Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por PABLO LEÓN Y MIGUEL ÁNGEL MEDINA

Madrid no es ciudad para bicis

La última encuesta de la Organización de Consumidores y Usuarios sobre movilidad ciclista deja a la capital a la cola de las diez ciudades analizadas

Un hombre circula en bicicleta entre el tráfico pesado por la Carrera de San Jerónimo.
Un hombre circula en bicicleta entre el tráfico pesado por la Carrera de San Jerónimo.

Mientras Sevilla y Valencia se posicionan como las mejores ciudades para moverse en bicicleta de manera cotidiana, Madrid se queda la última. Esas son algunas de las conclusiones de la última encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en relación con la movilidad ciclista. En el sondeo se entrevistó a 3.685 vecinos —tanto ciclistas urbanos como no— cuestionándoles sobre la valoración con respecto a las condiciones de las vías, los servicios de alquiler, los aparcabicis, la facilidad para acceder al transporte público y la densidad y velocidad del tráfico de 10 ciudades españolas. El ranking obtenido, ordenadas las urbes de mejor a peor puntuación, fue el siguiente: Sevilla, Valencia, Palma de Mallorca, Barcelona, Zaragoza, Málaga, Murcia, Las Palmas, Bilbao y Madrid.

La capital destaca por su mala valoración (36 puntos sobre 100) cuando se pregunta a los ciudadanos sobre los kilómetros y la calidad de las infraestructuras para las bicicletas. “Sin vías ciclistas no hay seguridad”, resume el estudio de la OCU la opinión de los cuestionados. El Plan Director Ciclista de Madrid preveía tener 575 kilómetros de vías ciclistas en 2016, pero al finalizar ese año solo contaba con 283, entre carriles-bici segregados y ciclocarriles (espacio compartido con los vehículos a motor que tienen limitada la velocidad a 30 km/hora). Aunque desde el Ayuntamiento de la capital han anunciado la construcción de nuevas infraestructuras ciclistas —más de treinta kilómetros este año—, para los ciudadanos no es suficiente.

La lucha de Madrid por aumentar las vías ciclistas no es nueva. Por un lado, fue una de las últimas ciudades de Españas, y quizás de Europa, en lanzarse a la construcción de vías ciclistas. Por otro, gran parte de esa infraestructura se diseñó en calzada, con ciclocarriles. Si en sus inicios esa medida tuvo una buena acogida entre el colectivo de las dos ruedas -menos da una piedra-, posteriormente esas vías han evidenciado que no aportan la suficiente seguridad a muchos potenciales usuarios de los pedales. A pesar de que algunos colectivos ciclistas defienen, con uñas y dientes, la viabilidad de este modelo, existe una amplia mayoría de pedaleantes que consideran que hay que dar un paso más y crear espacios exclusivos para ciclistas.

Un tráfico muy agresivo

La agresividad del tráfico es otro de los problemas que destacan los encuestados, y en este apartado también Madrid puntúa como la peor valorada (27 puntos sobre 100), seguida de Murcia y Las Palmas de Gran Canaria. Es quizá por la virulencia de las cuatro ruedas, o la percepción que se tiene de la circulación, lo que desanima a muchos vecinos para lanzarse a recorrer las calles en bici.

El único dato en el que la capital se acerca al aprobado (47 sobre 100) es en la opinión que los vecinos tienen con respecto al sistema público de bicicletas BiciMad, gestionado por una empresa subcontratada y que, debido a los problemas de funcionamiento que presentaba, el Ayuntamiento remunicipalizó hace seis meses. Tras pasar a ser gestionado por el Consistorio, el servicio ha mejorado notablemente en todos sus aspectos, según los datos que presentó la concejal de Medio Ambiente la semana pasada.

A pesar de quedar atrás en ese ranking, de haber llegado tarde a la movilidad sostenible y de la rancia reticencia de algunos sectores de la sociedad, los madrileños se han dado cuenta de que el paradigma de movilidad ha cambiado como evidencian el éxito de BiciMad, de los sistemas de carsharing Car2Go y Emov, o la aparición de dos empresas dedicadas a las motos compartidas. Algunos pueden mantener la idea de que Madrid no es ciudad para bicis, la realidad dice que, poco a poco, Madrid es cada vez más ciclista.

Más información