Informe Doing Business 2018

África agiliza los trámites para hacer negocios

Malawi, Nigeria y Zambia se sitúan entre las 10 economías que más reformas ejecutan según los criterios del informe Doing Business 2018 del Banco Mundial

Un trabajador en una central eléctrica, en Lagos (Nigeria).
Un trabajador en una central eléctrica, en Lagos (Nigeria). George Osodi / Bloomberg

En Malawi se ha aprobado una nueva ley para establecer las condiciones en las que una empresa entra en bancarrota, en Nigeria se ha acelerado el lanzamiento de negocios con un sellado electrónico de documentos de registro y en Zambia se ha reforzado el acceso al crédito. Con estas y otras medidas, estos tres países de África subsahariana se sitúan entre las 10 economías que más reformas han acometido en los últimos dos años para facilitar los negocios de las 190 que analiza el informe Doing Business 2018. Esta publicación insignia del Grupo Banco Mundial mide desde hace 15 años las regulaciones que, según sus criterios, favorecen la actividad empresarial, lo que ha generado desde 2003 controversia entre Estados y que este enero se ha saldado con la renuncia del economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, por declarar que la metodología utilizada penalizaba a Chile. 

Más información

"Los países africanos mantienen una actitud muy positiva, están muy motivados para mejorar en los negocios y que eso repercuta para su mayor desarrollo", destaca Hulya Ulku, economista sénior del Grupo de Indicadores Globales del Grupo del Banco Mundial. Sus cálculos revelan que las economías de África subsahariana adoptaron 83 cambios desde 2016 a junio de 2017, una cifra que considera récord y que supera a las 80 del periodo anterior. "La región es la que más reformas ha implementado en comparación con las demás zonas durante los últimos 15 años", concluye Ulku, que apunta que en estos 15 años África subsahariana ha puesto un marcha 798 medidas en total, un 25% del total global.

De los 10 indicadores seleccionados para este estudio, Ulku detalla que el mayor número de iniciativas de la región tienen que ver la apertura de negocios: 15; en las relacionadas con el comercio transfronterizo, otras 15; y con el acceso a permisos de construcción, 14. El peor escenario es el de la electricidad. Desde que se inicia el trámite de apertura de una empresa hasta que se consiguen los permisos para poner un enchufe y que por él fluya la corriente transcurren una media de 115 días, en comparación a los 92 días de media globales. "Las reformas que no dependen de leyes se ejecutan de forma más rápida y hay disposición para ello", señala Ulku. Las que necesitan una reforma legislativa, por contra, suelen ralentizarse.

El estudio mide por el mismo rasero a Nueva Zelanda, que lidera la clasificación de facilidad para hacer negocios por segundo año consecutivo, como para Somalia, que está en la posición 190ª. El primero de estos 48 países africanos es Mauricio, que se sitúa en la posición 25ª, seguido de Ruanda, en el puesto 41º, y Kenia, que se posiciona en el puesto 80º y es el que más reformas ha llevado a cabo en la zona, con seis en este último periodo. "Detectamos un importante interés por mejorar el clima de negocio en África. Se han dado cuenta de que si no dan facilidades en los negocios no se recibe inversión, ni pública ni privada. Tienen conciencia de ello", apunta Luis Padrón, director general de Casa África, que participó este miércoles en la presentación del documento.

Indicadores del informe para la facilidad de hacer negocios

1. Apertura de una empresa
2. Manejo de permisos de construcción
3. Obtención de electricidad
4. Registro de propiedades
5. Obtención de crédito
6. Protección de los inversionistas minoritarios
7. Pago de impuestos
8. Comercio transfronterizo
9. Cumplimiento de contratos
10. Resolución de insolvencia

Otros 41 países de la región siguen por debajo de la posición 100º. "Muchos siguen en los últimos lugares, pero también hay casos de éxito. Hay que crear un ambiente africano en la empresa española para que esté en sus planes de expansión. Es una zona además con mano de obra barata y abundante", apunta Padrón, que considera que los indicadores son "normales" en el mundo de la empresa y reflejan valores económicos. "No hay diferencias entre países en esta cuestión, son los parámetros que la empresa precisa", añade el director de la institución.

El Banco Mundial, por su lado, establece vínculos directos entre facilidad para comerciar y el desarrollo, según se lee en la introducción del informe, firmada por Kristalina Georgieva, directora general del organismo: "Un aspecto de Doing Business se mantiene sin cambios: su enfoque en la promoción de las reformas regulatorias que fortalecen la capacidad del sector privado para crear empleos, sacar a las personas de la pobreza y crear más oportunidades para que prospere la economía".

Lejos quedan de verse reflejados en estos informes los sistemas de financiación alternativos y créditos comunitarios como la tontine de Senegal, un método de soberanía económica promovido por las mujeres que consiste en hacer un bote entre varias personas e ir turnándose para recibir el fondo. Con la seguridad y la garantía de que para el próximo reparto todas compartirán lo que les corresponda. Los cauris, esas conchas blancas que se utilizaban en las costas africanas de moneda de cambio, ya son cosa del pasado.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50