Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ojos cansados
7 fotos

Seis cosas por las que podemos tener los "ojos cansados" (y no son la falta de sueño)

Comer con demasiada sal o dormir en una mala postura son algunas. Estas son las soluciones

  • ojos cansados
    1

    Las ojeras, las bolsas y tener los ojos rojos no siempre son un síntoma de falta de sueño. Existen otros motivos que pueden producir ese aspecto de cansancio en nuestros ojos. El jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, Emilio Dorronzoro, nos explica seis posibles causas y cómo solucionarlas.

  • bolsas ojos
    2La deshidratación y los alimentos muy salados 

    No beber suficiente agua o comer alimentos con demasiada sal "provoca que retengamos más líquidos", indica Dorronzoro. Los tejidos que rodean los ojos son una de las diversas partes del cuerpo en las que se acumulan y esto genera las bolsas.

    Solución: "Lo fundamental es estar bien hidratado, consumir alimentos con propiedades desinfiltrantes que eliminan los líquidos retenidos —como la piña, la papaya, el kiwi, las espinacas o las acelgas— y reducir la ingesta de sal", indica el experto. Según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), no debemos sobrepasar los cinco gramos diarios de este ingrediente, es decir, lo que quepa en una cucharilla de café.

  • ojeras
    3La genética 

    El oftalmólogo indica que "algunas personas, en especial aquellas de piel más oscura, pueden tener mayor concentración de melanina en el párpado inferior", lo que puede crear ese aspecto de tener siempre ojeras.

    La estructura ósea también puede provocar que parezca que los ojos están siempre cansados. "Tanto el contorno de la órbita como la grasa que la rellena pueden dar lugar a un aspecto de ojos saltones y a que se marquen las bolsas", sentencia Dorronzoro. Mientras que un reborde de la órbita prominente o una disminución de la grasa producirá el efecto contrario, sensación de ojos hundidos creando un surco o semicírculo visible debajo del ojo.

    Además, a algunas personas se les adivinan mejor los pequeños vasos sanguíneos o venitas que se encuentran en las ojeras, debido a que la piel de alrededor es más frágil, transparente y delgada que la de otras partes del cuerpo. Este efecto de vena prominente, que da mayor aspecto de cansancio a la mirada, se acentúa con el consumo de tabaco y alcohol, el uso de maquillajes y el estrés.

    Solución: Si su problema es un pigmento subcutáneo excesivo, el experto asegura que existen técnicas de láser estéticas (resurfacing) que pueden eliminar esta pigmentación o suavizarla. En caso de que el problema tenga que ver con la estructura ósea o la grasa que se acumula en los ojos, el experto recomienda recurrir a rellenos faciales derivados de grasa o con ácido hialurónico.

  • bolsas ojos
    4La postura en la que dormimos 

    Puede que esté durmiendo las horas que sean necesarias, pero no en la postura correcta y esto, indica Dorronzoro, puede contribuir a la retención de líquidos que produce las famosas bolsas.

    Solución: "Dormir con la cabeza ligeramente levantada ayuda que el líquido del cuerpo tenga una mejor circulación durante la noche y así evitar que se acumule alrededor de los ojos", concluye el especialista.

  • ojos rojos
    5Someter los ojos a mucho esfuerzo 

    Nada tiene que ver con dormir más o menos horas, sino con los minutos que pasamos frente al ordenador o el esfuerzo que hacemos al leer o ver la televisión, en especial si necesitamos gafas y no las usamos. Hacer trabajar a los ojos más de los recomendable hace que se vean enrojecidos, ojerosos y con bolsas.

    Solución: en el caso del ordenador, el experto recomienda el uso de filtros azules que ayudan a absorber parte de la radiación que emite la pantalla y "disminuyen las molestias que produce". También recomienda comprobar si tenemos la pantalla bien colocada: "Lo ideal es situarla a una distancia aproximada de 50 centímetros de los ojos y en un ángulo de 45º con respecto al ordenador. Si el dispositivo de trabajo es un teléfono móvil, lo más recomendable es guardar una distancia de 30 centímetros y para las tabletas, 40 centímetros".

    El descanso también es importante. Debemos cumplir la regla 20-20-20, es decir, por cada 20 minutos que mire a la pantalla, tendrá que observar durante 20 segundos a un objeto que esté a más de 20 pies (6,09 metros).

    En caso de usar gafas, no debemos olvidarlas si vamos a leer o estar delante de una pantalla. Y para los casos más extremos de cansancio ocular, el experto aconseja el uso de lágrimas artificiales sin conservantes o geles lubricantes para la superficie ocular.

  • bolsas ojos
    6La edad 

    "El paso del tiempo es una de las causas por las que la piel de la mirada pierde elasticidad y disminuye la resistencia de los tabiques fibrosos que contienen la grasa orbitaria", aclara el oftalmólogo y añade que la aparición de bolsas se produce porque "esta grasa se desplaza hacia adelante y se vuelve más prominente".

    Solución: no hay mucho que hacer. El experto asegura que la única solución eficaz en estos casos es pasar por el quirófano y realizar una blefaroplastia, que es una intervención a través de la que se elimina el exceso de piel, músculo y grasa de los párpados.

  • alergia
    7Las alergias 

    "Cuando se da una reacción alérgica, los mastocitos —un tipo de glóbulos blancos— liberan histamina, que es un neurotransmisor que produce una respuesta inflamatoria ante la presencia de un enemigo (en este caso, la sustancia que nos da alergia) en nuestro organismo", indica el experto.

    Como consecuencia, "se dilatan los vasos sanguíneos y generan bolsas por acumulación de líquido, además produce hinchazón, inflamación y picor", aclara Dorronzoro. Si además nos rascamos o frotamos los ojos, podemos provocar una irritación que hará que estén más enrojecidos y con aspecto de cansados y tristes. El oftalmólogo advierte que este gesto podría producir alteraciones en las propiedades de la córnea, como úlceras o ectasias corneales (adelgazamiento y encurvamiento de la córnea), e incluso tener consecuencias para la visión.

    Solución: echarse unas gotitas de algún colirio con efecto antihistamínico para estabilizar los mastocitos y que impidan la liberación de la histamina. Además, alivian los síntomas alérgicos que producen el picor. El especialista también recomienda lavar o limpiar los alérgenos de la superficie ocular con gotas de suero y aplicar paños fríos para disminuir la hinchazón o edema palpebral, que es una inflamación producida por la retención de líquidos en el párpado. "Si el caso se complica demasiado se tendrá que recurrir a corticoides tópicos, matiza Dorronzoro, pero siempre bajo prescripción médica".