Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos de Mayo sin Cifuentes

La presidenta de Madrid no tiene que renunciar a su título, sino a su cargo

Cristina Cifuentes.
Cristina Cifuentes.

Cristina Cifuentes ha pasado de relatar detalladamente cómo defendió el trabajo de fin de máster en la Universidad Rey Juan Carlos a renunciar a su título porque no le sirve “de nada”, porque “ya” no lo quiere y porque se han detectado irregularidades con las que, dice, no tiene nada que ver. Tras los aires de actitud caprichosa por renunciar un mes después a un máster que había defendido con tanto ahínco, lo que se esconde es un intento desesperado de ganar tiempo que, a todas luces, no salvará su carrera.

La presidenta de la Comunidad de Madrid debe irse. Y debe irse cuanto antes. A ser posible por sus propios medios y, en última instancia, por la acción de la oposición o por indicación del presidente de su partido, Mariano Rajoy. Cifuentes ha sumado mentiras, contradicciones, se ha lavado las manos culpando a la universidad de las irregularidades cuando estas se han convertido en materia de investigación judicial y no solo periodística. Pero, sobre todo, está poniendo en cuestión instituciones que no están precisamente sobradas de apoyos en este delicado momento para España.

Por todo ello, porque su situación afecta a instituciones clave, los problemas ya no solo afectan a Cifuentes, sino directamente al presidente Rajoy. En su huida ciega y contumaz hacia adelante, la política popular insiste en que ella no está investigada, ignorando el aspecto clave que figura en el acuerdo de investidura que firmó con Ciudadanos, y es la exigencia de dimisión si se falsifica el currículum.

Rajoy debe tomar conciencia de que el deterioro de la institución autonómica, de la universidad y de la posición de su partido son asuntos de suficiente envergadura como para reaccionar con rapidez. Cifuentes sigue resistiendo y pasando la pelota al presidente del Gobierno, con cuyo apoyo dice contar. Y es este, a falta de una salida más honrosa, el que debe poner fin a la situación con un plan creíble e inmediato de sucesión. Someter a los ciudadanos a la pelea pública entre la fórmula de la moción de censura —que conllevaría la pérdida del gobierno de Madrid— y la sustitución de Cifuentes por otro presidente como se hizo en Murcia —con la que el PP mantendría el gobierno— es un doble castigo: por sufrir la permanencia de una presidenta que ha engañado en su expediente y por exhibir la incapacidad de afrontar la corrupción con la rapidez que esta sociedad necesita.

Cifuentes no debe renunciar a su título del máster, o no solo, sino a su cargo. La presidenta que ha tenido que evitar la cena oficial con el presidente de Portugal o con el príncipe saudí no puede representar a la Comunidad de Madrid en su próximo Dos de Mayo. Actúen ya.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.