Roy La Roca, el más radical del ‘planeta Trump’

El aspirante a senador por Alabama es teocráta, homófobo y amante de las armas

Roy Moore, candidato al Senado por Alabama.Vídeo: SCOTT OLSON (GETTY IMAGES) / REUTERS-QUALITY

Se llama Roy Moore, lleva sombrero vaquero y a su lado Donald Trump es un alegre serafín liberal. Más conocido como La Roca, este juez acaba de ganar las primarias republicanas como candidato al Senado por Alabama. En liza está el puesto que dejó vacante el ahora fiscal general, Jeff Sessions, un halcón que se hizo famoso por jugar a dueño de plantación y llamar boy a su asistente negro. Si Sessions fue acusado de extremista, homófobo y racista, a Moore estos calificativos se le quedan pequeños.

A sus 70 años, tiene en su haber una biografía perfectamente compatible con la Edad Media. En 2000, como presidente de la Corte Suprema de Alabama, instaló en la sala de vistas un monumento dedicado a los Diez Mandamientos. Cuando los tribunales federales le ordenaron retirar el bloque de granito de 2.400 kilos, prefirió abandonar el puesto y quedarse con el apelativo de La Roca.

Blanco y risueño, Moore no solo cree en Dios, sino que considera que el Altísimo está por encima del Gobierno y que el 11-S fue un castigo por alejarse de la palabra del Señor. También rechaza la teoría de la evolución y está convencido de que a los homosexuales hay que perseguirlos y retirarles la custodia de sus hijos. Tal es su celo homófobo que en 2016, ya de vuelta a su puesto judicial de Alabama, el Tribunal Supremo tuvo que expulsarlo por haber ordenado a sus jueces que no permitieran el matrimonio gay.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

En estado de excepción permanente, La Roca, también llamado Arma de Fuego por su costumbre de sacar un revólver en los mítines, no era el candidato deseado por Trump ni por el establishment conservador. Asustados por su radicalidad, preferían al correoso fiscal Luther Strange, a quien el presidente regaló un mitin en Alabama y un puñado de tuits. De nada sirvió. Jaleado por Steve Bannon y Sarah Palin, los votantes republicanos le eligieron para competir en diciembre con el aspirante demócrata. Una vez declarado victorioso, Trump borró los tuits dedicados al derrotado Strange y pasó a felicitar a La Roca. Así es la nueva política en EE UU. La caja de los truenos que Trump ha abierto.

Sobre la firma

Jan Martínez Ahrens

Director de EL PAÍS-América. Fue director adjunto en Madrid y corresponsal jefe en EE UU y México. En 2017, el Club de Prensa Internacional le dio el premio al mejor corresponsal. Participó en Wikileaks, Los papeles de Guantánamo y Chinaleaks. Ldo. en Filosofía, máster en Periodismo y PDD por el IESE, fue alumno de García Márquez en FNPI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS