Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ‘Arguiñano’ de Kenia

Pamellah Oduor es modelo de emprendedora gracias a las redes sociales: empezó con un grupo de Facebook sobre recetas de su país y ha acabado dirigiendo su propia empresa

La ‘Arguiñano’ de Kenia

Pamellah Oduor ha levantado un pequeño imperio de seguidores de platos kenianos gracias a un simple grupo de Facebook: Vamos a cocinar recetas kenianas. "Antes estaba en otro de cocina internacional, pero no me gustaba lo que publicaban. Eran preparaciones muy poco conocidas en Kenia, así que en 2013 empecé a bromear con la idea de crearlo y acabó teniendo más de 1,5 millones de seguidores", cuenta Oduor.

El principal objetivo del grupo es conseguir que los kenianos vuelvan a la cocina y asegurarse de que preparan platos sanos. Su promotora quiere velar por que en su país las comidas se conviertan en un punto central en torno al cual la familia pueda reunirse y charlar mientras disfruta de un plato caliente y saludable. "A mucha gente que se lo puede permitir le encanta la idea de salir a comer cosas perjudiciales como hamburguesas, pizzas y patatas fritas. También ha habido un aumento de las enfermedades relacionadas con el estilo de vida. En 2015, cuando el grupo llegó a los 75.000 miembros, dejé mi empleo de gerente en un banco de mi ciudad para centrarme en el catering, que era mi segunda ocupación", explica.

Junto con su marido, Oduor dirige Spice Land, una empresa de comidas preparadas que empezó sirviendo a unos cuantos familiares. También organiza cursos de cocina con la condición de que los alumnos monten su propio servicio de catering. Ofrece dos clases de formación. En una sesión de dos o tres horas enseña a principiantes sin conocimientos. El precio del taller es de 2.000 chelines kenianos (17 euros). La segunda modalidad va dirigida a las personas que quieren entrar en el mundo profesional pero no saben bien cómo empezar. Dura 10 días y cuesta 30.000 chelines kenianos (172 euros). "Quiero que mis alumnos entren en el mercado, ya sea como empleados o no. En Spice Land tengo cuatro trabajadores", añade. 

Para garantizar la armonía en el grupo, su fundadora se cerciora de que los miembros entiendan claramente su finalidad. Cada día se une al grupo una media de 3.000 personas. "Tengo que dar mi aprobación a todos los artículos. Me siento desbordada, porque los miembros esperan que esté conectada todo el día para dar el visto bueno a sus contribuciones", comenta.

Las redes en África

Oduor fue propuesta para el Programa de Liderazgo Comunitario de Facebook (FCLP, por sus siglas en inglés), dirigido a dar respuesta a las necesidades de personas reconocidas como líderes de la comunidad. Facebook pidió a los administradores de grupos que cambiaban la vida de la gente sin beneficiarse económicamente de ello que se presentasen al programa. 6.000 personas de todo el mundo enviaron sus solicitudes. "Tuvimos que pasar un proceso completo de entrevistas que incluían una revisión sistemática de tu vida para comprobar que la información remitida era verdadera. Buscaban líderes con una visión clara y fuerte para su comunidad", recuerda Oduor.

Los 115 participantes que salieron elegidos empezaron su beca con una estancia en la sede central de la empresa en California. Había 100 becarios, 10 becarios jóvenes (de menos de 18 años), y cinco residentes. Cada uno de estos últimos fue premiado con un millón de dólares para financiar su iniciativa comunitaria, mientras que los 105 becarios y jóvenes participantes recibieron un máximo de 50.000 dólares para emplearlos en las suyas.

"Durante el tiempo que estuvimos allí se crearon sinergias. Si trabajabas en el sector de la alimentación, hacías equipo con los que se dedicaban a la agricultura. Yo les enseñé la manera de añadir valor a sus cultivos. Por ejemplo, si tenían demasiados tomates, les decía cómo hacer salsa con ellos. Se espera de nosotros que colaboremos desde las distintas partes del mundo. También colaboramos estrechamente con Facebook en la implementación de proyectos para el año siguiente", comenta la emprendedora.

El crecimiento de Facebook en la última media década ha sido impulsado por los países en desarrollo. La empresa ha optimizado constantemente su aplicación para adaptarla a los móviles baratos

Oduor espera ahora capacitar a las mujeres y a los jóvenes, en especial a los chicos, en colaboración con la asociación de agricultores del centro infantil de Makadara, también en el condado de Nairobi, en Kenia. "Son niños de la calle, y en cuanto no reciben los cuidados adecuados, vuelven a ella. En cuanto a las mujeres, las formamos y las animamos a ganarse la vida vendiendo comida local".

El sueño de esta empresaria es que todas las ciudades de Kenia tengan un restaurante dedicado en exclusiva a preparar platos kenianos. "He empezado una campaña para garantizar que el githeri (un plato tradicional keniano a base de maíz y legumbres, fundamentalmente toda clase de judías mezcladas y hervidas juntas) y las hamburguesas no aparezcan en el mismo menú", argumenta.

Los operadores turísticos franceses y estadounidenses también han empezado a vender a sus posibles clientes la idea de cocinar con Oduor. Es la nueva manera de vender Kenia al mundo.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información