Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Cuando los datos descifran otros futuros posibles

La revolución de los datos ayudará a los pueblos indígenas de todo el mundo a documentar y elevar sus demandas

Mujeres Awajún en Cenepa, Perú.
Mujeres Awajún en Cenepa, Perú. IWGIA

La Agenda de Desarrollo Sostenible 2030 guiará al mundo en los próximos 15 años y la meta es clara: “no dejar a nadie atrás”. Pero, ¿cómo hacer para que estos respeten las visiones de desarrollo de las minorías?

Hoy, los líderes mundiales discuten cómo concretar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), también conocidos como Objetivos Mundiales, que reemplazaron a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en 2015. Este esfuerzo global presenta grandes desafíos para los países que cuentan con poblaciones indígenas, ya que en la mayoría de los casos no poseen estadísticas oficiales confiables que representen la situación de estas comunidades. La falta de datos en sí misma discrimina y relega sus demandas en las agendas nacionales y políticas públicas.

Los 370 millones de mujeres y hombres indígenas del mundo continúan estando sobrerrepresentados entre los pobres, analfabetos y desempleados. El denominador común entre todas las regiones es la falta de datos desagregados.

Como todo plan ambicioso, los ODS tienen que subsanar disparidades creadas por métodos estandarizados de desarrollo que tienden a favorecer a las sociedades dominantes. Varias de las nociones aplicadas en la medición de estándares de vida no se corresponden con la situación en la que viven los pueblos indígenas. Por ejemplo, las definiciones de desempleo, salud y pobreza son muy distintas para los pueblos indígenas y varían según cada comunidad. Quizás la más importante sea la definición de pobreza, a la que los pueblos indígenas describen como “vivir sin tierra”. Para ellos, la relación con la tierra es la base material de su identidad y espiritualidad como pueblos. Es este tipo de dimensión cualitativa, la que se encuentra ausente en las actuales encuestas y censos nacionales.

Datos que reparan una histórica injusticia social

Una nueva iniciativa global respaldada por las Naciones Unidas y la Unión Europea, El Navegador Indígena, desempeñará un papel clave para asegurar que los pueblos indígenas puedan recopilar y utilizar datos sobre sus derechos para elevar sus demandas.

El Navegador Indígena ofrece herramientas gratuitas en línea de base comunitaria para el monitorear la implementación de los derechos indígenas y los primeros datos de código abierto estarán disponibles en una base interactiva en 2018. Esta herramienta relaciona directamente cada derecho reconocido internacionalmente a los pueblos indígenas con un indicador específico que mide su implementación. De esta forma, trata de visibilizar las situaciones concretas de las personas que están detrás de los datos.

Las definiciones de desempleo, salud y pobreza son muy distintas para los pueblos indígenas y varían según cada comunidad

Pero, ¿cómo es posible medir derechos humanos a nivel global? Aquí una explicación de cuatro maneras en que los datos desagregados harán visibles a los pueblos indígenas en la Agenda de Desarrollo 2030.

  • Los expertos son las comunidades locales. Si bien los ODMs fueron el primer intento de dar solución a desafíos globales, la mayor crítica estuvo centrada en la falta de participación de los pueblos indígenas en la creación de metas e indicadores. Para que los cambios sean realmente transformativos, las comunidades más afectadas deben dejar de ser entendidas como actores pasivos de cambio. El Navegador Indígena las postula como protagonistas de las acciones, ya que sin su contribución los datos no reflejarían sus cosmovisiones. La fase inicial del proyecto se dedicó a construir y revisar los indicadores y los cuestionarios dentro y en manos de seis comunidades indígenas. Son ellos los que poseen un conocimiento tradicional aplicado a sus territorios ancestrales y sus culturas únicas, que mejoran y diversifican la agenda de desarrollo global.
  • Datos comunitarios complementarán las estadísticas nacionales. El Navegador Indígena no se propone competir con las obligaciones de los Estados, más bien asegurar la inclusión y respeto de diferentes visiones comunitarias de futuro que los métodos actuales no logran capturar. “Es importante incluir lo que las comunidades piensan sobre los datos, ya que complementan y ofrecen una lectura paralela de lo que realmente sucede en el terreno”, explica Martin Oelz, especialista en equidad y no discriminación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y uno de los coordinadores del proyecto. Este abordaje basado en derechos humanos es vital para asegurar que las políticas públicas no dejen a un lado a poblaciones con necesidades y demandas específicas.

El navegador indígena relaciona cada derecho reconocido internacionalmente a los pueblos indígenas con un indicador específico de su implementación

  • Las demandas indígenas se fortalecerán y estarán mejor documentadas. A pesar de que en la última década la causa indígena ha ganado espacio en los titulares internacionales, las organizaciones todavía encuentran obstáculos para demostrar que sus derechos son vulnerados de forma constante. “Somos los mejores para evaluar si los indicadores funcionan para nosotros”, resume la líder del Grupo Mayor de Pueblos Indígenas en la ONU, Joan Carling. Son exactamente los datos desagregados por etnicidad los que desempeñarán un papel central para visibilizar a los pueblos indígenas y evitar que las vulneraciones a sus derechos sigan escondidas en los censos nacionales. El hecho de que el Navegador Indígena proporcione herramientas gratuitas en línea permitirá que las comunidades puedan llevar a cabo encuestas para planificar acciones locales y nacionales que incluyan sus necesidades desde una perspectiva multicultural.
  • Los trabajadores humanitarios resolverán más fácilmente sus tareas. Más allá de beneficiar a las comunidades indígenas, el Navegador Indígena guiará las mediciones de las Naciones Unidas, agencias de desarrollo, instituciones y ONG. Esto significa que, al proveer un marco general de entendimiento, expertos en el área podrán de forma sistemática medir el progreso de sus acciones en relación con los derechos de los pueblos indígenas. Al contar con un método que pone a los derechos humanos en primer lugar, diferentes agentes podrán comparar el impacto de sus esfuerzos con la implementación de los derechos en el terreno.

Nuevas metodologías para un desafío global

Durante los últimos años y especialmente después de la adopción de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (UNDRIP) en 2007, la ONU ha llamado repetidamente a construir e implementar indicadores apropiados para medir y asegurar el bienestar de los pueblos indígenas en todo el mundo. Parte de esta agenda ha sido el énfasis en la incorporación de objetivos específicos con datos desagregados para abordar las prioridades de los pueblos indígenas a nivel nacional.

Al respaldar el Navegador Indígena, una vez más la ONU aboga por una agenda sostenible inclusiva donde las metas de implementación estén ancladas en derechos reconocidos. En este proceso, los pueblos indígenas son clave para conservar la diversidad cultural con sus conocimientos tradicionales locales.

Cada vez que los Estados se comprometen a metas globales, se ponen en juego las aspiraciones de futuro de las poblaciones más vulnerables. La Agenda de Desarrollo 2030 ofrece el gran desafío de proteger y respetar a los pueblos indígenas, asegurando que sus metas no sean solapadas por nociones de desarrollo que hasta ahora han evidenciado más fracasos que victorias.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Más información