Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un mimo para cada día

Un mimo para cada día

El origen de los calendarios de Adviento se remonta a la Alemania de finales del siglo XIX. Nacieron como un mecanismo para calcular los días que faltaban para la Nochebuena. A principios del siglo XX su uso se popularizó y surgieron los modelos con dulces que conocemos hoy. Pero el de la imagen no es como la mayoría. No guarda bombones ni caramelos. Tampoco juguetes para los más pequeños. En el interior de sus 25 cajones se esconden velas aromáticas, muestras de fragancias o una suave crema para hidratar la piel. En definitiva, una irresistible selección de artículos para mimarse día tras día durante la Navidad. Se trata de una edición limitada de la firma Diptyque que cuesta 350 euros y que representa un homenaje a los calendarios de Adviento originales. Aquellos que no guardaban chocolate en su interior.