Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Maldonado

Durante casi ochenta días se le exigió al gobierno que respondiera dónde estaba

Manifestantes sujetan pancartas del activista desaparecido Santiago Maldonado en la Plaza de Mayo en Buenos Aires, Argentina.
Manifestantes sujetan pancartas del activista desaparecido Santiago Maldonado en la Plaza de Mayo en Buenos Aires, Argentina. NATACHA PISARENKO / AP

El argentino Santiago Maldonado, de 28 años, artesano, desapareció el 1 de agosto cuando acompañaba a un grupo de mapuches que protestaban cortando una ruta en una provincia patagónica. La Gendarmería Nacional desalojó el corte. Hubo disparos, caos, confusión. Algunos huyeron cruzando el río Chubut, gélido y poco profundo. Desde entonces, nada se supo de Maldonado. En la trama de su búsqueda, que el Gobierno comenzó tarde y mal, hay desde una ministra de seguridad que defendió a ultranza a la Gendarmería (principal sospechosa en el asunto), hasta políticos opositores que fogonearon la idea de que en la Argentina rige una dictadura con un plan sistemático de desaparición de personas. Hubo, también, un gigantesco reclamo ciudadano bajo la forma de una pregunta: “¿Dónde está Santiago Maldonado?”. El 18 de octubre apareció un cuerpo en el río Chubut. Era él. Los primeros resultados de la autopsia afirman que murió ahogado y no hay, por ahora, signos de violencia. Casi de inmediato comenzó a circular la idea de que esto llevaba alivio al Gobierno, puesto que derrumbaba el argumento de la desaparición forzada: el artesano había muerto por accidente, huyendo de la Gendarmería. A mí no me trae ningún alivio. Maldonado no sabía nadar. ¿Por qué alguien que no sabe nadar decide arrojarse a un río vestido con tres capas de ropa que, mojada, debió de pesar como plomo? ¿Cuál era su espanto, su terror? ¿Qué había al otro lado, tan temible, que prefirió saltar a la muerte por agua? Durante casi ochenta días se le exigió al Gobierno que respondiera dónde estaba. Ya lo sabemos. Lo que habría que preguntar ahora es por qué estaba así: cuáles eran (aunque los latinoamericanos llevamos décadas sospechando la respuesta) los motivos del miedo.

 

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS