Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ADN confirma que el marido de la duquesa Roja es el padre de la hija de la sirvienta

Rosario Bermudo reclamará una herencia millonaria después de que el Instituto de Toxicología haya revelado una coincidencia del 99,9% con José Leoncio González de Gregorio y Martí

José Leoncio González de Gregorio, el marido de la Duquesa Roja, a caballo.
José Leoncio González de Gregorio, el marido de la Duquesa Roja, a caballo.

José Leoncio González de Gregorio y Martí, jinete y aristócrata madrileño, y Rosario Muñoz, una sirvienta de su residencia extremeña, concibieron previsiblemente a una hija en 1950. Esa mujer es Rosario Bermudo, y ha esperado 66 años hasta conocer que su ADN coincide en un 99,9% con el del acaudalado señor, posteriormente casado con Luisa Isabel Álvarez de Toledo y Maura, más conocida como La duquesa roja por su lucha antifranquista. Este lunes es un día memorable para Bermudo, que cuenta que nació en el Hospital de la Inclusa de Madrid y la criaron sus abuelos en la localidad sevillana de Écija mientras su madre seguía trabajando en la capital para mantenerla. Ahora puede cambiar su vida, reclamará una herencia millonaria.

A la espera de que un juez sentencie el próximo 20 de septiembre que efectivamente es hija biológica del jinete en una resolución definitiva, la cadena de moléculas ya revela su ascendencia aristocrática, y con ella va a procurar que sus tres hijos disfruten en el futuro de un legado del que ella no ha dispuesto en su vida. “Mi madre no intentó demostrar nada. Pero yo, viendo la situación de mis tres hijos, que no lo están pasando muy bien, lo he intentado”, contaba Bermudo hace dos años. Ahora prefiere no hacer declaraciones.

“Lo que nos ha llegado es la notificación de que es la hija biológica. En el momento en el que se declare por sentencia, que será un mero trámite procesal en el que deben estar presentes los cuatro abogados de los cuatro hijos de la duquesa con Leoncio, vamos a interponer una nueva demanda para reclamar la herencia en un nuevo juicio”, declara Fernando Osuna, abogado de Bermudo, sobre un escrito que prepara desde hace meses.

“Es matemática, ella va a cobrar, ya lo que queda es una cuestión de valoraciones de los bienes, todo está en el registro de la propiedad. La cuestión ahora es discutirlo y ver su naturaleza; si son privativos, gananciales o de la duquesa, que en ese caso no le correspondería a mi cliente”, aclara el abogado, que estima que el legado puede ascender a dos millones de euros y defiende que su cliente tiene el derecho de recibir parte del patrimonio de su padre biológico.

Los abogados ya se vieron el pasado 23 de marzo, durante la exhumación en Soria del cadáver de González de Gregorio y Martí, del que se tomaron las muestras óseas por orden judicial para contrastar la información. No obstante, Osuna ya contaba antes de estos resultados con la garantía de que Bermudo era hija del jinete en un 99% de probabilidad tras tomar el ADN de una botella arrojada por el primogénito del matrimonio aristocrático. “Se debería de haber dado por válido ese resultado y evitar la exhumación”, declaró Gabriel González de Gregorio, hijo menor, el día de la exhumación.

Más información