Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Finanzas

Nueve claves para ahorrar

ahorrar

¿Qué hacer con el dinero? Quienes cuentan con algún remanente se hacen esta pregunta en estas fechas. A continuación, algunas pistas

A DIFERENCIA DE otros propósitos, para los que el inicio del año o la vuelta de vacaciones de verano suele ser el momento más frecuente, el interés por “dónde ahorrar” se despierta en la parte final del año. Estas fechas son propicias para hacer balance de cómo nos ha ido y, si hemos conseguido ahorrar, plantearnos qué hacer con el dinero. A este despertar contribuyen algunas acciones comerciales que nos recuerdan las ventajas fiscales de invertir en ciertos productos de ahorro. Me refiero a los fondos de pensiones y al efecto positivo que sobre el pago de impuestos tienen las aportaciones. Cuando hagamos la declaración de Hacienda nos acordaremos de lo acertado que fue invertir en un plan de pensiones (también cuando nos jubilemos, por cierto). Otros ahorradores optan por amortizar parte del saldo vivo del préstamo hipotecario, aprovechando en este caso la deducción fiscal que implica (ya ve que tener en cuenta el impacto fiscal es una de las claves de un ahorrador inteligente).

Existe un límite anual de amortización con derecho a deducción, al que habitualmente no se llega con las cuotas mensuales. Así, lo más habitual es que se cuente con margen para amortizar parte de la hipoteca (mi recomendación: adelantar vencimiento, ya que reducir el importe de cuotas futuras no optimiza la ventaja fiscal). Porque amortizar hipoteca también es ahorrar, en concreto en nuestra vivienda habitual. Este es un hecho en el que muchos ciudadanos no caen: ahorramos, sí, y mucho (del orden de cuatro veces el PIB), en activos inmobiliarios (tanto primera como, en su caso, segunda residencia). Si no quiere aportar en un plan de pensiones (o porque ha aportado el máximo legal) y si tampoco quiere amortizar parcialmente hipoteca (porque ya lo ha hecho hasta el importe de máxima deducción o porque no tiene deudas), entonces siempre le quedará la alternativa de ahorrar en un depósito bancario. No le descubro nada si le digo que la rentabilidad que le van a ofrecer es del 0% (o muy próxima).

Nueve pasos firmes

— 1. Los depósitos bancarios van a seguir ofreciendo nula rentabilidad, en un contexto de inflación en la zona del 1,5%.

— 2. Tenga en cuenta y aproveche las ventajas fiscales de la inversión y desinversión.

— 3. Sea consciente del nivel de riesgo del producto en el que invierte, así como el horizonte temporal recomendado de inversión y potenciales restricciones en su liquidez.

— 4. Recuerde que amortizar deuda también es ahorrar.

— 5. Rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras (en especial, tras un año tan negativo como 2018).

— 6. Los fondos de inversión siguen siendo la mejor alternativa para ahorrar.

— 7. Es recomendable destinar parte del ahorro a un fondo de pensiones.

— 8. Se está ampliando la oferta de producto disponible, como los fondos de capital riesgo o de préstamos directos.

— 9. Es recomendable contar con un asesoramiento financiero profesional e independiente.

Llevamos en esta situación varios años y todo apunta a que así seguirá durante, al menos, todo 2019. Mala estrategia para mantener la capacidad adquisitiva futura del ahorro si tenemos en cuenta que el próximo año la inflación será del orden del 1,5%. Dejar el dinero parado equivale a perder, seguro, capacidad de compra. ¿Qué propongo? Invertirlo. ¿Qué implica? Asumir riesgos. ¿Cuánto? Dependerá del nivel de riesgo que tolere. Es verdad que este no es buen momento para justificar la inversión en activos financieros, bien sea de forma directa o, la que es mi preferida, vía fondos de inversión. Cuando se analizan los resultados de los tres últimos años se comprueba que se han sufrido pérdidas de forma generalizada. Pero rentabilidades pasadas no implican rentabilidades futuras, por lo que la negativa evolución de estos meses atrás no es un buen predictor de lo que puede pasar en el futuro. Pero, efectivamente, se debe ser consciente de la volatilidad que se debe estar dispuesto a soportar, que en horizontes de inversión a largo plazo suele generar rentabilidad superior a la inflación. ¿La novedad? La existencia de productos que invierten en activos no cotizados. Fondos de capital riesgo (private equity) y de deuda privada (direct lending) se están haciendo un hueco en el ahorro de las familias. Sí, sé que, de momento, solo en las de aquellos con algo más de patrimonio. Pero hace unos años, ni siquiera en las de ellos. Estamos en un proceso de ampliación de la oferta de inversión, de tal forma que, como pasa ya en los países más desarrollados financieramente, el abanico de productos de ahorro se ha ampliado. Conviene, al menos, conocerlos. 

David Cano es socio de AFI y coautor de 'El ahorrador inteligente'.