Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dolor de oído por una infección es típico en los niños, y ya hay una 'app' para diagnosticarla en casa

Entre un 80% y un 90% de todos los niños la padecen al menos una vez, según la Asociación Española de Pediatría

Que un niño se queje de dolor en los oídos es bastante común y es muy probable que el motivo de la molestia se deba a una otitis media, "una de las infecciones infantiles más frecuentes, que afecta a entre un 80% y un 90% de todos los menores durante los primeros años de vida", según apuntan desde la Asociación Española de Pediatría (AEP). La molestia es el síntoma más frecuente pero esta infección puede estar también acompañada de fiebre y aparecer tras un resfriado común.

Lo habitual es que la visita al pediatra, quien se encarga de realizar el diagnóstico y recetar los medicamentos necesarios, llegue una vez el niño haya verbalizado el dolor, pero este proceso podría cambiar gracias a una aplicación móvil que logra detectar la infección en casa y que, hasta ahora, solo ha sido presentada en un estudio científico.

La nueva app, desarrollada por un equipo de científicos de la Universidad de Washington en Seattle (EE UU), nota los fluidos que se sitúan en el oído medio y causan la otitis utilizando únicamente un trozo de papel, el altavoz y el micrófono del móvil. El terminal se acopla al papel, cuya punta se pone sobre el oído del niño, y envía una serie de sonidos al interior del órgano auditivo. Según el eco que recibe de vuelta, el programa informático de la app puede determinar si hay líquido procedente de una infección o no.

Según los resultados del estudio, en el que los científicos han robado su funcionamiento en 98 orejas de pacientes de pediatría (son pocos, por lo que están preparando muestras más significativas), la aplicación funciona mejor que algunos de los sistemas de reflectometría acústica que se comercializan actualmente. Además, se trata de un sistema muy sencillo de usar, aseguran los investigadores: "Puede ser utilizado por los padres de los pacientes sin ningún tipo de entrenamiento médico". Desde su punto de vista, eso podría ayudar a acelerar los diagnósticos de esta común infección infantil.

Una vez detectada, el médico será quien tenga que decidir el tratamiento, que suele ser a base de antitérmicos durante unos dos o tres días, según la AEP. Pasado este tiempo el 80% de las infecciones desaparecen.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información