Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obesidad en mujeres multiplica por 12 el riesgo de sufrir un cáncer

Un estudio constata también que el exceso de peso en hombres duplica la probabilidad de que desarrollen tumores

Un médico mide la cintura de una persona obesa.

La obesidad mata. Más, incluso, de lo que la comunidad científica esperaba. De hecho, esta enfermedad —y también el sobrepeso— es, en sí misma, un factor de mortalidad y aumenta el riesgo de cáncer y enfermedades cardiovasculares. Un estudio nacional liderado por el Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) ha concluido que el exceso de peso es especialmente dañino en la población femenina. Así, la obesidad en mujeres multiplica por 12 el riesgo de sufrir un cáncer y quintuplica la probabilidad de padecer alguna dolencia cardiovascular. En hombres, esta enfermedad duplica el riesgo de cáncer pero no influye de forma significativa en el desarrollo de patologías cardiovasculares.

"Los resultados nos han sorprendido y nos preocupan. La obesidad mata, no es solo un problema estético", admite el doctor Albert Goday, endocrinólogo del hospital del Mar de Barcelona y autor del estudio, el más grande realizado hasta ahora en España en este campo. Los investigadores analizaron los datos recogidos en el estudio FRESCO —una compilación de investigaciones sobre el riesgo cardiovascular en el Estado—, que siguió durante una década a 54.446 personas de siete comunidades autónomas. "Hemos evaluado la obesidad independientemente de otros factores de riesgo, sin la interacción de otras patologías como la hipertensión o la diabetes", agrega Goday.

El resultado, tal y como avanzó el endocrinólogo del hospital del Mar, "sorprendió" a todos los investigadores, sobre todo, por la marcada diferencia de género detectada. Goday achaca la alta vinculación entre obesidad y cáncer en mujeres por el tipo de tumores relacionados. "La comunidad científica conoce la relación entre obesidad y cáncer. Uno de los tumores más relacionados es, de hecho, el de mama después de la menopausia y los tumores ginecológicos", explica el médico. 

El sobrepeso en la población femenina también mantiene un incremento del riesgo: el doble en patologías cardiovasculares y cuatro veces más probabilidades de desarrollar cáncer. "Es un factor prevenible y hay que hacer acciones para combatir esta epidemia", explica el autor de estudio, que se ha publicado en la revista científica Preventive Medicine.

En hombres, la obesidad por sí sola no influye especialmente en la probabilidad de desarrollar dolencias cardiovasculares (infarto, angina de pecho, ictus, etc.), pero sí duplica el riesgo de cáncer. Los tumores más vinculados a la obesidad en la población masculina son el colon, páncreras, hígado o riñón. 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en los últimos 40 años, la prevalencia de la obesidad se ha triplicado en el mundo. En 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos. "Esta situación va más allá de un problema estético y hay que tomar medidas por que la obesidad es una enfermedad grave. Cada kilo menos, disminuye el riesgo", agrega Godoy. De hecho, insiste el médico, "si una persona con sobrepeso u obesidad consigue perder cinco kilos y no recuperarlos, reduce un 20% el riesgo cardiovascular o de cáncer". Solo uno de cada cuatro participantes del estudio estaba en su peso normal.

Más información