Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gran encuentro de ida y vuelta de las letras portuguesas

Julián Fuks y Mia Couto, participantes en la categoría de literatura de la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos.
Julián Fuks y Mia Couto, participantes en la categoría de literatura de la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos.

Mia Couto y Julián Fuks son los primeros escritores en lengua portuguesa en participar en la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos.

A Mia Couto y Julián Fuks les separan su edad y su nacionalidad. El primero, uno de los autores más admirados en todo el mundo en lengua portuguesa, nació en Mozambique en la década de los 50 y dio a conocer su voz literaria a través de la poesía, para más tarde adentrarse en la narrativa con novelas como Tierra sonámbula, considerada una de las mejores novelas africanas del siglo XX.

Por su parte, Julián Fuks nació en São Paulo en 1981 y muy pronto se decantó por la crítica literaria, la traducción y su propia obra narrativa, hasta ser considerado una de las grandes promesas en lengua portuguesa. Pero, pese a la distancia física y generacional, a ambos escritores les unen muchas más cosas de las que les separan. La última de ellas, la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos, un programa filantrópico que desde 2002 une a maestros con jóvenes prometedores en distintas disciplinas. Couto y Fuks son los primeros escritores en lengua portuguesa cuyos caminos se cruzan en esta iniciativa.

Julián Fuks y Mia Couto durante los 10 días que pasaron trabajando juntos en Maputo (Mozambique).
Julián Fuks y Mia Couto durante los 10 días que pasaron trabajando juntos en Maputo (Mozambique).

“Ambos somos hijos de inmigrantes”, dice Mia Couto para explicar otros de los puntos en común con su discípulo. El maestro, que en 2013 recibió el Premio Camões, equivalente portugués a nuestro Premio Cervantes, nació en el continente africano cuando sus padres emigraron allí a mediados del siglo pasado huyendo de la dictadura portuguesa, una experiencia entre dos mundos (la realidad mozambiqueña y la sensibilidad portuguesa) que han conformado su voz poética y narrativa.

Por su parte, Fuks nació en Brasil cuando sus padres, argentinos, recalaron allí huyendo de otro régimen totalitario. Ese origen también ha impregnado su obra, en la que refleja cómo los grandes acontecimientos políticos afectan a las vidas de personas corrientes. “Su prosa es muy controlada, tiene una relación con la realidad que no es exactamente como la mía”, explica Couto sobre la obra de Fuks. Por su parte Fuks dice sobre su mentor “Yo valoro su vigor poético y cómo a través de su escritura empiezas a comprender a Mozambique a través de ella”.

Con sus diferencias y sus puntos en común, y basándose en la admiración mutua, las trayectorias de Couto y Fuks han confluido en un intercambio en el que, lejos de transitar en una sola dirección, ambos han salido enriquecidos. “Decidí que yo también quería aprender de él”, explicó Couto en uno de los actos que han servido para dar a conocer los frutos de la iniciativa. “No se trata tanto de guiar a alguien, como de confirmar las habilidades que no está seguro de tener”. De esa manera, Fuks viajó hasta Maputo, donde reside su mentor en esta aventura, y juntos pasaron diez días intercambiando ideas, opiniones y conocimientos.

El escritor Mia Couto, maestro de Julián Fuks en la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos.
El escritor Mia Couto, maestro de Julián Fuks en la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos.

Pronto, de sus conversaciones surgió un interesante trasvase de estilos. Fuks es conocido por su estilo controlado, por trabajar cada párrafo hasta que quede perfecto, mientras que Couto, inspirado por la tradición oral de Mozambique, deja que las palabras fluyan a través de él. "Él me ha animado a soltarme más y a dejarme ir. Quiero ir más allá en cuanto a inventar historias y crear personajes, algo que Mia hace increíblemente bien”, explica el discípulo, mientras que el maestro admite que esta experiencia con Fuks le ha servido para “saber cuándo parar”.

Después de esos diez días en Maputo intercambiando información, Mia Couto y Julián Fuks viajaron a distintas ciudades de Europa para participar en diversos actos en los que reflejaron su experiencia. También se pudieron comprobar los frutos de su encuentro en las lecturas de fragmentos de las obras que ambos escritores están preparando, Women of ash, de Couto, y The occupation, por parte de Fuks. El resumen más certero de su encuentro lo expresó el maestro con la misma franqueza que posee su voz literaria: “Gracias a Rolex ahora tengo un nuevo amigo y colega”.

18 años de uniones creativas

El arte es un diálogo constante, un torrente de información que se transmite de un creador a otro, de una disciplina a otra, y que se transmite entre generaciones para seguir dando forma a expresiones distintas, nuevas y personales. Ese es el espíritu con el que, en 2002, Rolex instauró uno de los programas más prestigiosos y fecundos de la escena artística internacional.

La Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos lleva desde entonces uniendo a artistas de distintas generaciones para asegurar que ese legado y esa experiencia que poseen los maestros se transmita de manera directa y personal a los jóvenes más prometedores de cada disciplina. Arquitectura, artes visuales cine, danza, música, literatura, y teatro son las disciplinas en las que 54 mentores han trabajado de manera directa con sus discípulos, dando origen a diálogos que más tarde se han visto reflejados en la obra de estos últimos.

A lo largo de casi estas dos décadas de actividad, la Iniciativa Artística Rolex para Mentores y Discípulos ha unido a personalidades de la cultura como Martin Scorsese con la cineasta argentina Celina Murga, los Nobel de Literatura Toni Morrison y Mario Vargas Llosa con los autores Julia Leigh y Antonio García Ángel, respectivamente, o al pintor británico David Hockney con el artista visual alemán Matthias Weischer.

Entre las últimas mentorías que han tenido lugar se han cruzado los caminos del cineasta mexicano Alfonso Cuarón con el realizador indio Chaitanya Tamhane, el arquitecto sir David Chipperfield con su joven colega Simon Kretz, o la artista visual Joan Jonas con la prometedora vietnamita Thao-Nguyen Phan. Los últimos nombres en sumarse a la larga lista de personalidades de la cultura que han participado en el programa son el arquitecto sir David Adjaye, el músico indio Zakir Hussain, la bailarina y coreógrafa Crystal Pite y el escritor irlandés Colm Tóibín. Ellos se encargarán que la herencia de sus conocimientos pase a una nueva generación.