Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Cómo tratar las fracturas

El ecosistema de la convivencia no es otro que los principios constitucionales. El perímetro del entendimiento democrático

Cartel del candidato de ECR a las elecciones del 21-D, Oriol Junqueras (Barcelona).
Cartel del candidato de ECR a las elecciones del 21-D, Oriol Junqueras (Barcelona). Cristobal Castro (EL PAÍS)

Reconciliación. Apenas anunciadas las elecciones, el piadoso deseo comenzó a circular como un propósito para el día siguiente, hoy. Había que cerrar la fractura social, pasar página. Algunos incluso querían pasar página sin terminar de leer la anterior, como Iceta con su propuesta de perdonar sin saber qué. Una suerte de indulto preventivo y general que resulta difícil distinguir de la impunidad.

Más información
¿Qué significa ganar el 21-D?
Una legislatura de transición

Obviamente, el odio fatiga. El reto consiste en precisar el paisaje de su final. Aquí no hay nada que descubrir. El ecosistema de la convivencia no es otro que los principios constitucionales. El perímetro del entendimiento democrático.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Causa rubor recordar que no estamos ante dos bandos que buscan “lugares de encuentro”. El nacionalismo no va de eso. La perversión radica tanto en los procedimientos como en las ideas. Mejor dicho, las ideas, excluyentes, y los procedimientos, totalitarios, resultan inseparables. Las banderas de parte que señorean las instituciones comunes, los medios públicos entregados al agitprop, las calificaciones como persona non grata no son excentricidades, sino convicción traducida en programa.

Incluso los defensores de la reforma constitucional están obligados a reconocer que los principios constitucionales son de mal llevar con proyectos que sostienen la incompatibilidad de identidades. Si hay que garantizar los principios, el marco constitucional ha de enfrentarse —y no acoger— al nacionalismo.

Otro asunto es la naturaleza de la respuesta. La trama de incentivos no debería favorecer proyectos que buscan socavar la democracia. Quizá incluso debamos matizar los recurrentes elogios a nuestra Constitución. Los resultados, deprimentes, están a la vista. Y no porque el diseño institucional haya ignorado ciertas “realidades nacionales” sino porque ha contribuido a recrearlas. Nuestros problemas no son el resultado de diferencias ignoradas por las instituciones sino que el diseño institucional está en el origen de las diferencias. Por dejarlo claro: los nacionalismos, que desprecian nuestro marco constitucional, son en buena medida un resultado de ese marco.

Toda la información del 21-D

Noticias, reportajes, opiniones, imágenes... Todo lo que necesitas saber sobre las elecciones catalanas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS