Los Zuckerberg: familia, trabajo y polémica

Randi, la hermana del fundador de Facebook, relata los motivos por los que se marchó de la red social y reclama más mujeres en Silicon Valley

Mark Zuckerberg en una conferencia en Paris, el pasado mayo.
Mark Zuckerberg en una conferencia en Paris, el pasado mayo.BERTRAND GUAY (AFP)
Más información
La hermana de Mark Zuckerberg deja Facebook para fundar su propia empresa
La ‘primera hermana’ de Silicon Valley
Randi Zuckerberg: "El anonimato debe desaparecer de Internet"

¿Qué hubiera pasado si, en vez de Facebook, Mark Zuckerberg hubiera abierto un McDonald's? No es el planteamiento de una película de un futuro distópico, sino una absoluta realidad. Porque, en vez de formarse en una universidad de prestigio, el hoy multimillonario gurú de Silicon Valley podría haber elegido abrir un restaurante de comida rápida. Antes de matricularse en la universidad, sus padres les dieron ambas opciones. Él eligió el caballo ganador. 

La anécdota familiar la desgrana ahora Randi Zuckerberg, hermana del empresario y que también estuvo presente en los albores de la compañía, de cuyo nacimiento se cumple este febrero 15 años. Randi ya no forma parte de la compañía, y en una larga entrevista con CNN (que se podrá ver completa el próximo 10 de febrero) cuenta algunos de los motivos que le hicieron dejar la empresa y su puesto de directora de márketing en 2011 para montar su propia compañía de medios, llamada R to Z.

"La cuestión de los roles de género en Silicon Valley siempre me han resultado complicada", relata la empresaria, de 36 años y dos años mayor que su hermano, en la entrevista, recogida por el diario Daily Mail. "Amaba lo que hacía en Facebook. Odiaba ser la única mujer en casi cualquier sala en la que estuve durante casi 10 años", confiesa ahora. "Y siempre pensaba, ya sabes, ¡madre mía!, quiero ser parte de la solución, no seguir siendo parte del problema. Así que creo que quizás necesitaba dar un paso fuera de Silicon Valley y comprender en qué punto perdemos a esas mujeres, a esas chicas". 

Pese a que ya no trabajen juntos, Randi y Mark guardan una buena relación personal. De hecho, él decidió salir antes de una reunión con Barack Obama para poder asistir a un estreno de ella en Broadway, que es aficionada a cantar y actuar y tuvo incluso su propio reality show. Cuando su hermano ya había gestado Facebook la contrató, cuando apenas tenía a 50 personas a su cargo. 

Randi Zuckerberg, durante una conferencia en Colombia el pasado junio.
Randi Zuckerberg, durante una conferencia en Colombia el pasado junio.Cordon Press

Ella estuvo entre quienes idearon el célebre logotipo azul de la empresa, y también fue la creadora de Facebook Live, el servicio para publicar vídeos en directo de esta red social. Además tuvo la idea de emitir entrevistas con Oprah Winfrey y Tony Blair —en pleno Foro de Davos— y la investidura de Barack Obama. "Éramos jóvenes e idealistas entonces, me recuerdo a mí misma pensando: 'Oh dios, le estamos dando voz a todo el mundo' y levantarme de la cama emocionada", relata. "No fue hasta años después, cuando vi todo lo que pasaba en el mundo, cuando me desperté y pensé: 'Ay dios, le hemos dado voz a todo, todo el mundo", reflexiona ahora, ya de forma menos positiva. 

Según Randi, Mark "siempre fue talentoso y desarrolló una pasión con los ordenadores, escribiendo código, construyendo juegos y cosas, probando. Muy rápido pudimos ver que era un genio", explica en CNN. "No sé si hablamos alguna vez de nuestros sentimientos, pero pasábamos muchos ratos juntos", contaba en 2011 a este diario acerca de su experiencia en Harvard. Ahora también relata anécdotas de su infancia, como la divertida Nochevieja que pasaron en el año 1999, cuando llegaba el llamado Efecto 2000 que amenazaba con acabar con ordenadores y aparatos electrónicos. Esa noche Mark decidió gastarle una broma a su madre, que estaba obsesionada con las posibles consecuencias del apagón, y cortó la electricidad de su casa a medianoche. "¡El Efecto 2000 está pasando!", empezó a gritar entonces la matriarca. "Fue malvado, pero divertidísimo", cuenta ahora Randi. "Estuvimos castigados muchísimo tiempo, pero mereció la pena". 

Hoy día su relación sigue siendo "cercana", asegura, y de hecho cree que ser una familia tan grande (sus padres, Edward y Karen, ella misma y Mark, cada uno con dos hijos, y dos hermanas menores, Donna y Arielle, de 32 y 29 años) les ha hecho conectarse y conectar con otra gente, siguiendo el modelo de la red social. 

"Facebook era su empresa. Hubo un punto en el que yo quería crear algo por mí misma", relata sobre otro de los motivos que le hizo irse de la empresa. "Una de las cosas de las que me di cuenta era que quería ver un mundo con más representación de mujeres. Y no puedo entender cómo, después de 15 años, ha cambiado tan poco". 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS