Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quieres triunfar en fin de año? Esta es la receta infalible

Cristina Oria iba para ejecutiva, pero la cocina se cruzóen su camino y fundó un ‘catering’ que se ha convertido en uno de los más exitosos de España. La chef propone un menú de fiesta sencillo y sorprendente que reinterpreta la tradición.

Cristina Oria está pendiente de su interlocutor y, al mismo tiempo, de la pareja que baja por las escaleras, de la señora de más allá que busca mesa, del plato que el camarero acaba de sacar de cocina, de que se vaya contento el matrimonio de Jaén que ha venido a comer a su restaurante de Madrid porque la siguen en las redes sociales. Hija de los fundadores de las tiendas de regalos Musgo, Oria creó su propio catering en 2009 y desde hace dos años regenta también una tienda gourmet que cuenta con un pequeño local de comidas. En 2011 ganó el primer premio de Madrid Fusión con su producto estrella: el foie micuit a los tres vinos, del que vende cerca de 4.000 kilos al año. Tiene 50.000 seguidores en Instagram y su catering, uno de los más demandados de España con cerca de 1.500 pedidos anuales, ha servido a un tres estrellas Michelin como Joan Roca.

De adolescente, Oria ayudaba a sus padres en Musgo cuando llegaban las Navidades. Aprendió que el éxito requiere esfuerzo. Su madre exigía que la zona del local que la joven Oria controlaba fuera la mejor de la tienda. Por entonces, tenía claro que no quería seguir la senda de sus padres. “Ellos han trabajado muchísimo. Los veía y pensaba que yo quería trabajar para otro, para luego tener mi horario y estar con mis niños. De poseer mi propio negocio no quería saber nada”. Estudió Empresariales, acabó cuarta de su promoción y estuvo a punto de opositar a inspector de Hacienda. “Pero me ficharon en una empresa americana, en consultoría estratégica. Me encantaba”. Hasta que un problema de salud, derivado de una operación que se complicó, le exigió alejarse un tiempo. “Para recuperarme por completo, el médico me aconsejó cero estrés”. Se tomó un año sabático. A su marido le salió la oportunidad de trabajar en París, ella se fue con él y, como a Oria le gustaba cocinar, sus padres le regalaron un curso en la prestigiosa escuela Le Cordon Bleu. Su idea era volver a su puesto cuando estuviera recuperada, pero la cocina le enganchó antes. Y en Francia empezó a tramar las bases de su negocio. “Hace 10 años, en España no había tanta comida para llevar. Vi ahí un nicho de mercado. Pensé en ofrecer un catering con varias opciones para comer bien y sin tener que gastar mucho”. Abrió su empresa —Alta Cocina a Domicilio— con un abanico de precios que ahora oscila entre los 19 y los 60 euros por persona. A punto de cumplir la década, su catering se ha convertido en un referente. Tanto soñar con trabajar para otro para poder tener un horario y al final… “La cabra siempre tira al monte”, bromea. La pasión por su negocio le compensa los desvelos.

La cocinera Cristina Oria.
La cocinera Cristina Oria.

“Si nunca has cocinado una pularda, la cena de Navidad no es el día para probar a hacerla. Haz lo que sabes que te sale rico”

Oria ha diseñado un menú de fiesta sencillo y sorprendente para los lectores de El País Semanal. Platos clásicos con toques gourmet, como un solomillo Wellington individual en vez del típico pavo al horno. O una refrescante tarta de limón en lugar del clásico turrón. “Lo más importante en Navidad es tenerlo todo lo más atado posible. No escojas un plato que requiera estar mucho tiempo en cocina. Si nunca has cocinado una pularda rellena, no es el día para probar a hacerla. Hay que ir sobre seguro, hacer lo que sabes que te sale rico para poder relajarte y disfrutar en familia”.