El 29 de julio, boda de Carlos de Inglaterra y Diana Spencer

El próximo 29 de julio, al contraer matrimonio con el príncipe Carlos de Inglaterra, en la catedral de San Pablo de Londres, ladi Diana Spencer se convertirá en su alteza real la princesa de Gales.

Justo una semana después de que se hiciera público el compromiso de la pareja, el palacio de Buckingham anunció ayer la fecha y el lugar de la boda. Faltan aún muchos detalles, pero con toda seguridad la ceremonia será oficiada por Robert Runcie, arzobispo de Canterbury.

La elección de la catedral de San Pablo, en vez de la abadía de Westminster, responde al deseo de disponer de más asientos para los invitados a lo que será una boda multitudinaria. San Pablo tiene una cabida para 2.500 personas. De todas formas, la tradición de las bodas reales en la abadía de Westminster era bastante reciente, ya que comenzó en 1919, cuando se casó una nieta de la reina Victoria de Inglaterra, la princesa Patricia de Connaught. Hasta entonces, casi todas las bodas reales se habían celebrado en privado.

Entre los que se han casado en la abadía de Westminster figuran la reina Isabel, la reina madre y las princesas Ana y Margarita.

Por otra parte, un portavoz del palacio de Buckingham indicó que, tras la boda, ladi Diana, que cuatro semanas antes habrá cumplido sus veinte años, pasará oficialmente a llamarse su alteza real la princesa de Gales, saliendo así al paso de especulaciones que le atribuían otras denominaciones formales, como princesa Diana.

Todo el país no hace sino hablar de esta boda y no pasa un día sin que se mencione en los medios de comunicación. Asimismo muchos industriales y fabricantes de recuerdos estaban preparándose ya, a falta de conocer la fecha, para un acontecimiento que resultará lucrativo. Por eso, como indicó el novio, ya le habían escrito para pedirle que tomara una decisión deprisa. Ya pueden estar contentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de marzo de 1981.

Lo más visto en...

Top 50