Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Restaurantes con estrella Michelin, bonitos y baratos

Un recorrido por nueve galardonados por la famosa guía con menús que oscilan entre los 30 y los 75 euros

Cigot de cordero a la miel con chips de Salsifis, un plato del restaurante Lillas Pastía, en Huesca.
Cigot de cordero a la miel con chips de Salsifis, un plato del restaurante Lillas Pastía, en Huesca.

Cuando se habla de estrellas Michelin, mucha gente hace una rápida asociación: si hay estrellas, es caro. Pero las estrellas no reflejan un baremo de precios sino que describen exclusivamente la calidad de lo que se pone en la mesa. Así, una estrella indica una buena cocina; es decir, que si pasas por la zona, deberías comer en el lugar reseñado. La segunda estrella define una cocina excelente e invita al comensal a desviarse de su ruta para conocer el restaurante. La tríada indica que el viaje al restaurante vale la pena en sí mismo, que su excepcional cocina es una experiencia. Pero hay restaurantes con estrella, bonitos y baratos.

“A ahumados. León sabe a ahumados”. Esta es la respuesta que el cocinero Juanjo Pérez siempre cuando se le pregunta sobre el sabor de la ciudad, capital española gastronómica 2018. Ahí fundó en 2003, junto a su pareja Yolanda León, Cocinandos, con una estrella, la única de la ciudad (calle de las Campanillas, 1; menú degustación, 45 euros). Aparte de su buena comida, es conocido como el restaurante de alta cocina más barato de España.

Un plato de Cocinandos, en León.
Un plato de Cocinandos, en León.

Esta referencia leonesa comparte precio con el gallego Yayo Daporta, en Cambados (Rúa Hospital, 7). De reconocido tirón mediático —Yayo fue uno de los jurados de la segunda temporada del programa Top Chef, junto a Alberto Chicote—, el restaurante basa su cocina “en el buen gusto y el sentido común”, como dice el chef.

La estrella de Montia brilla al lado del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, en la sierra madrileña (calle del Calvario, 4). Luis Moreno y Dani Ochoa se abastecen de productores locales e investigan cualquier ingrediente de cercanía. En su local ofrecen tres propuestas, que varían constantemente, aptas para todos los públicos y precios: un menú corto (por 45 euros); uno largo (por 60 euros) y otro XL (65 euros). Al aire libre es como mejor se disfruta de la estrella de Arbidel, en Ribadesella (Asturias), y de su menú por 49,95 euros. La terraza del local permite degustar con más pasión las propuestas de Jaime Uz, alumno aventajado de Martín Berasategui. El chef mezcla la tradición con toques vanguardistas.

Camareros en el comedor del restaurante Montia, en San Lorenzo de El Escorial (Madrid).
Camareros en el comedor del restaurante Montia, en San Lorenzo de El Escorial (Madrid).

En los Pirineos

Si a las estrellas se añade la trufa negra, parece que automáticamente el precio se multiplica. No es el caso en Lillas Pastia, restaurante en Huesca con una estrella (plaza de Navarra; menú degustación desde 75 euros), especializado en la cocina de tuber melanosporum. “Lo importante es que la gente coma bien y disfrute”, defienden desde sus cocinas, comandadas por Carmelo Bosque.

También a la sombra de los Pirineos seduce con otra estrella Tatau Bistro (calle Azara s/n, también en Huesca; desde 30 euros). Se trata de un trampantojo: parece un bar de tapas, pero la propuesta de Tonino Valiente, formado en la escuela Hoffman, y de Arancha Sáinz es mucho más. “Es un local pícaro, como las pin up de los años cincuenta, una experiencia que marca como los tatuajes de antaño”, defienden sus creadores.

Un plato del restaurante de Yayo Daporta.
Un plato del restaurante de Yayo Daporta.

Y de Huesca a Huelva: en la otra punta de la península Xanty Elías inauguró en 2011 Acanthum (calle de San Salvador, 17; desde 55 euros). Su intención: revivir la memoria gastronómica de la región. Sus platos, las críticas y una estrella avalan sus intenciones. Lluerna, de Víctor Quintillà y Mar Gómez, hace gala de nueva cocina catalana desde Santa Coloma de Gramenet (Avinguda Pallaresa, 104; desde 43,50 euros). Desde la periferia de Barcelona ha conseguido una estrella con platos como su ajoblanco de codium.

Desde El Comidista definieron a Nova, en Ourense, como “el estrella Michelin más barato de Europa”. Posee un galardón —obtenido en 2014, dos años después de inaugurar— y su menú de 30 euros muta cada semana en función de los productos que les llegan. Ofrecen otros dos por 45 y 60 euros. A los fogones de este espacio (Rúa Valle Inclán, 5) están los primos Julio Sotomayor y Daniel Guzmán. Su secreto: producto, proximidad y frescura. Tan fresco como el concepto de alta gastronomía para todos los públicos (y precios).