Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La DGT alerta de los riesgos de comprar sillitas infantiles de segunda mano

Llevar en el coche estos dispositivos, que pueden estar en mal estado, puede provocar lesiones muy graves al menor en caso de accidente

La DGT alerta de los riesgos de comprar sillitas infantiles de segunda mano

Elegir la silla de coche más adecuada para nuestro hijo es una decisión que los padres tienen que reflexionar con cautela porque implica la seguridad del niño. Un dispositivo de este tipo inadecuado puede incluso producir la muerte del pequeño en caso de accidente. A este respecto, ayer jueves, La Alianza Española por la Seguridad Víal Infantil (AESVI), integrada en la DGT, lanzó varias recomendaciones a los progenitores: “Pedimos a los padres y madres que no compren sillitas infantiles de segunda mano y que no acepten aquellas que han sido utilizadas previamente durante un largo periodo de tiempo”. Esta y otras peticiones están incluidas en el Decálogo de Seguridad Víal Infantil, aprobado ayer por la asamblea general de AESVI, según se explica en un comunicado. Este Decálogo recoge un conjunto de medidas "imprescindibles" dirigidas a padres, madres, tutores y demás personas que se encargan de transportar a los niños en coches, “con el objetivo de que ninguno muera o sufra heridas graves cuando viaje como ocupante de un vehículo”. Según fuentes de la DGT, "esta es la primera vez en la historia de España que todas las partes implicadas en la seguridad vial de los menores se unen con un único objetivo, que es mejorar la protección de los más pequeños".

Proteger a los niños es una de las prioridades de la DGT, dentro de la Estrategia de Seguridad Víal 2010-2020 en la que se establece como objetivo mejorar el uso eficiente de los sistemas de retención. La iniciativa se denomina Cero niños fallecidos sin sistemas de retención infantil. Durante la presentación, la DGT recordó que un buen uso de estos dispositivos reduce de un 50% a un 80% el riesgo de lesión ante un accidente. Según datos publicados en 2016, tres de los 18 fallecidos menores de 11 años que viajaban en turismo o furgoneta no llevaban ningún sistema de retención. Además, otros 46 niños resultaron heridos de diversa consideración por no llevar instalado correctamente su sistema de retención infantil o por no ir adecuadamente sujetos a la sillita.

Nunca dejar al niño en el coche

Además, los padres nunca deberían dejar a su pequeño dentro del coche, sobre todo, si las temperaturas son extremas en el exterior, mucho frío o mucho calor. La National Association of Emergency Medical Technicians de Estados Unidos explican que “la temperatura dentro del vehículo puede aumentar 20 grados en tan solo 10 minutos. A los 40 grados de temperatura el niño ya puede padecer un golpe de calor, su cuerpo se calienta de tres a cinco veces más rápido que el de un adulto y su sudor no les enfría. Y una temperatura alta en su cuerpo puede causar un daño irreversible en el cerebro”. En España, el pasado mes de julio, por ejemplo, la guardia civil logró rescatar a un bebé dentro de un vehículo a tiempo, antes de que ocurriera una fatalidad.

En las vías urbanas, donde la mayor parte de los desplazamientos que se realizan son de corto recorrido, los heridos hospitalizados por accidente aumentaron en un 5%, mientras que en el resto de edades disminuyó un 1%.

Lo mejor, a contramarcha

Además, las recomendaciones incluyen que los menores siempre tienen que ir sujetos en un sistema de retención infantil que sea homologado y acorde con su talla y/o peso, y que deben ir situados en los asientos traseros. “Siempre se ha de llevar al menor en sentido contrario a la marcha, y los mayores deberían utilizar sillas con respaldo al menos hasta los 1,35 metros -ya que proporciona más protección frente a los impactos laterales-”, añaden.

Otros consejos recogidos en el Decálogo

  • Se aconseja no colocar o dejar objetos sueltos, ni equipajes o mascotas en el vehículo al lado de los menores. Hace unos días, la policía de Murcia denunció el caso de un coche lleno de cosas en el que, además, entre ellas viajaba una menor de dos años, sentado en un dispositivo de retención infantil. Desde el RACE, además, recomendaban que "el menor no debe llevar el abrigo puesto ni elementos que dificulten el ajuste de las sillas de retención y todos los elementos que pueda necesitar el niño para su trayecto debemos tenerlos a mano para evitar situaciones de nervios que puedan distraer al conductor. Estos elementos deberán estar siempre guardados en los distintos compartimentos del vehículo para evitar sus desplazamientos en caso de frenadas bruscas", argumentaba David Fernández, técnico de movilidad.
  • En caso de accidente, y siempre que sea posible, sacar al menor del coche con su sistema de retención infantil y nunca hacerlo en brazos.
  • Hay que recordar que la seguridad del menor también depende del conductor, por lo que es imprescindible respetar las normas, conducir de forma tranquila y relajada, sin agresividad ni brusquedades, dejando un espacio de seguridad, y ajustando la velocidad a las circunstancias del tráfico.

Cosas a tener cuenta

Lo primero que recomiendan los expertos es llevar el coche a la tienda para poder probar los diferentes modelos. Hay que fijarse bien en todo lo que ofrece el punto de venta: si los vendedores están bien informados o si ayudan en la instalación del SRI. Esto es importante, porque un sistema de Retención Infantil mal colocado multiplica por cuatro el riesgo de muerte en caso de producirse un accidente”, alerta la DGT. Los padres deben saber que los menores que midan menos de 1,35 metros deben ir obligatoriamente en un SRI y siempre en los asientos traseros.

La elección de una silla debe girar en torno a tres características principales del niño: su peso, altura y edad. Pero, a su vez, deben valorarse qué ofrece el SRI. El informe de RACE de 2016 sobre estos dispositivos recomienda, en primer lugar, comprobar que la silla quede “firmemente instalada al vehículo una vez colocada". Para esto, hay que prestar atención a que los cinturones estén lo más rectos posibles y que no se hagan pliegues. Según los expertos, una buena silla infantil es intuitiva y fácil de utilizar: el niño está sentado de forma cómoda, relajada y dispone de suficiente espacio, sea cual sea su altura y su tamaño.

Decálogo de Seguridad Víal Infantil.
Decálogo de Seguridad Víal Infantil.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información