nutrición

Así son las madres veganas

Cuatro mujeres narran su experiencia en la crianza de sus hijos que no solo implica una nutrición libre de proteína animal

GETTY

Trabajan, hacen activismo, publican libros, rescatan y adoptan otros animales y están involucradas en diferentes proyectos de concienciación. Leticia Olivares, Sheila García, Estela Nieto y Gloria Carrión son mujeres y madres veganas. Están en la treintena y todas tienen proyectos profesionales que les apasionan y una buena cantidad de seguidores en redes sociales que están atentos a todos sus movimientos. El veganismo es cada vez un movimiento más heterogéneo y plagado de diferentes corrientes de pensamiento. Con una población de 0,2%, según este estudio de Lantern, y siendo las mujeres un 71% de su fuerza activista, según este estudio.

Más información

Uno de los debates más importantes lo lideran las mujeres con respecto al tema de la natalidad. Hay una fuerte corriente de personas que deciden no tener hijos para aliviar la presión medioambiental que ejercemos al planeta. La huella de carbono de tener un hijo se sitúa, según este estudio de la Universidad de Lund, en 58,6 toneladas de CO2 al año en los países desarrollados, lo demuestran también los estudios del Dr. Joseph Poore de la Universidad de Oxford.

“Mi objetivo es dar a conocer y a difundir otro estilo de vida en niños” asegura Lili Olivares, fundadora de Mamás Veganas y creadora de Vegan Expedition en Instagram. “Desde la cuenta lo que quiero es fomentar esa empatía hacia madres que no son veganas pero para promover ese tipo de alimentación: qué pueden incluir en su día a día aunque sus hijos no sean veganos y dar ejemplo” y dice que el objetivo de la cuenta es doble: “normalizar el veganismo en la maternidad porque al final es muy tabú, a la gente le da mucho miedo”.

“Para mí era importante criar a Iris siendo vegana, desde la empatía, y también intentando reducir su huella de carbono”, prosigue Lili quien antes de tener a Iris había adoptado a tres perros preciosos a quienes considera también parte de la familia. “Sé el impacto que tiene, ya solo pensando cuando tienes que comprar pañales... ahí ya te das cuenta de lo que es". Esta forma de pensar conlleva que muchas mujeres veganas sean antinatalistas, así que la población de mamás veganas es aún exigua, pero cada vez tienen más presencia.

“Sentía que podía ser una buena madre, que ser madre me podría enriquecer”, dice Estela Nieto, psicóloga y coautora del libro “Nutrición Esencial” junto a su pareja Iván. Ambos tenían claro que querían ser padres: “Me he sentido más cuestionada por cómo teniendo hijos les obligamos a ser veganos que por el hecho de tener hijos”. En su libro, enseñan a cocinar en familia recetas sencillas que puedan ser fácilmente adaptadas para todos, porque para ellos una familia es “un grupo de personas que se unen para formar un proyecto más grande basado en el amor y en el respeto”. Estela e Iván aprenden tanto de Antu y Jara como el uno del otro. Con respecto a la temida pregunta para todos los padres veganos de si les preocupa que el día de mañana no lo sean, Estela parece que lo tiene muy claro: “Tomarán sus decisiones cuando sean mayores. Nuestra visión ha cambiado. No quiero que crezcan con un sentimiento de odio, ni que todo se reduzca a que nosotros somos buenos porque somos veganos y los demás no porque matan animales”.

Lejos de las alarmas que a veces encontramos en los medios, ninguna ha tenido complicaciones en el embarazo ni tampoco en la crianza con la alimentación. Parece que tanto pediatras como matronas cada vez están más informados de lo que conlleva y no les ponen ningún tipo de trabas al ver que los peques crecen sanos y las madres tienen las analíticas perfectas. “Algo que me llamó mucho la atención, cuando dices que estás embarazada, es que te prohíben cosas. Y todo lo que prohibían eran cosas de animales”, asegura Sheila García, “si te lo prohíben es porque muy bueno no tiene que ser”. Sheila lleva un pequeño refugio de animales en un pueblo de Barcelona junto a su pareja. Conejos, cobayas, pavos, gatos, chinchillas, gallinas, perros, una cabra y un cerdo vietnamita viven lejos del maltrato, el abuso y la explotación en El Refugio de Sheivid. Le pregunto a Sheila cómo es la convivencia de Nannuk, de apenas 15 meses, con el resto de animales y me responde: “Yo no sé si el resto de niños serán iguales, pero creo que este niño es muy especial y muy sensible. El otro día vinieron a vacunar a los animales y cuando un gato se ponía a chillar porque estaba nervioso, él (Nannuk) se ponía a llorar”. En estos momentos Nannuk no llora y ríe a carcajadas mientras juega con su moto eléctrica.

“Siempre he tenido el instinto maternal desarrollado y para mí es algo natural”, dice Gloria Carrión, mujer que cuenta con más de 120.000 seguidores en su Instagram donde enseña que comer sano (plantbased), gracias a una buena planificación en la cocina, puede ser algo fácil, divertido y para toda la familia. Tuvieron a Álvaro hace un par de años: “Ha sido una crianza respetuosa, pero teniendo en cuenta que ambos somos trabajadores y necesitamos nuestro espacio para trabajar, y también él necesita su espacio para desarrollarse en el cole”. Álvaro no es vegano aún porque su padre no lo es, así que Gloria y él tuvieron que llegar a un acuerdo sobre la crianza respetuosa y alimentación de su hijo tanto en casa como en el cole, dice: "quería que se adaptara a lo que le venía. No ponerle esas barreras”. Gracias a la insistencia de Gloria ha conseguido que en el cole se ponga un menú vegetariano para todos los niños dos días a la semana. Con respecto a la crianza de Álvaro, concluye: “le estamos educando desde el respeto, el amor hacia las personas, a los animales y al entorno”.

Para cumpleaños, fiestas y demás situaciones sociales donde la comida es siempre el centro de atención, cada una se organiza como puede, pero desde la casa de Estela e Iván, que ya tienen años de experiencia, quieren que sus hijos sientan que tienen opción en todo momento. “Si hay bocadillo de nocilla, nosotros hacemos un sándwich de crema de cacao. Tratamos de que lleve su merienda vegana y que sea parecida a lo que llevan el resto de niños”. No parece que a Antu, de 5 años, le importe: “Mira mi bocadillo de hummus” o “mi papá me ha hecho estos gofres de avena”, la profesora de Antu les asegura que en el cole no hay ningún problema. Para esta familia de Castilla La Mancha es una suerte, porque solo en el País Vasco, y desde 2012, los comedores escolares ofrecen una opción vegetariana en el menú a quien lo solicite.

Así que llevar este estilo de vida respetuoso con los otros animales, no supone ningún problema ni con el embarazo, ni con la crianza, ni en el colegio o guardería, ni con su entorno más cercano. Parece que todas tienen claro que educar en la empatía es la mejor arma que cuentan como madres para luchar contra la apatía. Con respecto a la polémica sobre tener o no hijos para amortiguar el impacto individual medioambiental, las cuatro se muestran unánimes al respecto: es mucho más lo que tienen en común con otras mujeres que lo que les separa. “Al final hay algo que nos une que es esa compasión, evitar sufrimiento, preservar la tierra… que lo principal son los animales, evidentemente, pero luego hay mucho más: la contaminación o la justicia para los otros humanos que no tienen nada que comer”, dice Estela. “No me puedo imaginar cuando ella tenga mi edad cómo será el mundo. Voy a intentar criar una niña lo más activista y empática posible” concluye Leticia.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50