Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Franco y Robert E. Lee

Se pueden trazar muchas similitudes entre lo que está ocurriendo en Estados Unidos con la retirada de símbolos confederados y lo que pasa en España con la memoria histórica. Un general Lee, interpretado por Martin Sheen, me resulta mucho más simpático que cualquier Franco que haya visto. Imposible encontrar un Chancellorsville en su historial. También la distancia geográfica difumina los pecados esclavistas de Lee. Pero la lección más importante que podemos aprender es ver que si los 150 años pasados desde la Guerra de Secesión no bastan para cerrar las heridas en EE UU, mal van a estar cerradas las de nuestra Guerra Civil con 80. No es suficiente con esperar a que pase el tiempo. Hay que limpiar antes de coser. De la misma manera que Estados Unidos retira los símbolos que ensalzan a un bando de la guerra civil porque defendía la esclavitud, España debe retirar cualquier reconocimiento o monumento a los que defendían la dictadura. No hay excusas para derribar una democracia y dejar claro que el golpe de Estado de 1936 no tiene justificación. Para evitar que alguien crea otra vez que ese es el camino. Para evitar imágenes como las de Virginia.— David Modrego Contreras. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.