Beat Battle con Jimmy Fallon de hace unos días ya supera los dos millones de visionados en YouTube); y va a producir su primera serie, Enola Holmes, donde hará de hermana del famoso detective. “En el set no quiero ser tratada como una menor, aunque lo sea. No estoy ahí para que me traten como a una niña, sino como a una compañera de trabajo, y mi opinión debe ser considerada como tal”, exigió en Glamour. Pero, por muy deprisa que esté viviendo, sigue teniendo que pedirle permiso a sus padres para tener una mascota, y aún no ha terminado el instituto. Que ya no sea una niña no quiere decir que sea una adulta. En el tráiler de la próxima temporada de Stranger Things se oye decir a uno de los chavales que ya no son unos críos, y la actriz está navegando –con éxito– esa misma transición.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >