Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pizza y salud sexual en la universidad

¿Qué motiva más a los trabajadores, el dinero o la pizza? ¿Sabías que el ISIS también prohíbe el burka?

Pizza y salud sexual en la universidad

La pizza motiva más que el dinero. Aumentar la producción es uno de los quebraderos de cabeza de los empresarios. Una compañía israelí parece tener la respuesta: la pizza. Según cuenta el Daily Mail, tras dividir a los empleados en dos grupos, a unos les prometieron una remuneración de 60 dólares al final de la semana si aumentaban la producción; mientras que al otro grupo se le prometió una pizza. Tremenda fue la sorpresa del empresario al descubrir que el equipo al que se le había ofrecido este manjar italiano había aumentado su productividad un 6’7%, mientras que los trabajadores a los que se les prometió un cheque solo incrementaron un 4’7% su rendimiento.

La salud sexual también puntúa en el ránking de las universidades.

Llega el inicio del curso y los campus universitarios se convierten en un hervidero. En Estados Unidos cada uno de los alumnos que corretea por los pasillos de las facultades ha elegido su universidad atendiendo a factores como la calidad educativa, el prestigio, o las salidas profesionales. Pero, a partir de ahora, podrán añadir a la lista de cosas a tener en cuenta la salud sexual de su centro de estudios. Un organismo independiente ha realizado un ranking con las 10 universidades que gozan de una mejor salud sexual. En el listado también se detallan cuáles son las Enfermedades de Trasmisión Sexual (ETS) más comunes entre los estudiantes estadounidenses. Además del ranking, los investigadores también descubrieron un hecho curioso: la palabra clamidia (una ETS) es la más buscada en Google en las universidades americanas durante el mes de septiembre.

El ISIS también prohíbe el uso del burka.

Los miembros del autoproclamado Estado Islámico han prohibido a las mujeres llevar burka mientras se encuentren dentro de sus instalaciones militares. Aunque resulte una prohibición extraña, ya que el ISIS defiende la ortodoxia más radical del islam, el motivo no es otro que la seguridad. En el norte de Irak, el ISIS está probando de su propia medicina y ya ha sido atacado en dos ocasiones por mujeres con burka que se inmolaron dentro de sus instalaciones militares matando a dos yihadistas.

El plástico que se puede comer.

El tratamiento de los residuos es un problema. Qué hacer con todo el plástico que se consume es la pregunta del millón. Un grupo de investigadores parece tener la respuesta: sustituír el plástico derivado del petróleo por otro hecho a base de proteínas de la leche. Este nuevo material ofrece numerosas ventajas a los usuarios: además de proteger completamente los alimentos, es biodegradable, y comestible.

 

Más información