Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ingenuidad

No sé si los independistas catalanes se han dado cuenta de que cada día nos caen más gordos

Los CDR durante el corte de la AP-7 en L'Ampolla (Tarragona).
Los CDR durante el corte de la AP-7 en L'Ampolla (Tarragona). Europa Press

Escribir implica posicionarse frente la realidad, pero la realidad no siempre devuelve el guante. Los acontecimientos pueden desarrollarse en una dirección tan imprevista que muchas de mis columnas, con el tiempo, me parecen tontas, erróneas o ingenuas. La de hoy es distinta. Hoy soy consciente de que escribo desde la ingenuidad pero, a lo peor, no tendré más oportunidades. A estas alturas, parece evidente que los independentistas catalanes no aprecian nuestra compañía. La de quienes, fuera de Cataluña, pedimos un referéndum legal, criticamos las cargas del 1-O y la aplicación del 155, nos manifestamos a favor de la libertad provisional de los líderes presos, recibimos la formación del Gobierno de Sánchez como una buena noticia también para el conflicto catalán. Eso fue antes de Eslovenia, de la irrupción de Vox, de la llamada a las barricadas de los CDR. Ahora hemos aprendido que lo que nos parecía una locura —que un porcentaje considerable de la población respondiera al discurso patriotero de las banderas— era una carga de profundidad destinada a estallar con éxito. En eso también fuimos demasiado ingenuos. Tal vez el exceso de ingenuidad se acumula en el aparato digestivo de las personas para pudrirse lentamente y convertirse en otra cosa. Tal vez eso explique la transformación que se ha operado dentro de mí para provocar una reacción que no me gusta, pero existe sin mi permiso. No sé si los independistas catalanes creen que les conviene el hartazgo de quienes más se han esforzado por comprenderles. No sé si piensan que van a llegar más lejos poniendo en peligro a un Gobierno progresista y favoreciendo el retorno de la derecha al poder. Ni siquiera sé si se han dado cuenta de que cada día nos caen más gordos.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información