Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La familia Franco

Murió hace unos días Carmen Franco Polo, hija única del dictador y quizá la figura pública más en deuda con los españoles y su modélica Transición. Porque con la democracia nadie pidió cuentas a la familia Franco. En 1976 salieron del palacio de El Pardo con una fortuna importante. Además de no impedir que siguieran pisando suelo español y de no confiscar ni uno solo de sus bienes, siguieron gozando de su posición social. Se les concedieron títulos de nobleza: el Señorío de Meirás a la viuda y el Ducado de Franco a su hija, según el BOE, por la relevancia y mérito de sus respectivas figuras en una “etapa gloriosa de la historia de España”. Nada menos. Siempre tuvieron su patrimonio, sus fincas y sus millones a buen recaudo. No hablo de venganza ni de revanchismo, sino de justicia histórica y de respeto.— Mario Valdés. Oviedo (Asturias).

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.