Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los famosos que reniegan de Twitter

Dulceida, Javier Ambrossi y Millie Bobby Brown cierran sus cuentas en la red social por la agresividad de algunos de sus usuarios

Millie Bobby Brown en un evento en Los Ángeles (California, EE UU) en marzo de 2018.
Millie Bobby Brown en un evento en Los Ángeles (California, EE UU) en marzo de 2018. GTRESONLINE

Se acabó. El mal rollo, los insultos, los trolls. Cada vez más hartos un goteo de famosos abandona Twitter. Esta semana ha habido dos casos sonados. Por un lado Dulceida— la influencerpor excelencia— que en realidad de llama: Aida Domenech acumulaba más de 2,3 millones de seguidores en la Red, pero el martes dijo basta y cerró su cuenta. La siguiente fue la actriz Millie Bobby Brown, Eleven en Stranger Things, 14 años que se marchó el miércoles. Unos memes utilizando su imagen para promover la homofobia han hecho que abandone... ¿Para siempre?

Por la reacción del círculo más cercano de Dulceida parece que, en su caso, al menos va para largo. Fuentes de su entorno aseguran que ha sido una decisión muy meditada. “No ha sido algo particular, por una foto. Es una decisión meditada”, afirman en referencia a la imagen de un grupo de amigas suyas, influencers, posando abrazadas con bikinis y bañadores de su firma. Cuerpos perfectos, foto ideal, multitud de críticas. “Cuando entra en Twitter, Aida lo que ve es odio y faltas de respeto. Ella promueve otro tipo de sentimientos. No se mete con nadie, está fuera de esas cosas. Twitter no le aportaba nada”, aseguran en su círculo. “No es particular ni solo por ataques a ella, es por la falta de respeto generalizada”.

My giiirrrlzzzzz 💕 #DStravels @dulceidashop

Una publicación compartida de Aida Domenech (@dulceida) el

“Lo sentimos, esa página no existe”. Ese es el mensaje que encontrarán quienes busquen a Dulceida y a Millie Bobby Brown en la Red. También sucederá con Javier Ambrossi, mitad del dúo creativo que forma junto a su pareja y socio, Javier Calvo. El cocreador de La Llamada o Paquita Salas dio el portazo, parece que definitivo, a primeros de abril. “Fui un pionero, ¿eh?”, ríe Ambrossi, antes de ponerse muy serio. “Le he dado muchas vueltas, he querido armar un discurso. Creo que esto es más importante de lo que parece”.

Tiene clarísimos sus motivos. "Para empezar, que una empresa privada se lleve millones en nombre de una mal llamada libertad de expresión no me parece bien. Se enriquecen a partir de trolls, de sufrimientos, de mentiras”, asegura Ambrossi, que se fue harto de críticas, de despertarse cada mañana en medio de un huracán de críticas y mal ambiente. Incluso de mentiras: “Alguien dijo que [en el rodaje de Paquita Salas] no habíamos respetado el derecho a huelga el 8-M. No era verdad. Pero ese bulo crece y llega a miles de personas. ¿Qué haces entonces”.

A Ambrossi se le abrieron los ojos del todo cuando Sergio V. Santesteban, guionista de Allí abajo, hizo un chiste sobre Andalucía y Twitter le devoró. “¡Se le amenazó de muerte!”, se asombra. “Somos cada vez más radicales, y en un mundo cada vez más complejo las redes no permiten hacer un discurso con matices, entonces todo es blanco o negro. Y muchas veces desde el anonimato”, argumenta el creador, que no deja de ensalzar los valores de la red, que también le ha ayudado en algunas ocasiones.

Javier Ambrossi y Javier Calvo en los premios Goya, el 3 de febrero en Madrid. ampliar foto
Javier Ambrossi y Javier Calvo en los premios Goya, el 3 de febrero en Madrid. WireImage

Hay empresas que analizan la actividad de los famosos en Red y lo tienen claro: Twitter cae. La consultora de análisis de marca de influencers Personality Media afirma que una publicación de Twitter de este tipo de personajes tiene 1.000 interacciones, frente a las 37.000 de Instagram; por tanto es la menos interesante para personajes y marcas. Para su director, Santiago de Mollinedo, "Twitter está siendo la más abandonada. Es la más agresiva, donde el personaje público se ve atacado con más facilidad". "Consumidores e influencers se sienten más cómodos con el mundo perfecto que muestra Instagram", afirman.

Ambrossi reconoce que su salida es un “gesto simbólico”, pero cree que puede ayudar a que usuarios y seguidores se den cuenta de la importancia de la Red. “Somos personas, detrás de cada cuenta hay alguien”, afirma Ambrossi, en un gesto que recuerda al de La Vecina Rubia, el célebre perfil (un millón de seguidores en Instagram, 450.000 en Twitter) al que también le han falseado ciertos tuits y que aseguraba: “Detrás de cada pantalla hay un corazón, un pelazo, una persona. Piensa en si lo que le vas a decir a esa persona en un comentario se lo dirías por la calle o si solo lo dices porque estás detrás de una pantalla”.

Instagram parece la alternativa. "Me gustan sus Stories, la inmediatez, contarlo todo en imágenes", afirma Ambrossi. Solo le han atacado en ella dos veces: por colgar un beso con Javier Calvo y por alabar el Gobierno paritario de Pedro Sánchez. Pero seguirá allí. También Dulceida: “Por supuesto”, afirman en su entorno, que asegura que es un medio “natural, transparente, como ella”. La cuestión del rédito económico también cuenta.

El valor de un tuit

Según la consultora Personality Media, la cotización de Twitter ha caído en los últimos dos años. Lo explica su director, Santiago de Mollinedo, a través de una serie de datos extraídos al analizar la actividad de los 300 personajes más influentes en Twitter, Facebook e Instagram durante tres meses de 2016 y los tres mismos meses de 2018.

"En tres meses (de 2016), las 300 celebrities más importantes hicieron unos 115 posts de media en Facebook. Este mismo año han hecho unos 46: caen un 62%", explica De Mollinedo. En Twitter la cosa va aún peor: "Pasan de 168,8 publicaciones de media a 100,69: eso es una caída de más del 40%".

Instagram es la que más rédito da, especialmente por el llamado engagement, es decir, la interacción de seguidores y otros usuarios de interactuar (dar me gusta, compartir o incluso comprar un producto anunciado). Según los datos extraídos para EL PAÍS, el ratio de engagement de Facebook es de 0,34 por publicación, el de Twitter de 0,22 y el de Instagram de 4,78. De media, una publicación colgada por uno de estos influencers en Facebook conlleva casi 2.500 interacciones, en Twitter casi 1.100 y en Instagram más de 37.300.

Más información