Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las niñas quieren ser líderes... si las dejan

Una encuesta a 10.000 chicas de 19 países revela que el 76% aspira a ocupar altos puestos en su comunidad, carrera o país, pero creen que tendrán que esforzarse más que los varones

Las niñas quieren ser líderes... si las dejan

Una carrera de obstáculos. Así ven las niñas su camino hacia el liderazgo. Una encuesta a 10.000 jóvenes de 19 países revela que el 76% de ellas aspira a ocupar altas posiciones en sus comunidades, carreras y países, pero creen que lo tendrán muy difícil, al menos, más que los varones. "El clavo que sobresale se aplasta", respondía una joven japonesa que ha participado en el estudio de la ONG Plan Internacional y el Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios.

"Las niñas nombran a la discriminación de género, el sexismo flagrante y los estereotipos como barreras", escriben las autoras del informe, titulado Tomamos la iniciativa: las niñas y jóvenes cambian los rostros del liderazgo. El 60% piensa que las mujeres tienen que trabajar más duro para ser respetadas. Prácticamente todas, el 93%, cree que las que alcancen el liderazgo habrán tenido que experimentar "contacto físico no deseado", y una vez en la cima no serán tratadas igual que los hombres.

Para Anne-Birgitte Albrectser, directora ejecutiva de Plan Internacional, estas respuestas son el resultado de "la dura verdad" que ven las niñas. Solo el 24% de los parlamentarios en el mundo son mujeres, según datos de la Unión Interparlamentaria. El mismo porcentaje que han alcanzado roles ejecutivos en el mundo empresarial. Y eso que en los últimos años se han producido progresos en ambos casos, si bien con altibajos y a un ritmo lento.

Pese a su confianza en su capacidad de liderazgo —solo el 5% dijo no tener ninguna—, este tipo de percepciones sobre lo que les espera y lo que la sociedad considera apropiado para ellas, suponen un freno para las jóvenes. "Todas son conscientes de que las sociedades reconocen a los hombres como líderes. Y perciben que cuando una mujer alcanza algo de poder, son criticadas", apunta Jacqueline Gallinetti, unas de las autoras del estudio, en una conversación telefónica.

El 93% de las encuestadas cree que las mujeres que alcancen el liderazgo habrán tenido que experimentar "contacto físico no deseado"

La clave para superar la parálisis o desazón es "no callarse, no tener miedo". Así lo cree la antropóloga Mercedes Fernández-Martorell, profesora en la Universidad de Barcelona. En su opinión, el temor que durante siglos han experimentado las mujeres está desapareciendo. "Antes nos quemaban vivas, nos decían que fuéramos buenas porque de lo contrario se nos consideraría prostitutas, como si ellas fueran enemigas", explica. Pero ahora "algo se está haciendo bien", opina, si las chicas se atreven a expresar sus aspiraciones como hacen las encuestadas para el estudio.

Erika, ecuatoriana de 19 años, pudo saltarse las barreras de los estereotipos y culturales. No fue fácil pues su comunidad, asegura, es muy patriarcal. Ella dice que lo consiguió porque cree en ella misma. Aunque como mujer, indígena y sin recursos no se suponía que debía llegar a la universidad, hoy estudia Arquitectura. Escogió esta formación porque le gusta, pero tenía además otro incentivo. "Para desafiar los patrones de que esta carrera es para hombres y gente con dinero", explica por teléfono desde Vancouver, donde participa en la conferencia internacional sobre los derechos de las mujeres Women Deliver como miembro de la red de jóvenes de Plan Internacional. "De nosotras se espera que estemos con los animales y los hijos, que son los que nos cuidarán en el futuro", lanza. "Pero aquí estoy, soy el claro ejemplo de que las niñas podemos cambiar el mundo".

Ese ímpetu por transformar sus sociedades es lo que explica, en opinión de Jacqueline Gallinetti, unas de las autoras del estudio, de que las niñas de los países menos desarrollados tengan más ansias de liderazgo que las de países ricos. "El contexto influye mucho, las dificultades que enfrentan, las motiva para querer cambiar sus países desde dentro", explica. Esta es una de las diferencias geográficas que encontraron entre los 19 países analizados: Benín, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos, Filipinas, Finlandia, Honduras, India, Japón, Países Bajos, Perú, República Dominicana, Senegal, Sierra Leona, Sudán del Sur, Suecia, Vietnam, Uganda y Zimbabue. "Me parece inaceptable que el lugar de las mujeres solo esté en la casa. Deben estudiar y participar en el cambio de su país", respondió una de las senegalesas encuestadas.

Erika, joven activista ecuatoriana de 19 años, afirma ser la primera indígena que estudia Arquitectura en la universidad en su país.
Erika, joven activista ecuatoriana de 19 años, afirma ser la primera indígena que estudia Arquitectura en la universidad en su país.

Otro factor que influye en las ganas de llegar más alto es la formación. "Cuanto más educadas, más ambición tienen para el futuro", apunta Gallinetti. Por eso, subraya la experta, es clave que las chicas tengan acceso a la mejor educación posible si se las quiere ayudar a conseguir sus sueños de poder.

El informe apunta que el apoyo de la familia, las campañas contra el sexismo desde el sector público y el privado, así como tener modelos femeninos a seguir alientan a las chicas a superar las barreras y perseguir el futuro que desean. "Las niñas aprenden a una edad más temprana que no es apropiado que sean ambiciosas. (...) Los niños reciben más estímulos para ser política ambiciosos por parte de sus familiares, amigos y compañeros", citan las autoras. "La visibilidad de mujeres en posiciones de poder también es un factor importante", agregan. Si otras lo han conseguido, ¿por qué no ellas? "El cambio tiene que empezar en los hogares y las comunidades", razona Erika.

"Mi modelo es mi madre. Siento que no soy nada sin su apoyo. Quiero introducir cambios en mi sociedad inspirándome en ella, ya que también una trabajadora social", dijo una joven india a los investigadores. "En la vida, necesitamos personas nos den ejemplo y nos digan: 'Tú puedes hacerlo'. Alguien que nos anime", pedía una menor de República Dominicana a sus entrevistadores.

Qué es un líder: controlador, asertivo... ¿compasivo?

"Las características que se asocian con ser un líder son los mismos rasgos de carácter que las sociedades asocian con los hombres (controlador, dominante, enérgico, asertivo)", detalla el informe. Las chicas, según los hallazgos del estudio, no solo desean alcanzar posiciones de poder para cambiar sus sociedades, sino que además defienden hacerlo a su manera. "Ellas piensan que las buenas cualidades de un líder son la empatía, que sea alguien comprensivo y compasivo. Estas no son necesariamente las características masculinas del liderazgo", detalla Gallinetti.

Fernández-Martorell asegura que el verdadero líder es quien crea e innova "porque el ser humano tiene que inventar continuamente" para adaptarse. "Aunque nos hagan ver que lo importante es otra cosa" porque para ellos no es fácil asumir que las mujeres son creativas y, por tanto, líderes. De hecho, lo que prueba su argumento es que continuamente, ellos se apropian de las ideas de sus compañeras.

"Quiero ser una lideresa que pueda escuchar y respetar cada opinión y, sin embargo, no ceder ante los demás y dar una buena solución", sentenció una adolescente japonesa.

Gallinetti considera clave que se reconozca que las niñas y mujeres jóvenes "tienen características específicas para el liderazgo, que no son más débiles o peores, que pueden ser tan eficaces como la forma en que los hombres mandan". De hecho, agrega, la diferencia entre unos y otras no es mala, sino que se complementan.

El problema, continúa, es que ellas no tienen las mismas oportunidades, ni el mismo espacio para ser escuchadas y tomar las riendas. "Es muy bueno que tengan estas aspiraciones, pero deben ver que pueden lograrlas. Cuando te topas constantemente con una pared, no te respetan ni escuchan, obviamente, esas aspiraciones van a morir. Depende de las ONG, de los gobiernos y los medios de comunicación permitir que las niñas y mujeres jóvenes tengan un espacio donde sus voces sean escuchadas", zanja Gallinetti. 

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información