Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Mujeres tanzanas contra el cambio climático

Arranca el proyecto Voces Verdes de Mujeres por África, con el que 15 líderes, campesinas y periodistas del país africano se formarán en España sobre cómo afrontar los retos climáticos

De izq. a dcha. Abiah Magembe, campesina; María Teresa Fernández de la Vega, presidenta de la Fundación Mujeres por África; y José María Sanz, rector de la UAM.

"Si las mujeres son las que cultivan la tierra y las que más sufren los efectos del cambio climático, ellas tienen que ser las protagonistas de las soluciones". María Teresa Fernández de la Vega, presidenta de la fundación Mujeres por África, resumía con estas palabras por qué su organización ha invitado a 15 mujeres de Tanzania (líderes del ámbito, periodistas y campesinas) a realizar un curso sobre los retos que representa el calentamiento global en su país. Es el proyecto Voces Verdes, presentado este lunes en la Universidad Autónoma de Madrid, donde se impartirá la formación.

"Con lo que aprendamos, las agricultoras que estamos aquí podremos aplicar técnicas modernas. Tenemos que hacerlo. La gente sufre problemas de seguridad alimentaria". Habla Abiah Magambe, campesina de 62 años y experta en nutrición. Ella conoce bien los estragos de la sequía en las plantaciones y, en consecuencia, en la salud de la población. "Se queda sin comida", explica sin rodeos en inglés. Por eso, Magambe decidió cultivar yuca y sorgo, "que aguantan la falta de agua". Pero quiere aprender más sobre adaptación de los cultivos a condiciones adversas y transmitir a sus nuevos conocimientos a otras mujeres. Para eso ha viajado a Madrid, zanja

Como Magambe, un 85% de las mujeres se dedican a la agricultura en las zonas rurales de Tanzania. "Ellas son la voz de la tierra, el agua y el viento", destacó Fernández de la Vega, evocando uno de los versos de la canción que Luz Casal compuso para las beneficiarias del proyecto —que cuenta con el apoyo del Banco Santander— y que un coro interpretó en directo en el acto de bienvenida. Pero, sobre todo, las campesinas son quienes más sufren y mejor conocen las consecuencias de la falta de lluvia, la deforestación o la contaminación de las aguas en un país en el que la agricultura representa el 31,5% del PIB, según datos del Banco Mundial.

Con estas preocupaciones como eje, durante las próximas semanas, las 15 mujeres tanzanas recibirán formación especialmente diseñada para ellas por un equipo experto encabezado por el catedrático de Ecología, Carlos Montes. Así, las líderes y campesinas tendrán que planificar proyectos en el ámbito de la agricultura, el agua, las energías renovables o el manejo de residuos que después pondrán en marcha en Tanzania. Las periodistas elaborarán una campaña de comunicación para dar a conocer tales proyectos a la sociedad tanzana y sensibilizar a la población de la importancia de preservar el medio ambiente a través de este tipo de iniciativas. "Creemos que tenemos el papel de amplificar el mensaje e historias de éxito en nuestro país", destacó sobre el escenario Secelela Balisidya, coordinadora de la Red de Periodistas Medioambientales de Tanzania (EmNet).

Después del acto, en el que también participó el exdirector de la Unesco, Federico Mayor Zaragoza, para destacar la importancia de cumplir con los acuerdos de París en materia de lucha contra el cambio climático, las mujeres no tuvieron descanso. Comida y primera sesión: toca presentarse y conocerse. Después vendrán las clases, que incluyen visitas al terreno para aprender en la práctica las técnicas novedosas que ya han implementado agriculturas españolas.

Un intercambio de conocimiento del que la agricultora Esther Muffui, de 55 años, quiere que se beneficien "muchas mujeres" tanzanas. Dueña de una exitosa compañía de cultivo y procesado de verduras, desea aprender fórmulas más eficaces que las que ya usa para secar sus hortalizas. "Yo tengo una casa y mis hijos han ido a la universidad, y quiero que otras puedan hacerlo también".