Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todo lo que debes saber de la boda de Enrique y Meghan: guía práctica

El enlace del príncipe y la actriz estadounidense se celebra el sábado 19 en el castillo de Windsor. Aquí, todos los detalles

FOTO: Souvenirs de la boda de Enrique y Meghan en el centro de Londres. / VÍDEO: Señal en directo de la boda real.

Día D, hora H. La boda del año ya está aquí. Desde que se anunció el compromiso del príncipe Enrique (de 33 años, hijo menor de la difunta Lady Di y de Carlos de Inglaterra, heredero al trono británico) con Meghan Markle (actriz —de hecho, exactriz— 36 años, estadounidense, divorciada, feminista) en noviembre de 2017 todas las miradas estaban puestas en este día. 19 de mayo de 2018: Windsor engalanado y todo listo.

Pero ¿de qué va esta boda? ¿Quién se casa, cuándo, dónde? ¿Irá la reina Isabel II, abuela del novio? ¿Y la familia americana? Una guía básica para entender de qué va este real lío.

Dónde y cuándo

La boda de Enrique y Meghan se celebra el sábado 19 de mayo a mediodía (una de la tarde, hora peninsular española), algo raro en la tradición británica, puesto que la reina Isabel se casó un jueves, Carlos y Diana un miércoles y Guillermo y Kate un viernes. El escenario en el que se celebra es de por sí protagonista del enlace. El castillo de Windsor es una de las residencias preferidas de Isabel II, donde la soberana pasó su infancia cuando era princesa, para protegerse de los bombardeos de la II Guerra Mundial, y al que acude de forma frecuente, allí pasa muchos fines de semana. De hecho, uno de los momentos más dolorosos de su reinado fue cuando se incendió un ala del castillo, en 1992.

Ahora la pareja se casará en su bella capilla, la de San Jorge, un coqueto recinto en el que acogerán a algunos (más bien pocos, ya que el espacio es reducido) de los 2.640 invitados a la celebración, aunque en los alrededores del castillo se espera a más de 100.000 personas. El lugar ha visto pasar ya otras 15 bodas reales.

El coro ensaya en la capilla de San Jorge, en Windsor, a 48 horas de la boda de Enrique y Meghan.
El coro ensaya en la capilla de San Jorge, en Windsor, a 48 horas de la boda de Enrique y Meghan. GETTY

La ceremonia

La ceremonia religiosa será oficiada por tres personas a la vez: el arzobispo de Canterbury (que ya bautizó a la novia en la fe anglicana a principios de marzo); el decano de Windsor, David Conner; y el obispo presidente de la Iglesia Episcopal de EEUU, el reverendo afroamericano Michael Bruce Curry, encargado de dar el sermón. Las flores de la iglesia correrán a cargo de Philippa Craddock y las fotografías de Alexi Lubomirski.

La música correrá a cargo del coro de la capilla, formado por 23 niños, así como de un grupo de góspel y del violinista de 19 años Sheku Kanneh-Mason, elegido personalmente por Harry. En la calle tocará la Banda de la Guardia Irlandensa; de hecho, 250 miembros de las Fuerzas Armadas participarán en las labores ceremoniales. Tras la celebración, los recién casados pasearán en una carroza descubierta Ascot-Landau durante una media hora por Windsor (si no llueve, que no lo parece: se espera sol y unos 20 grados). Después habrá una recepción para 600 invitados en el que Meghan, saltándose el protocolo, dará un breve discurso.

Los caballos y la carroza Ascot-Landau hacen su entrada en el Castillo de Windsor, el jueves 17 de mayo de 2018.
Los caballos y la carroza Ascot-Landau hacen su entrada en el Castillo de Windsor, el jueves 17 de mayo de 2018. DANIEL LEAL OLIVAS

Los pubs abrirán hasta más tarde, hasta la una de la madrugada, por autorización oficial, y se han solicitado permisos para 2.000 fiestas callejeras.

Padres y padrinos

Enrique ha elegido a su hermano mayor, Guillermo (segundo en la línea de sucesión al trono) como su best man, la figura del padrino del novio en los países anglosajones.

Hasta 24 horas antes de la boda no se ha sabido quién sería el padrino de la novia, puesto que inicialmente iba a serlo su padre, Thomas, pero su implicación en la venta de unas fotos a unos paparazi y un ataque al corazón en el último momento impedirán su asistencia, como ha confirmado la propia novia en un comunicado emitido por el palacio de Kensington a 48 horas del enlace. Su madre, Doria, la acompañará en carroza hasta la puerta, pero finalmente no legará hasta el altar para hacer de madrina. Lo hará el príncipe Carlos de Inglaterra, el padre del novio, según un comunicado emitido por el Palacio de Kensington apenas 24 horas antes de la ceremonia.

Las familias

A la boda asistirá toda la familia de Enrique, incluida su abuela, Isabel II de Inglaterra… pero muy poca de la de Meghan. La actriz de Suits tiene dos hermanastros por parte de padre, nacidos de un primer matrimonio de Thomas, pero su relación no es fluida. Tampoco acudirán otros tíos o primos con los que ha tenido cierta relación.

Respecto a la familia real británica, se esperan dos apariciones estelares y una ausencia pequeña pero sonada. El público estará muy atento de la llegada tanto del marido de la reina Isabel II, Felipe de Edimburgo, retirado hace unos meses y con quien se dice que Harry guarda una estrecha relación, como de la duquesa de Cambridge. Kate dio a luz a su tercer hijo el 23 de abril y la boda será el primer momento en el que se la verá en público (aparte de una rápida foto en coche dos días antes de la boda cuando llegaba a Windsor). El que no estará presente en el enlace será el pequeño, el príncipe Luis. También estará muy representada la rama Spencer de la familia, como homenaje a Diana.

Kate de Cambridge llega al castillo de Windsor 48 horas antes de la boda de Enrique y Meghan.
Kate de Cambridge llega al castillo de Windsor 48 horas antes de la boda de Enrique y Meghan. GTRESONLINE

Los invitados

Hasta 2.640 personas se congregarán en el castillo de Windsor para seguir el enlace. De ellos, 1.200 serán representantes de la sociedad civil que han servido a sus comunidades en todo el Reino Unido, mientras que 610 serán miembros de la comunidad del Castillo de Windsor, 530 miembros de la Casa Real, 200 personas asociadas a instituciones benéficas relacionadas con Harry y Meghan y 100 alumnos de escuelas locales.

También se esperan muchas caras conocidas: aunque ya se descarta una actuación de la banda, las Spice Girls están invitadas al enlace (no todas: Mel B y Mel C, residentes en EE UU, tendrán que verlo por la tele), lo mismo que ocurre con sir Elton John, gran amigo de la difunta princesa Diana. También estarán muchos de los compañeros de Markle en la serie Suits.

Se espera poca asistencia de casas reales extranjeras; los reyes Felipe y Letizia no acudirán al enlace, al tratarse de la boda de un miembro de una casa real pero no heredero al trono.

El almuerzo

Hay pocas pistas acerca de qué comerán los novios y los invitados, pero sí se sabe que en las cocinas de Windsor ya se está creando un menú basado en verduras de temporada (y de proximidad) para las 600 personas que asistirán a la celebración. Según los cocineros, los novios se han implicado al detalle en el mismo. También se sabe que están preparando trufas de chocolate, crème brûlée en miniatura, galletas con pannacotta de mango y maccarons amarillos.

La repostera Claire Ptak prepara el pastel de bodas de Enrique y Meghan en las cocinas del Palacio de Buckingham.
La repostera Claire Ptak prepara el pastel de bodas de Enrique y Meghan en las cocinas del Palacio de Buckingham. HANNAH MCKAY

La tarta correrá a cargo de la repostera californiana afincada en Londres (todo un guiño a la novia) Claire Ptak, cuyo obrador Violet Cakes elaborará un pastel de limón y flor de saúco que estará cubierto de crema de mantequilla y flores naturales.

Los regalos

Es más que previsible que Isabel II nombre a su nieto y a su nueva esposa duques, el máximo honor otorgado por la corona británica.; de hecho, ahora mismo sólo hay nueve ducados de nobleza en el Reino Unido, siendo el último concedido el de Guillermo y Kate, duques de Cambridge desde su matrimonio en 2011. El título que más se baraja sería el de duques de Sussex, un ducado libre desde 1843. Markle no sería, como tampoco lo es Kate, princesa.

Para quienes quieran hacer regalos más terrenales, los novios han pedido colaboraciones económicas con siete causas distintas: CHIVA (Asociación de niños con VIH), Crisis (fundación para los sintecho británicos), la Fundación Myna Mahila (en apoyo a mujeres de barriadas de Mumbai), Scotty's Little Soldiers (a favor de niños huérfanos de las fuerzas armadas), StreetGames (una fundación que usa el deporte para salvar vidas), Surfers against Sewage (Surfistas contra residuos) y The Wilderness Foundation UK (que promueve la importancia de la naturaleza para salvar vidas).

 

Las damas y pajes

En contra de la tradición estadounidense de que las amigas de la novia, ya adultas, sean damas de honor, se han mantenido las damas y pajes niños, al estilo británico. Serán diez en total.

Jorge y Carlota de Cambridge, hijos de Guillermo y Kate, que ya llevaron las arras de su tía Pippa, estarán entre los elegidos. También habrá ahijados de Harry, como la pequeña Florence Van Cutsem, hija de Nicholas Van Cutsem, uno de sus mejores amigos; Jasper Dyer, hijo de Mark Dyer, cofundador junto a Harry de la ONG Sentebale; y Zalie Warren, la más pequeña, de dos años, hija de Jake Warren, amigo del novio en Eton.

Jorge y Carlota visitan a su hermano recién nacido, Luis, en el hospital, el 23 de abril de 2018.
Jorge y Carlota visitan a su hermano recién nacido, Luis, en el hospital, el 23 de abril de 2018. REUTERS

Por parte de Meghan estarán sus ahijadas Remi y Rylan Litt, de seis y siete años, hijas de Benita Litt, diseñadora de bolsos amiga de la novia. Cierran el conjunto Ivy Mulroney, de cuatro años, y sus hermanos gemelos, Brian y John, de siete años, hijos de Jessica (la mejor amiga de Meghan) y Ben (presentador de televisión e hijo del exprimer ministro canadiense Brian Mulroney).

El vestido

Es uno de los grandes protagonistas de la ceremonia y, cómo no, uno de los grandes secretos. Se desconoce su diseñador, aunque se barajan nombres como los de Ralph&Russo (que crearon los vestidos que Meghan llevó en las fotografías oficiales del compromiso), pero no se descartan nombres como el de Erdem Moralioglu, de origen turcocanadiense, el de Christopher Bailey, que acaba de terminar su etapa de 17 años en Burberry, o hasta el de Alexander McQueen, que ya vistió a Kate Middleton para convertirla en duquesa de Cambridge. 

Respecto a los complementos, en sus últimas apariciones públicas Markle ha usado zapatos de salón de Manolo Blahnik, por lo que podría optar por ese zapatero de origen español pero afincado en Londres. También llevará, probablemente, una tiara, prestada de los Windsor o de los Spencer. O quizá, en un gesto de renovación, lleve una nueva regalada por Enrique. Como para todo lo demás, habrá que esperar. 

Más información