Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Russell Crowe, maestro y director

El actor e icono de Hollywood se pasa a la dirección con una cinta sobre la batalla de Galípoli por una buena causa

Russell Crowe Fotogalería

Cuando en 2001 Russell Crowe logró el Oscar al mejor actor por Gladiator, fue el único de los cinco finalistas –entre los que se encontraban Javier Bardem, Tom Hanks, Ed Harris y Geoffrey Rush– que al escuchar su candidatura se aplaudió ostensiblemente a sí mismo. Sin atisbo de falsa modestia, con el mismo orgullo y sangre fría que exhibió minutos después, subió al escenario con uno de los peores looks masculinos de la historia de Hollywood a recoger la dorada estatuilla. Crowe recordó entonces de dónde venía –un suburbio de Sídney, ciudad en la que creció– y adónde sentía que le llevaba ese glorioso instante, de regreso a esa humilde procedencia.

Esta mezcla de autenticidad, determinación y seguridad en sí mismo es una de las señas de identidad de este actor nacido en Wellington, Nueva Zelanda, en 1964. La misma fe inquebrantable que le ha llevado a embarcarse en la dirección de su primera ­película, El maestro del agua, protagonizada por él en la piel de un padre-granjero-aventurero en busca de sus hijos muertos en la batalla de Galípoli. Un batido sentimental y antibelicista que naufraga en un mar de buenas intenciones.

Crowe, un actor con fama de asilvestrado y metepatas, cree que a estas alturas sabe lo suficiente para embarcarse en una carrera como realizador, algo que le permitiría mantener su residencia en Australia y poder vivir junto a sus dos hijos, Charlie y Tennyson, de 11 y 8 años respectivamente. Dirigir, aseguraba hace unos días en Madrid, no es un accidente en su carrera, sino sencillamente una apuesta que tiene como meta lograr la “libertad” creativa. “Si me diesen a elegir a cualquier director vivo con el que trabajar, no escogería a ninguno; no creo que exista uno solo del que a estas alturas pueda aprender algo. Hay muchos que me fascinan, eso es distinto, pero habiendo probado ya las mieles de mi propio rodaje, creo que puedo decir que hasta la fecha es el más feliz y divertido que he conocido nunca”.

Aunque resulte presuntuoso, el actor lo suelta con tantísima convicción que no queda otra que asentir su afirmación. “Sí, es arriesgado, y si esta película no funciona volveré a trabajar para otros, y tampoco está mal, aunque será volver a un limbo no muy cómodo para mí. Ahora mismo no tengo ningún proyecto porque necesito tiempo para mí mismo. Hasta la primera semana de mayo no regreso a casa y en este momento es lo único que necesito, porque no me siento ni muy sano, ni muy motivado, ni muy conectado con nada. Necesito volver y recuperar las cosas más esenciales de la vida”.

Entre esas cosas están, además de sus hijos, su tierra, su equipo de rugby (los South Sydney Rabbitohs), su banda de rock y una forma de vida que rechaza el lujo de Hollywood. Crowe cree que el tiempo no ha pervertido tampoco su esencia como actor. “Tengo más capas de experiencia, pero creo que hay una pureza en mi forma de ver el trabajo que sigue intacta, igual que el primer día. Elijo los personajes siempre con mi propio criterio y sigo, como me gusta decir, respetando a los dioses del cine. Solo acepto proyectos con los que tengo una honda conexión. No hago anuncios de televisión ni presto mi imagen para vender ninguna clase de productos. Amo mi trabajo. Eso tampoco quiere decir que sea de esos que se lo toman demasiado en serio, pero siento muchísimo respeto por lo que hago”. Dirigir a otros actores no solo no le impone, sino que le parece lo mejor de su nueva faceta como director. “Conozco el grado de intimidad y de esfuerzo que necesita un actor para sentirse a gusto. Creo mucho en la preparación de un personaje, en el trabajo previo. Todo lo que se camina antes del rodaje solo puede beneficiar a una película. Es una pena que esto no se cuide suficiente, y lo sé por experiencia propia, que ya es larga y va desde mi adolescencia hasta hoy. Muchas veces he echado de menos que los directores no te escuchen suficiente ni tampoco se tomen la molestia de preguntarte nada. No siempre es así, Ridley Scott es un director que espera que contribuyas con tus ideas a la película. Al menos lo hizo conmigo y quizá se arrepintió porque sé que me ponía muy pesado. Pero creo que para un realizador escuchar a un actor es un privilegio, su poder sobre ellos y el equipo en general debe aceptarse como una enorme suerte, y los que lo olvidan están simplemente dejando de lado lo más importante de su oficio”.

Si me diesen a elegir a cualquier director vivo con el que trabajar, no escogería a ninguno; no creo que exista uno solo del que pueda aprender algo”

Hijo de una pareja que trabajaba sirviendo comida en rodajes y que emigró a Australia cuando él tenía apenas cuatro años, Crowe fue un mal estudiante que dio sus primeros pasos como actor en plena pubertad. Alcanzó la fama internacional en 1997 gracias a su ­interpretación de un policía taciturno en L. A. Confidential, su tercer largometraje estado­unidense. A su favor, además de su talento, jugaba una tosquedad física que le daba un atractivo añadido. Ante una legión de nuevos galanes cuya palmaria falta de testosterona les incapacitaba para la épica mascu­lina, Crowe se convirtió en todo un especialista, sutil y poderoso, en machos alfa. Su plenitud llegaría –además de con Una mente maravillosa (2001), de Ron Howard– con la magnífica interpretación del capitán Jack Aubrey en Master and Commander (2003), de Peter Weir. Una película clave en su carrera y en su vida, cuyas enseñanzas también ha aplicado para su primer trabajo detrás de la cámara. “Antes del rodaje de Master and Commander pasé bastante tiempo en alta mar, junto a capitanes de todo tipo de barcos. No tenía claro si podía ser del todo un marino y era algo que necesitaba saber antes de rodar. En aquellos días tuve largas conversaciones con muchos capitanes, de mercantes, pesqueros, de barcos militares. Les pregunté por la importancia de los galones y me dijeron que en los momentos críticos la tripulación nunca espera de ti que tengas razón, sino que tengas seguridad. Esa idea es algo que me he aplicado a la hora de rodar esta película”.

Crowe ha demostrado que es creíble en el thriller (El dilema), en la piel de un viejo periodista de investigación (La sombra del poder), que se atreve con la comedia romántica (Un buen año), que sigue siendo un detective creíble (American Gangster) y que además sabe cantar (Los miserables) y hasta puede encarnar a Robin Hood o al mismísimo Noé. Incluso se permite el lujo de rechazar la segunda parte de Gladiator por considerar que ya no tiene edad –ni figura– para interpretar el papel. Efectivamente, si el actor quiere volver a meterse en la piel de Máximo Décimo Meridio tendría que renunciar a unas cuantas cervezas. A sus 51 años recién cumplidos, fuma como un carretero y ha ganado unos kilos que exhibe sin complejos. Cuando le preguntaron hace unos meses por la decisión de decir no a la secuela de romanos, el actor dio, según algunos medios, unas polémicas declaraciones sobre lo patético que le resultaba ver a actrices ya maduras interpretando personajes jóvenes. Sus compañeras lo pusieron a caldo y solo Meryl Streep salió en su defensa al alegar que se estaban sacando sus palabras de contexto y que entendía perfectamente a qué se refería el actor con sus declaraciones. A él, básicamente, le da igual la polémica en cuestión. “Me alegra que al menos una actriz como ella supiera entender lo que dije, que hablaba solo sobre mí mismo. La pregunta incómoda era para mí ante la dura decisión de dejar de hacer papeles que ya no se ajustan a mi edad. Y no es una decisión nada sencilla, pero, bueno, es muy fácil sacar de contexto una frase para que parezca desafortunada. En cualquier caso, estoy seguro de que todas esas actrices jóvenes que tanto se escandalizaron lo entenderán perfectamente cuando tengan mis años”.

Una edad en la que Crowe está francamente decidido a dejar de ser un artista nómada para convertirse en un sedentario padre de familia. “Me he separado de mi mujer, tengo dos hijos y nada me importa ahora más que ellos. Ni mi profesión, ni nada. En el impulso de convertirme en director y hacer esta película subyace la necesidad no solo de estar a su lado, sino de que sepan que me dedico a algo que no es lejano y abstracto. No quiero que crezcan sin verme trabajar y pensando que son unos privilegiados que tienen un padre que viaja mucho, gana un montón de dinero y luego, cuando está en casa, no hace nada. Creo que es muy importante inculcarles la ética del trabajo, y esa ética solo nace viendo a tus padres trabajar. Opino que una manera de prevenirles de su propio entorno es que entiendan que todo ese glamur que indudablemente tiene mi profesión viene de algo muy concreto: el esfuerzo. Quiero que me conozcan como a un padre trabajador, de la misma manera que yo conocí a los míos, que han sido mis grandes referentes”.

En París, pocos días antes de la entrevista, Crowe supo que le había sido denegada la nacionalidad australiana, noticia un tanto chocante teniendo en cuenta que su país de adopción hasta ha estampado un sello con su cara. “Es una complicación burocrática algo absurda que intento esclarecer. Durante un tiempo dejé de entregar unos papeles que debía llevar al día y cuando lo hice ya era demasiado tarde. Fue durante una etapa muy ocupada de mi vida, que coincidió con la campaña para los Oscar de Gladiator y el rodaje y la campaña de Una mente maravillosa. Pasé casi todo aquel tiempo fuera de Australia y ahora se acogen a eso para denegarme la nacionalidad. Es absurdo, me he criado en este país, mis hijos y mi exmujer son australianos y es desde hace mucho tiempo mi hogar. Por otro lado, podría haber utilizado mis influencias para resolver este asunto sin hacer ruido, pero no he querido hacerlo porque me parecía importante ser uno más y señalar que esto que me está ocurriendo a mí le pasa a otros 200.000 neozelandeses, cuya contribución al país se niegan a reconocer las autoridades australianas”.

Quiero que mis hijos me conozcan como a un padre trabajador, de la misma manera que yo conocí a los míos, que han sido mis grandes referentes”

Los sectores más reaccionarios de aquel confín le echan ahora en cara que su pelícu­la El maestro del agua intente acabar con la heroicidad de una batalla, la de Galípoli, que ha contribuido a la narración nacional. “Quería poner sobre la mesa que se construyó una falsa épica alrededor de esta batalla, en la que murieron miles de jóvenes australianos y neozelandeses y cuya realidad espantosa poco tuvo que ver con la aventura mítica que se construyó luego. Fue brutal; los chicos morían desangrados, aullaron de dolor durante horas. Las contiendas no son ni limpias ni hermosas. Siento haber ofendido a los veteranos de guerra, pero algunos periodistas saben cómo cabrear a las publicaciones de derechas y promilitares, y eso es exactamente lo que ha pasado: algunos diarios en Australia han hablado en nombre de esos veteranos que han podido sentirse ofendidos. La película, ciertamente, no celebra la guerra, pero estoy seguro de que eso no ofenderá nunca a ningún hombre que ha conocido los horrores de una batalla”.

Por si quedaban dudas de su condición de convencido australiano (de adopción), nada más aterrizar en Madrid, Crowe preguntó por un bar con flat white, típico café espumoso que es todo un orgullo nacional. Lo encontró en la zona del cuartel del Conde-Duque, y tras degustar el cordero, la remolacha y el canguro del local dejó una generosa propina de 55 euros. “¿De verdad le parece mucho? El servicio era estupendo y la comida también. No es que necesite imperiosamente ir a un café australiano, aunque también lo hice al llegar a París. Lo cierto es que tengo bastante morriña, llevo muchas semanas viajando fuera de casa y, sí, me gusta el café que tomamos allí, que además se lo recomiendo vivamente a cualquiera. Eso no quiere decir que cuando viaje no me interese también por la comida y las costumbres de ese lugar, es solo que estoy un poco cansado después de varios meses en ruta”.

Al día siguiente de la entrevista en Madrid, el actor voló rumbo a Los Ángeles con dos inciertas misiones: convencer al mundo de sus recién adquiridas maneras de director de cine con El maestro del agua y dar con el café australiano perfecto, ese capaz de hacerle sentir como en casa.

Más información