Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guía para insultar como Dios manda

Un tonto es un zolocho, un chulo es un milhombres y un mentiroso es un tartufo. O cómo lanzar improperios con estilo

Chico y Harpo atienden, en 'Una tarde en el circo', a la próxima ocurrencia de Groucho, el ser humano que mejor y más inteligentemente ha insultado.
Chico y Harpo atienden, en 'Una tarde en el circo', a la próxima ocurrencia de Groucho, el ser humano que mejor y más inteligentemente ha insultado.

Hay muchos insultos en el idoma castellano, pero tendemos a utilizar siempre los mismos. Pues se acabó. Recurrimos a María Irazusta (madrileña nacida en el Reino Unido), autora de Eso lo será tu madre. La biblia del insulto (Espasa) para que nos ilustre sobre el tema. Hemos realizado el siguiente juego: nosotros le damos un perfil de persona perfectamente insultable, y ella nos expone una amplia gama de  improperios. Léalo sin sentierse ofendido, por favor.

Los poco higiénicos

"Del cerdo se aprovecha todo, hasta los sinónimos. Para denotar la falta de aseo personal hay toda una ristra asociada a este pobre animal de sucia fama: puerco, guarro, cochino, marrano. Revindicamos la dignidad de este animal que además es signo de distinción: pata negra".

Los tontos

"Probablemente es el insulto más común y uno de los que más arsenal disponemos. Coja aire: alcornoque, zote, mendrugo, bausán, vaina, cenutrio, tontucio, tontorrón, descerebrado, simple, meliloto, estulto, alelado, gilipollas, gilipuertas, mameluco, analfabeto, beocio, lilipendón, berzas, berzotas, zafio, tarado, besugo, ceporro, panarra, idiota, pavitonto, zolocho, tocho, corto, bobalicón, gaznápiro, panoli, imbécil, soplagaitas, sandio, bodoque, piernas, bobatel, merluzo, gilí, lelo, zopenco, mentecato, tonto del haba, bobo, mamerto, botarate, soplapollas, cernícalo, percebe, zonzo, cipote, estúpido, cretino, fatuo, lerdo, mastuerzo, memo, lila, pandero, toli, simplón, necio, melón, tarugo, pánfilo, torpe, pavo o tardo.

Del cerdo se aprovecha todo, hasta los sinónimos. Para denotar la falta de aseo personal hay toda una ristra asociada a este pobre animal: puerco, guarro, cochino, marrano"

Buen repertorio, que conviene ampliar si viajas por América Latina, no sea que no te des por aludido y entonces quedes como un lentejo, gafo, pendejo, abismado, guachinango, abombado, zanguango, paparulo, cocoliso, soroco, agilado, asnúpido, tolongo, bachilín, huevón, boludo, cabeceburro, zonzoneco, pelotudo, menso, talegón, cabeceduro, guacarnaco, cachirulo, majiriulo, pajuilado, samuro o turuleco. Incluso podrían llamarnos pensadores, y no deberíamos alegrarnos".

Los pedantes

"El pedante era el nombre que recibían en Italia los profesores que enseñaban gramática a domicilio. Ha acabado por aplicarse despectivamente a las personas que hacen un inoportuno alarde de erudición. Para ellos hay toda una gama de adjetivos, desde el cariñoso sabelotodo, pasando por el menos simpático sabiondo o resabido a los matices más graves del cargante, redicho o repelente".

Los chulos

"Nuestro idioma es rico en vocablos para lo que comúnmente llamamos chulo, un adjetivo con sentido peyorativo que dedicamos a quien actúa con orgullo, presunción o altanería. Para el chulo tenemos: presuntuoso, jactancioso, farruco, fantasma, fantoche, fanfarrón, perdonavidas, milhombres o seispesetas, porque 'se pasa de duro (esto antes de la llegada del euro, claro)".

Podemos llamar al vago, mollejón; al pedante, resabido; al estúpido, zonzo, y al perezoso, vilondro

Los vagos

"Dícese de aquellos que hacen de no tener oficio su beneficio, que gustan de perder el tiempo y nunca tienen la menor intención de dar un palo al agua.

Ahí van algunos: perezoso, cacahazas, indolente, candongo, holgazán, manta, gandul, dejado, jeta, remolón, haragán, zángano, molondro, badana, agalbanado, mollejón, mandria o vilondro".

Los gordos

"Además de ser una de las mejores parejas cómicas de la historia del cine, el gordo y el flaco son, en lo que nos atañe, dos blancos fáciles para los lanzadores de injurias. El gordo, por gordo; y el flaco, por todo lo contrario.

Pertenecen al primer grupo desde el cariñoso regordete a la insoportable vacaburra, que además de estar de buen año es bastante molesta por su comportamiento. Entre ambos, están los gordos auxiliares, como la mesa camilla y el armario empotrado; los caracterizados por el buen saque, entre los que destacan el zampabollos, el tripero, la lima, el tragaldabas, el canapero o el que come más que la orilla de un río; el gordo como un tonel o como un trullo; la vaca, la foca, la morsa, el cachalote; algún que otro porky, que lleva el nombre del cerdito tartamudo de la Warner, y más de un gordo Pilon, basado en el personaje glotón comehamburguesas de Popeye; o los que concentran la grasa en una parte concreta de su cuerpo, como el culo gordo y el barrigón o barrilete".

Pilon, el personaje de Popeye más glotón.
Pilon, el personaje de Popeye más glotón.

Los flacos

"Incluye tanto a la patas de alambre como al palillo o al fideo. En cuanto a los escuálidos, son sus huesos —o la falta de carnes— lo que los define; de esa escasez corporal surgen el saco de huesos, el esquelético, el seco (incluido el más seco que una mojama), el raquítico, el chupado, el esmirriado, el alfeñique, el cadavérico, el huesudo o el tirillas".

Los mentirosos

"Hay muchas variantes para el que falta a la verdad: el trolero, bolero, calumniador, cuentista, fulero, tramposo, patrañero, falso, farsante, impostor, embaucador, tartufo, trapisondista o hipócrita. Aunque, como sostenía el Nobel de Literatura André Gide, el verdadero hipócrita es el que cesa de percibir su engaño, el que miente con sinceridad. El apelativo diabólico proviene del griego y significa, entre otras cosas, calumniar o mentir. Así que la calumnia vendría a ser el principal rasgo de los seres diabólicos".

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información