Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Homenaje a Manuel García Viejo

Recibimos con mucho dolor y consternación la muerte por ébola de nuestro amigo y colega, el doctor y misionero Manuel García Viejo. Fue nuestro maestro en las salas de hospitalización, las consultas externas y los quirófanos del Saint John of God Hospital en Asafo (Ghana), donde fuimos colaboradores y testigos de la excelente labor de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios en África. Manuel era excepcional como persona, por su entrega, humildad y humanidad, y como médico, dominando la Medicina Interna, la Cirugía y la Obstetricia, realizando una práctica médica completa y ejemplar en condiciones muy difíciles. Se cuentan por cientos de miles los pacientes atendidos por Manuel, literalmente incansable en su labor, no digamos las vidas salvadas. Inolvidables sus conversaciones mientras daba su paseo semanal por la selva, su único descanso. Duele que su vida, que sin duda es un ejemplo y merece el reconocimiento y la admiración, se cifre en gastos de repatriación, confundiendo valor y precio. ¡Manuel, qué impotencia y qué frustración que no se haya podido salvar tu valiosa vida, tú que has salvado tantas! Seguirás viviendo en el recuerdo de muchos.— José-Luis Portero Navío y María Rubio Yuste, médicos.

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.