Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Liderazgo femenino para la igualdad

El I Encuentro de Parlamentarias Canarias-África reúne a más de 40 mujeres para trabajar en una agenda común

Visita de las parlamentarias al almacén del Programa Mundial de Alimentos en Canarias.
Visita de las parlamentarias al almacén del Programa Mundial de Alimentos en Canarias.

“Cuando la mujer es libre, su país también lo es y cuando la mujer triunfa, todos triunfamos”. Así se expresó, el pasado miércoles, la soprano y activista por los derechos humanos, Barbara Hendricks, invitada especial en el I Encuentro de Parlamentarias Canarias-África (EPCA 2016), El evento, organizado por la Fundación Mujeres por África desde el lunes 16 hasta el miércoles 18 de mayo, reunió a más de 40 parlamentarias de Túnez, Argelia, Marruecos, Mauritania, Senegal, Mali, Cabo Verde, Gambia y España para intercambiar ideas, experiencias, deseos e inquietudes y trabajar en una agenda común para las mujeres.

En Casa África, la popular intérprete, embajadora de buena voluntad de ACNUR, reflexionó sobre el papel de la mujer en las crisis de refugiados. Reconoció que cuando le vence el desánimo piensa en la dignidad y la valentía de las refugiadas y concluyó con una pregunta: “si ellas, viviendo lo que viven, no se rinden, ¿cómo lo vamos a hacer los demás?”.

Hendricks subrayó que mujeres y niños suponen entre el 75 y el 80% de los 60 millones de personas refugiadas que se calcula que hay en el mundo y que ellas se enfrentan a muchos riesgos a lo largo de su periplo: el matrimonio forzado, la violación, la trata, la desnutrición…Terminó su intervención de la mejor forma que podía hacerlo, deleitando a los presentes con su voz cantando unos versos cargados de significado: “A veces siento que la libertad está cerca, pero muy lejos de casa”.

El cuarto y último panel del encuentro giró en torno al cambio climático, problema global cuyas consecuencias sufren con mayor virulencia las sociedades africanas, pese a ser de las que menos contribuye a agravarlo. Sobre todo, padecen sus estragos las mujeres del continente, por ser las principales proveedoras de alimentos en sus países.

Este importante rol que desempeñan las africanas en la soberanía alimentaria también lo remarcaría más adelante María Teresa Fernández de la Vega, presidenta de la Fundación Mujeres por África, quien alentó a las participantes del EPCA a trabajar por la recuperación de la economía y de la agricultura en África, así como por el emprendimiento en beneficio de las mujeres.

Hendricks subrayó que mujeres y niños suponen entre el 75 y el 80% de los 60 millones de personas refugiadas

Fernández de la Vega instó a la sociedad civil a reaccionar ante el reclutamiento de niños soldado y ante las acusaciones de abusos sexuales a menores que pesan sobre cascos azules en África, por considerar las medidas emprendidas hasta ahora por la ONU como “claramente insuficientes”.

Por la tarde, en la sede grancanaria del Gobierno autonómico, la ponencia corrió a cargo de Catherine Samba Panza, quien fuera presidenta interina de República Centroafricana (RCA) desde 2014 hasta este mismo año. Fernández de la Vega la presentó como una “gran empresaria y gran defensora de los derechos humanos” que “ha cumplido la misión de llevar a su país hacia una transición de paz, crecimiento y democracia” y que, el pasado 30 de marzo, traspasó los poderes al nuevo presidente elegido por el pueblo centroafricano dando, según la exvicepresidenta del Gobierno español, “un extraordinario ejemplo de coherencia y honestidad”. Antes de cederle la palabra, María Teresa Fernández de la Vega la animó a presentarse como candidata en las próximas elecciones de su país, dentro de cinco años, propuesta que desató sinceras ovaciones entre el público.

Samba Panza inició su intervención mostrando un espontáneo dibujo suyo indicando dónde se ubica su país dentro del continente africano: en el mismo centro, en el corazón de África. Acto seguido, pidió conceder una atención particular a ese “corazón que está enfermo” ya que “cuando el corazón no funciona, el cuerpo tampoco. Igual pasa con República Centroafricana y África”.

El suyo está entre los cinco últimos países del mundo según el Índice de Desarrollo Humano (IDH); 20 mil niños desnutridos; siete mil niños soldado; dos mil mujeres víctimas de violencia sexual… Son indicadores poco alentadores que aseguró desconocer cuando aceptó la jefatura interina del Estado. Durante su alocución, Panza se autodefinió como “madre de la nación” y a sus conciudadanos centroafricanos los llamó “mis niños”, una concepción maternal aplaudida por muchas de las parlamentarias africanas.

Samba Panza durante su intervención en el encuentro.
Samba Panza durante su intervención en el encuentro.

Catherine Samba Panza destacó el apoyo de las centroafricanas musulmanas. “Vinieron a mí. Jugaron un papel muy importante para la cohesión social en República Centroafricana”. Primero, convenciendo a sus maridos e hijos de no abandonar el país, algo que habría incrementado el riesgo de ataque islamista. Después, en la última jornada electoral, cuando muchas se presentaron en los colegios con pancartas que animaban a votar.

La presidenta de Mujeres por África cerró el acto pidiéndole que escribiera su historia, para que no lo hicieran por ella y “porque las mujeres nunca salen en la Historia”.

El EPCA concluyó con una visita de las delegaciones de parlamentarias africanas y canarias al centro logístico del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y a las instalaciones de la Cruz Roja en el Puerto de Las Palmas de Gran Canaria.

Este I Encuentro de Parlamentarias Canarias-África puso de relieve que, pese a los avances alcanzados en materia de igualdad entre hombres y mujeres, sigue existiendo brecha de género en todos los países. Ahora bien, el liderazgo femenino en las instituciones públicas se revela clave para lograr “respeto, dignidad y oportunidad para todas las mujeres del mundo”, objetivos comunes de todas las políticas allí presentes según Fernández de la Vega.

Más información