Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aquellos héroes

El mejor homenaje a los que lucharon contra el franquismo es defender la democracia

Manifestación en París en 1969 contra el asesinato de Enrique Ruano.
Manifestación en París en 1969 contra el asesinato de Enrique Ruano. EFE/FUNDACIÓN LARGO CABALLERO

Más que cualquier investigación histórica, varias películas ayudaron a los franceses a entender lo que había ocurrido durante la Ocupación y a poner en duda el relato sobre el que se había fundado la posguerra. No se trataba de franceses heroicos combatiendo en la Resistencia contra los nazis, sino de algo mucho más complicado, más cercano a una guerra civil, en la que algunos colaboraron con los alemanes y otros se opusieron mientras una gran masa esperaba a que pasase la tormenta.

Por ese motivo le gustaba tanto a François Truffaut un filme de Claude Berri titulado El viejo y el niño (1964). Relata la historia de un anciano profundamente antisemita —un mal muy extendido en la Francia de entonces— que acoge a un niño judío al que sus padres quieren esconder. El viejo se convierte en su abuelo adoptivo y entabla una relación de afecto muy profunda con el menor. Truffaut sostenía que reflejaba lo que había ocurrido en Francia durante la Ocupación, porque hablaba de personas que no habían hecho nada, ni en un sentido ni en otro, que habían dejado que el tiempo corriese, que en cierta medida habían conseguido esquivar la historia.

Esto es algo que ha ocurrido en la mayoría de las dictaduras, sin ir más lejos durante las largas y fétidas décadas del franquismo. Por eso es tan importante ser justos y recordar a los que sí hicieron algo, a los que se comprometieron. El domingo se rindió homenaje en Madrid a Enrique Ruano, el estudiante de 21 años asesinado por la policía y sobre el que luego el régimen vertió todas las mentiras posibles para disimularlo como un suicidio. Y también acaba de ganar el premio Comillas, que otorga Tusquets, un libro de Javier Padilla, A finales de enero, que recuerda la historia de Ruano y las de Javier Sauquillo, asesinado en la matanza de Atocha, y su mujer, Dolores González, que sobrevivió gravemente herida, en cuerpo y alma.

No olvidarles; destacar que lo que hicieron fue importante y valiente es una forma de rendirles homenaje. Pero otra manera de recordarles es tomarnos muy en serio la democracia por la que lucharon, darnos cuenta de que no está garantizada, sino que hay que construirla día a día y reivindicarla frente a sus enemigos. No esperar, en fin, a una historia que pueda arrollarnos de nuevo como ocurrió con aquellos jóvenes antifranquistas.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >