Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estos pequeños genios harán que te plantees qué haces con tu vida

La que no se calla ante Duterte, la joven científica cuyos inventos revolucionan el mundo, el que trae la luz tras un huracán... Seis menores de 16 años que no quieren pasar inadvertidos

infancia
La activista Zuriel Oduwole, en un set en Los Ángeles.

Una estudiante que encabeza las protestas contra el presidente filipino Rodrigo Duterte, un superviviente de un huracán que recauda dinero para llevar luz a su isla, una joven científica que ha inventado un mecanismo para detectar el plomo en el agua, una pequeña empresaria que destina fondos a la protección de las abejas, una realizadora de cine que recorre el mundo como activista por la educación y un emprendedor social que ayuda a los sintecho en su ciudad. La carrera por aportar algo diferente al mundo comenzó muy pronto para estos seis menores de 16 años, a los que parece que les falta tiempo para cumplir todas sus metas.

Shibby Lapeña de Guzman

Una foto publicada por un periódico escolar en Facebook consiguió que medio mundo se fijara en la joven estudiante filipina de 13 años Shibby Lapeña. Fue en noviembre de 2016, durante el funeral de Estado del exdictador del país Ferdinand Marcos en el cementerio de los héroes, cuando miles de ciudadanos se manifestaron contra esta ceremonia. Y allí apareció ella con sus amigos y su megáfono y se hizo viral.

Tres meses antes Rodrigo Duterte había sido elegido presidente de Filipinas y comenzó su cruzada contra las drogas, que se ha traducido en miles de ejecuciones extrajudiciales de supuestos adictos y traficantes. Duterte ha animado a disparar a mujeres en la vagina, ha admitido que asesinó a alguien a puñaladas a los 16 años y ha autorizado a la policía a usar la violencia indiscriminadamente si lo consideran necesario. Ante esto, Shibby Lapeña se ha convertido en el referente de una juventud que no se conforma con esta situación y es la cara visible del movimiento #YouthResist. A mediados de julio, una manifestación masiva demostró la fuerza de estos jóvenes luchadores. Ella se subió al escenario y dijo: "Un mensaje para el Gobierno y su ola de asesinatos: este es el principio del fin".

Mikaila Ulmer

Cuando solo tenía cuatro años, a Mikaila Ulmer, una niña de Texas (EE UU) le picaron dos abejas en poco tiempo. Lo que al principio fue pánico por estos animales se convirtió en interés acerca de las amenazas que se ciernen sobre la especie, así que comenzó a destinar un 10% de los ingresos que sacaba con la venta de limonada a la puerta de su casa a asociaciones en defensa de las abejas. Fundó Me & the Bees Lemonade y poco a poco empezó a vender su producto a tiendas y negocios locales, pero el gran salto llegó cuando la cadena de supermercados Whole Foods compró su producto. Tener dos padres expertos en marketing y negocios y el apoyo de Microsoft seguramente ayudó a la estelar carrera de esta niña que ha llegado a reunirse con el expresidente Barack Obama. Sus beneficios se han multiplicado en este tiempo y, por supuesto, lo que destina a las abejas también.

Salvador Gabriel Colon

A finales de 2017, el huracán María devastó Puerto Rico. La cifra de muertos que dejó a su paso asciende a 2.975 personas y meses después de la catástrofe casi la mitad de la población seguía sin disponer de electricidad. Salvador Gabriel Colon, un estudiante de la isla de 15 años, impulsó unos meses después la iniciativa Light and Hope for Puerto Rico para recaudar fondos con el objetivo de conseguir baterías, lamparas y electrodomésticos portátiles. Consiguió 175.000 dólares con los que entregó, entre otros útiles, más de 3.000 lámparas solares a las familias puertorriqueñas.

"Sabía que había muchas campañas de comida, dinero… La primera idea que se me ocurrió fue sobre la luz. Es un tema de seguridad y salud pública. Imagina no poder ver nada desde las siete de la tarde hasta las seis de la mañana", explicó en una entrevista en la revista Teen Vogue. También ha conseguido importantes donaciones por parte de empresas eléctricas y tras esta experiencia, afirma que quiere seguir emprendiendo proyectos sociales.

Gitanjali Rao

Un escándalo medioambiental en Colorado (EE UU) inspiró a esta pequeña a inventar un sistema revolucionario para medir el nivel de plomo en el agua. Su mecanismo utiliza nanotubos de carbono y un sensor conectado a una aplicación que muestra resultados precisos sobre el nivel de plomo al momento. Con este proyecto logró el año pasado un importante premio científico de Estados Unidos con el que ganó 25.000 dólares. En un momento en el que el movimiento feminista reivindica referentes en el mundo de la ciencia y la tecnología, esta niña es el ejemplo de que el futuro es prometedor. "Mi historia habla sobre cómo podemos encontrar soluciones para la sociedad a través de la ciencia y la tecnología. Tengo 12 años y me encanta pasar mi tiempo libre leyendo cosas en las webs del MIT (Massachusetts Institute of Technology)", contó en una TED Talk en junio de este año.

Zuriel Oduwole

Nacida en California (EE UU), hija de padre nigeriano y madre mauritana y criada entre China, Francia y Estados Unidos. Es una apasionada de sus raíces africanas. Cuando tenía nueve años pidió a sus padres viajar a Ghana para realizar un documental sobre la revolución en ese país, para el que entrevistó a dos de sus presidentes. Ese fue solo el primero de los múltiples viajes y piezas audiovisuales (uno de ellos sobre el ébola) que ha realizado sobre África y que le han llevado a convertirse en una poderosa activista por los derechos y por la educación de las niñas del continente. A sus 16 años, se ha reunido con una treintena de dirigentes africanos para hablar de derechos humanos y de educación y ha dado charlas a más de 26.000 alumnos de 14 países.

Ha sido ponente en los eventos paralelos de la Asamblea de Naciones Unidas varios años, ha ofrecido charlas en varias universidades como la de Columbia y la de Pretoria, es columnista de The Guardian y ha sido incluida en las listas de personas más influyentes de revistas como Forbes o Business Insider.

Jahkil Jackson

Cuando tenía ocho años, este niño lanzó el proyecto I Am, con el objetivo de ayudar a la gente sin techo de su ciudad, Chicago (EE UU) a vivir con más dignidad. Ideó un sistema para producir bolsas con artículos de aseo, calcetines y comida, y distribuirlo entre los más necesitados. En 2016, repartió 1.200 bolsas, un año después llegaron a más de 5.000 y este año asegura que ya va por 6.000. A través de algunos acuerdos ha mandado paquetes a Suazilandia, Guatemala y a los supervivientes de huracanes en Florida, Houston y Puerto Rico. Pero no hay que equivocarse, Jackson, que ahora tiene 12, se considera ante todo un hombre de negocios como le dijo a la revista Forbes en una entrevista: "Quiero tener mi propio equipo de la NBA, así que tengo mucho trabajo por delante".

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información