Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plataforma de pago para escuchar conciertos desde casa

Segundo Grandio
Segundo Grandío, retratado en su estudio de Galicia, donde produce discos y grabaciones de conciertos en directo que nutren su nueva plataforma.

Exbajista de Siniestro Total y productor de grupos como Burning, Xoel López e Izal, ha creado la plataforma Tolemias, un “Netflix de la música en vivo”. En su catálogo, actuaciones en streaming, documentales y grabaciones de festivales y conciertos.

SEGUNDO GRANDÍO se pone los cascos en su estudio de grabación, Casa de Tolos. La habitación insonorizada era el gallinero de su vivienda de Mañufe (Galicia). Una estructura de piedra rodeada de campo y hórreos y situada a pocos kilómetros del mar. El “paraíso” al que el exbajista de Siniestro Total y productor se mudó en 1992, en el que graba discos desde hace dos décadas (de Burning, Rosendo, Xoel López, Izal, Love of lesbian…) y donde hoy lucha por sacar adelante su proyecto más ambicioso: Tolemias (locuras en gallego). “Una plataforma de pago como Netflix, pero de conciertos”, resume.

Un hórreo en los alrededores del estudio de Segundo Grandío.
Un hórreo en los alrededores del estudio de Segundo Grandío.

De chaval, Grandío soñaba con ser músico y estudiar imagen y sonido. Su padre le convenció para inscribirse en Veterinaria, pero a los 21 años abandonó la carrera y montó con dos amigos Clavicémbalo, un local de música en directo de Lugo. “Al año me llamaron de Siniestro Total para ser su bajista”. Con el grupo de rock gallego compartió 13 años de conciertos, giras internacionales y éxitos como Camino de la cama (que él mismo compuso) o Bailaré sobre tu tumba. “Una de las mejores etapas de mi vida”, recuerda hoy, con 52 años. “Lo dejé porque me apetecía algo más tranquilo. En aquella época conocí a mucha gente del sector. Eso me facilitó el convertirme en productor y ahora crear esta plataforma”.

La lanzaron hace un año, pero la idea se gestó hace cinco. Grandío y su socio, Pablo Casal, tenían la capacidad de grabar los conciertos a los que acudían, pero necesitaban inversión. La consiguieron con R, la compañía telefónica de Galicia, que abrió en su canal de televisión una sección de música en vivo por suscripción bajo demanda. “Empezamos a producir como locos”. Primero bandas emergentes gallegas y luego festivales de música celta y folk como Ortigueira, en Galicia, o Celtic Connections, en Glasgow. Compraron una unidad móvil y empezaron a grabar directos en Inglaterra, Irlanda, Italia, Cabo Verde, Cuba… Recorrieron medio mundo y, tras cuatro años produciendo para R, en 2018 decidieron montar Tolemias. Aunque su prioridad es la nueva plataforma, mantienen activo el canal en R y aspiran a cerrar acuerdos similares.

Segundo Grandío, retratado en su estudio de Galicia, donde produce discos y vídeos de conciertos.
Segundo Grandío, retratado en su estudio de Galicia, donde produce discos y vídeos de conciertos.

“Lo imprescindible es tener una oferta infinita a ojos del espectador”. Cinco personas producen 100 contenidos al año. Seleccionan, editan, montan y suben los vídeos al canal. Hay una suscripción gratuita, con contenidos limitados. Por una tarifa mensual de 5,99 euros, los usuarios tienen acceso a todo el catálogo (1.200 conciertos) y la garantía de encontrar nuevas actuaciones cada semana. Además de lo que producen, un acuerdo con Warner les permite grabar a algunos de sus artistas cuando tocan en España y acceder a su amplio fondo de catálogo. Así incluyen directos de músicos como Fito Cabrales, Eric Clapton, Madonna y Coldplay.

Grandío navega por su nueva plataforma de música en vivo, Tolemias.
Grandío navega por su nueva plataforma de música en vivo, Tolemias.

Esta plataforma para melómanos está ahora disponible en 10 idiomas. “En España cuesta mucho que la gente pague por estos servicios [de momento tienen 5.000 usuarios] y creemos que entrando en países como Reino Unido, India y México podemos lograr el empujón que nos falta”. Otro paso ha sido meterse de pleno en los live streaming. Empezaron a finales de año con conciertos de clásica y registraron una oleada de suscripciones. Ahora han cerrado ese mismo acuerdo con pequeños festivales y la idea es apuntar cada vez más alto. “Ofrecemos a quienes no hayan podido ir que lo vean en directo. Y unos días después subimos a Tolemias el vídeo posproducido para que los usuarios pueden ver una y otra vez ese concierto que tanto les gustó o se perdieron”.

Saben que están en un momento crucial para la empresa. “La curva en la que o despegas definitivamente, o se acaba”. Pero Grandío no se rinde. Tolemias aúna sus dos anhelos de juventud: dedicarse a la música y al sector audiovisual. “El tiempo me ha llevado hacia aquel primer sueño”.